portico
Skip Navigation

Pared Centenaria de añoranzas

Por Idem Osorio De Jesús (idem.osorio@upr.edu)
PRENSA RUM

viernes, 30 de septiembre de 2011

El aire que se respiró en el vestíbulo del histórico Gimnasio Ángel F. Espada el pasado jueves, 22 de septiembre contenía, literalmente, un componente adicional. Era como si se fusionaran en un solo sentir, las ansias, la pasión y la añoranza por ver plasmadas sus vivencias universitarias en un espacio de solo seis por seis pulgadas, pero gigante en el espíritu de sus gestores.

Los asistentes a la develación de la primera fase de la Pared Centenaria del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) pueden dar fe de ello. Después de todo, los estudiantes, egresados, empleados y colegiales de pura cepa aguardaron pacientemente, pero con la mayor de las expectativas para asegurarse de que su huella estaba allí, entre las 711 que se colgaron en la pared, con su nombre y con el año de graduación como símbolo de un logro único en sus vidas.

De hecho, este fue uno de los proyectos más emblemáticos y esperados por la comunidad universitaria porque convierte en protagonistas a cientos de alumnos que forjaron sus carreras profesionales en el Recinto. La actividad, que se destacó como una de las que programó el Comité para la Celebración del Centenario de la institución, fue producto de la imaginación, creatividad y esfuerzo de dos de sus integrantes y autoras: Yomarachaliff Luciano y Ellen Acarón.

"Por fin, estamos superemocionados, esto es una manera bien bonita de que todos nuestros colegiales tengan su paseo de la fama, al estilo Hollywood. Nuestros alumnos se destacan en todo el mundo: en Puerto Rico, en Estados Unidos, en Asia, en China, en Japón, en todos sitios. Y nosotros queríamos que, más que todas esas acciones que ellos dejan, todos esos logros, investigaciones, premios, tuvieran un pedacito del Colegio aquí con ellos", expresó Luciano, quien mostró orgullosa su huella y la de sus familiares.

Precisamente, ese legado a futuras generaciones fue uno de sus mayores aciertos, pues según explicó la también directora de la Oficina de Exalumnos, la huella permanecerá siempre en las inmediaciones del campus.

"Cuando lanzamos la campaña por primera vez, de inmediato fue un proyecto bien simpático, para algunos por el valor sentimental. La idea de que ellos pudieran dejar plasmada una huella que sus hijos, sus nietos, sus abuelos y sus amigos pudieran ver, es algo bien significativo. Más allá de sus recuerdos, es algo palpable que todo el que venga, todo el público que recibimos en las graduaciones y en todas las actividades van a poder apreciar", precisó.

Inicialmente, se concibió como una recaudación de fondos en la que se instó a los exalumnos a adquirir la losa y dejar así una estampa permanente en su alma máter. Sin embargo, la aceptación que ha tenido el esfuerzo ha sido tan grande que se proyecta continuar esta primera edición de 1,500 losas para cubrir otras paredes del Gimnasio e incluso de otros edificios, eventualmente.

"Sabíamos que este iba a ser uno de los proyectos de mayor acogida porque todo el mundo quiere tener un pedacito de su corazón, en este caso, de su losa en el Colegio que amamos tanto. Es bien importante y bien satisfactorio para nosotros que al fin se haya logrado solo esta primera fase, porque vamos a continuar", aseguró Acarón, al tiempo que instó a los exalumnos a continuar adquiriendo las losas, cuya venta proseguirá.

El acto oficial de develación contó con la presencia de funcionarios universitarios, empleados, estudiantes, catedráticos y principalmente, orgullosos exalumnos. Luego de concluir los mensajes protocolares y retirar las telas blancas que cubrían la Pared, la emoción afloró en cada uno de los asistentes que se aprestaron a buscar su huella para tomarse una foto histórica.

Entre todos, llamó la atención un joven con cámara en mano y actitud impaciente por encontrar su losa. Se trata de Juan L. García Montañez, egresado de Ingeniería Civil y Agrimensura tan reciente como el 2011, pero orgullosísimo de haber desfilado en la graduación del Centenario.

