portico
Skip Navigation

Operation Christmas Child llega al RUM

Por Graciela M. Muņiz Cardona (graciela.muniz@upr.edu)
PRENSA RUM

viernes, 23 de diciembre de 2011

¿Se imagina poder poner una sonrisa en el rostro de un niño necesitado en algún lugar del mundo con una simple caja de zapatos? Esa hermosa ofrenda de amor fue hecha realidad, por un grupo de estudiantes del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM), que se solidarizó con la gestión que lleva a cabo Operation Christmas Child.

Este proyecto forma parte de la Bolsa Samaritana, una organización cristiana, dirigida por Franklin Graham. Su misión es bendecir a un niño de una manera tangible al obsequiarle una caja de zapatos llena de juguetes, material educativo, libros cristianos, y artículos de primera necesidad.

Interesados en aportar su granito de arena, la Society of Hispanic Professional Engineers (SHPE) del RUM, junto a otras organizaciones estudiantiles de los departamentos de Biología, Psicología y de la Facultad de Administración de Empresas, se unieron, por primera vez, a la noble causa.

Camila González, coordinadora de Actividades Comunitarias de SHPE, expresó que la intención surge, tras haber participado en esta iniciativa durante sus años de escuela superior.

“Es una chulería saber que estás invirtiendo tu tiempo en regalos para niños que sufren de muchísimas necesidades durante todo el año. Dos horas que dediques de tu tiempo, van a ser feliz a un niño o a una niña por más de un día. Además de que también estamos impactando a los padres cuando se den cuenta de que hay gente alrededor del mundo que le interesa hacer feliz a su hijo”, expresó emocionada.

Para la estudiante de Contabilidad, esto ha sido un logro, ya que la meta propuesta eran 400 cajas, y se recolectaron 1,455 a través de todo el Recinto.

“Me siento muy feliz, ha sido algo muy significativo y relevante porque me gusta ayudar a otros, y lo logramos. Yo entendía que se me podía hacer un poquito difícil porque era la primera vez que se hacía en la Universidad y no conocía cómo podían reaccionar los compañeros universitarios porque una cosa es lo que dices en una encuesta y otra es sacar tiempo para hacerlo”, refiriéndose a la propuesta que presentó, que luego de ir a votación, fue favorecida por más de 500 estudiantes colegiales, lo que dio paso a que SHPE pudiera proseguir con la actividad.

Este año, la Semana de Colección Nacional se llevó a cabo del 14 al 21 de noviembre. Durante este periodo, las cajas eran entregadas a SHPE, que se encargaba de llevarlas a la Iglesia Presbiteriana de Aguada, uno de los centro de acopio de este proyecto en el Oeste. Allí, según explicó Camila, revisaban que el material recopilado fuera apropiado.

"Cuando se estaba acercando la fecha límite, prácticamente, todos los días iba con el carro lleno con más de 150 cajas", recordó.

Asimismo, explicó que si una persona no tiene la oportunidad para ir a comprar los artículos y preparar la caja, podría hacerlo a través de Internet, a través de la página oficial de la Bolsa Samaritana.

Esta actividad sirvió para unir a la organización, ya que despertó mucho entusiasmo entre los colegiales. “Estábamos muy motivados, todos llegamos a la conclusión de que, definitivamente, trabajando en equipo podemos hacer las cosas porque esto se pudo lograr gracias a la ayuda de la directiva, y, especialmente, del equipo de supporting. Tuvimos una lección de trabajo en equipo”.

Camila hizo un llamado a las personas a que se involucren el próximo año en esta hermosa iniciativa. “Exhorto a toda la gente que no pudo cooperar este año, a que lo hagan el año que viene porque estoy bien segura de que la próxima persona que esté a cargo del puesto de trabajo comunitario va a querer correrla y, seguramente, como ya la gente vio de qué se trataba, votarán para que se realice nuevamente”, concluyó.

Entre los artículos recomendados para la caja de zapatos se encontraban: peluches, muñecas, carritos, bolas pequeñas, accesorios para el cabello, medias, camisetas, relojes, lápices, libros de colorear y artículos de primera necesidad.

 


  • La <em>Society of Hispanic Professional Engineers</em> (SHPE) sobrepasó la meta propuesta recolectando 1,455 a través de todo el Recinto.<br>Suministrada
  • Camila González, gestora de la iniciativa, junto a un miembro de la organización.<br>Suministrada
  • La misión de <em>Operation Christmas Child</em> es bendecir a un niño de una manera tangible y compartir el amor de Dios, obsequiando una caja de zapatos llena de juguetes, material educativo, libros cristianos, y artículos de primera necesidad.<br>Suministrada
  • Las cajas que se recogieron en el Recinto fueron llevadas a la Iglesia Presbiteriana de Aguada, que fungió como el centro de acopio más cercano.<br>Suministrada
La <em>Society of Hispanic Professional Engineers</em> (SHPE) sobrepasó la meta propuesta recolectando 1,455 a través de todo el Recinto.<br>SuministradaCamila González, gestora de la iniciativa, junto a un miembro de la organización.<br>SuministradaLa misión de <em>Operation Christmas Child</em> es bendecir a un niño de una manera tangible y compartir el amor de Dios, obsequiando una caja de zapatos llena de juguetes, material educativo, libros cristianos, y artículos de primera necesidad.<br>SuministradaLas cajas que se recogieron en el Recinto fueron llevadas a la Iglesia Presbiteriana de Aguada, que fungió como el centro de acopio más cercano.<br>Suministrada

SOURCE: http://www.uprm.edu/portada/article.php?id=2093