portico
Skip Navigation

Rompe con los mitos en torno a la ceguera

Por Rebecca Carrero Figueroa (rebecca.carrero@upr.edu)
PRENSA RUM

viernes, 16 de diciembre de 2011

Para Frank Pérez Concepción, la vida no siempre estuvo entre sombras y oscuridad. De hecho, desde hace 16 años, el director de la Oficina del Procurador del Impedido en el Oeste, enfrenta la dramática realidad de haber perdido su vista de la noche a la mañana. Sin embargo, esto no ha frenado su desarrollo profesional, ya que además de ser el nexo entre las agencias y los individuos que padecen de esta limitación, su proyecto de vida es compartir con otros cómo pueden salir hacia adelante.

Su testimonio lo relató como parte de una conferencia que organizó la Oficina de Calidad de Vida del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) que cautivó la atención de los presentes.

"Yo me acosté el 3 de julio de 1995 con una visión 20/20 y con una nevera llena de hielo y muchos refrescos para disfrutar de un tradicional 4 de julio en la playa Jobos de Isabela. Pero, ese día mi vida se transformó de una forma bien significativa, porque me desperté totalmente ciego", relató Pérez.

Después de realizarle los estudios médicos de rigor, se determinó que Pérez padece de Papilledema bilateral, una rara condición que le atrofió el nervio óptico de sus ojos debido a un inexplicable aumento en la presión del cerebro. A pesar de que intentó recuperar su vista mediante cirugía, el daño resultó irreversible.

"Ahí comienza un proceso de aceptación a medias porque me resistía. Hasta que entonces decidí, como llamo en mi libro, casarme con la señora (la ceguera), como un matrimonio no deseado en este País. Y esa señora ha sido muy fiel porque obviamente no veo. Luego de que me caso con ella, decido buscar ayuda", relató el conferenciante.

Estas experiencias forman parte del texto titulado, La visión de un ciego que publicó en el 2010 con la intención de animar a otros a superar cualquier tipo de obstáculo en sus vidas. Según se informó, el 100 por ciento de las ventas del mismo está destinado a becas para estudiantes con impedimentos del área oeste de Puerto Rico.

De acuerdo con Pérez, a partir del momento en que se dio cuenta de que no podía ver, se inició su proceso de rehabilitación. Después de cuatro semanas de lo ocurrido, regresó a sus labores, donde tuvo que enfrentarse a prejuicios como: "¿qué haces aquí si no ves?"; "aquí no hay computadoras; aquí tú no puedes archivar", entre otras objeciones que, en lugar de desanimarlo, sirvieron para invitarlo a superarse.

"Esto yo lo cuento hoy fácil y cómodo como lo hice en el libro; pero es una forma atropellante, cruel de menospreciar la capacidad de una persona ciega. No meramente un compañero o compañera ciego, un compañero con impedimento", sostuvo.

Todos estos factores le impulsaron a organizar en 1999 la Asociación Nacional de Ciegos en su pueblo natal de Isabela para brindarle servicio gratuito a este sector del noroeste.

De acuerdo con Pérez, su objetivo principal consiste en estimular a que cualquier persona con impedimento se supere y se determine a seguir hacia adelante. "La sobreprotección es enemiga de la rehabilitación; si me hubiese quedado acostado en mi casa, llorando, quejándome, no estaría aquí. Si me hubiera dedicado a llorar porque me quedé ciego, ya estuviera sin garganta y sin lágrimas porque hacen 16 años de eso", concluyó.

 


  • Frank Pérez Concepción relata su experiencia como no vidente en el texto <em>La visión de un ciego</em>.<br>Suministrada
  • Tras su experiencia, organizó en 1999 la Asociación Nacional de Ciegos en Isabela para brindarle servicio gratuito a este sector del Noroeste.<br>Suministrada
  • De acuerdo con Pérez, su objetivo principal consiste en estimular a que cualquier persona con impedimento se supere y se determine a seguir hacia adelante.<br>Suministrada
Frank Pérez Concepción relata su experiencia como no vidente en el texto <em>La visión de un ciego</em>.<br>SuministradaTras su experiencia, organizó en 1999 la Asociación Nacional de Ciegos en Isabela para brindarle servicio gratuito a este sector del Noroeste.<br>SuministradaDe acuerdo con Pérez, su objetivo principal consiste en estimular a que cualquier persona con impedimento se supere y se determine a seguir hacia adelante.<br>Suministrada

SOURCE: http://www.uprm.edu/portada/article.php?id=2085