"Esto representa para mí un recuerdo inmemorable. Espero en Dios que cuando mis hijos y mis nietos vengan para acá a estudiar, vean que su papá dejó una huella aquí. Siento que esto es algo único en la vida y entiendo que es algo que le llena a uno como colegial", admitió.

Otras dos participantes que no podían ocultar su satisfacción fueron María Matos y Migdalia Figueroa, ambas egresadas y empleadas en el Programa Sea Grant de la Universidad de Puerto Rico, con sede en el RUM.

"Realmente representa todo el esfuerzo, toda esa dedicación de nuestros padres, que realmente hicieron muchos sacrificios para que estuviéramos aquí estudiando nuestro bachillerato. Nosotras llevamos ya 30 años en el Programa Sea Grant, es una experiencia bonita que siempre la vamos a llevar con nosotras y la queremos transferir a nuestros hijos", manifestó Matos.

Mientras, su amiga y colega desde que se iniciaron como prepas, expresó su gratitud por lo que le ha dado su amado Colegio. "Este Recinto nos preparó para ser las profesionales que hoy día somos dando el máximo y el 101 por ciento como todo colegial que se prepara para hacerlo, bien orgullosa y bien contenta de estar aquí en este momento", apuntó Figueroa.

Hasta el rector interino, doctor Jorge Rivera Santos, mostró emocionado la huella con su nombre y año, con la que aseguró deja una marca especial al igual que tantos otros que conforman la comunidad colegial.

"Aquí están los nombres de los egresados, el año que se graduaron, y habrá muchos más nombres que no necesariamente son de egresados, pero que han dejado su huella, ya sean empleados o personas cuyas contribuciones han sido importantes para la historia de este querido Colegio", reveló.


  • El rector interino, Jorge Rivera Santos, durante la develación oficial de la Pared Centenaria junto a algunos integrantes del Comité para la Celebración.<br>Foto Carlos Díaz / Prensa RUM
  • La actividad contó con la participación de estudiantes, egresados, empleados y colegiales que aguardaron con la mayor de las expectativas para ver su huella.<br>Foto Carlos Díaz / Prensa RUM
  • Este fue uno de los proyectos más emblemáticos y esperados por la comunidad.<br>Foto Carlos Díaz / Prensa RUM
  • Al final de los actos, se cortó el tradicional bizcocho de cumpleaños. En la foto, los principales funcionarios y miembros del Comité para la Celebración del Centenario.<br>Foto Carlos Díaz / Prensa RUM
  • Desde la izquierda, María Matos y Migdalia Figueroa, ambas egresadas colegiales y empleadas en el Programa <em>Sea Grant</em>, muestran sus huellas.<br>Foto Yomarachaliff Luciano
  • Al momento, la Pared cuenta con alrededor de 700 losas, a las que se unirán próximamente otras 900 que se ordenaron para esta primera edición.<br>Foto Yomarachaliff Luciano
El rector interino, Jorge Rivera Santos, durante la develación oficial de la Pared Centenaria junto a algunos integrantes del Comité para la Celebración.<br>Foto Carlos Díaz / Prensa RUMLa actividad contó con la participación de estudiantes, egresados, empleados y colegiales que aguardaron con la mayor de las expectativas para ver su huella.<br>Foto Carlos Díaz / Prensa RUMEste fue uno de los proyectos más emblemáticos y esperados por la comunidad.<br>Foto Carlos Díaz / Prensa RUMAl final de los actos, se cortó el tradicional bizcocho de cumpleaños. En la foto, los principales funcionarios y miembros del Comité para la Celebración del Centenario.<br>Foto Carlos Díaz / Prensa RUMDesde la izquierda, María Matos y Migdalia Figueroa, ambas egresadas colegiales y empleadas en el Programa <em>Sea Grant</em>, muestran sus huellas.<br>Foto Yomarachaliff LucianoAl momento, la Pared cuenta con alrededor de 700 losas, a las que se unirán próximamente otras 900 que se ordenaron para esta primera edición.<br>Foto Yomarachaliff Luciano
Title bar for videos

1


Video reportajes disponibles en:
Pared centenaria
Pared centenaria

SOURCE: http://www.uprm.edu/portada/article.php?id=2020