portico
Skip Navigation

El Colegio va al espacio

Por Graciela M. Muņiz Cardona (graciela.muniz@upr.edu)
PRENSA RUM

viernes, 20 de enero de 2012

“Fue fascinante; creo que es un sueño para todo ingeniero”. Así se expresó Christopher Ayala Feliciano, estudiante de segundo año del Departamento de Ingeniería Mecánica (INME) del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM), quien no solo tuvo la oportunidad de trabajar para la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA), sino que envió su huella colegial al espacio.

Y es que durante los tres meses que realizó un internado del Programa de Educación Cooperativa de Ingeniería, mejor conocido como Plan Coop, de la Facultad de Ingeniería del Recinto en NASA’s Wallops Flight Facility, en Virginia, logró plasmar su firma en el Mock Cygnus Capsule, que viajará al espacio durante este año.

El inolvidable acontecimiento se dio cuando su mentor, el doctor Jerry Sterling lo invitó, junto a otros tres estudiantes, quienes también participaban de internados, a visitar el Horizontal Integration Facility. Allí, personal del Orbital Science Corporation los llevó a presenciar el desarrollo del famoso cohete Antares, que se espera transporte suministros al espacio entre marzo y abril de 2012.

“Esto era algo que nosotros como Coop estábamos bien interesados y queríamos observar cómo este proyecto tan grande iba a ser creado. Ver ese cohete de 133 pies de largo fue algo increíble, es como un sueño porque no solamente es ir a la NASA como Coop, sino ver cómo esa tecnología de cohetes y de transportación hacia el espacio es creada y desarrollada. Nos empezaron a demostrar cómo funciona en su primer estado, que es cuando sube hacia la órbita; y el segundo estado, cuando el cargo de los suministros sigue su destino hacia la estación espacial”, relató.

Según manifestó Ayala, el momento en el que estampó su firma (Christopher Ayala Feliciano, Puerto Rico!! UPRM Colegio) fue muy especial, pues representaba poder llevar una vez más a Puerto Rico y en este caso al RUM al espacio.

“El líder del grupo del tour nos dijo, señalando con un bolígrafo tipo marcador: ‘Here you go, sign it’. La sorpresa para todos fue grande, ya que es un honor no solo ser parte de NASA por un periodo de tiempo, sino también poder dejar nuestra huella en algo que irá al espacio”, expresó emocionado.

Según explicó Ayala, en ese centro se están desarrollando dos modelos del cohete Taurus II, al que recientemente le cambiaron el nombre a Antares. “Ambos tienen los mismos componentes y la misma trayectoria, la única diferencia es que el primero es un test flight que viajará al espacio para probar que el cohete es 100 por ciento eficiente y que es capaz de lograr su misión principal, y el segundo, tendrá los suministros del International Space Station. De esta forma, ese vacío de los suministros del primer modelo va a ser reemplazado por un modelo similar al original con el mismo peso y las mismas propiedades. El Mock Cygnus Capsule es el nombre de la cápsula que llenará ese vacío durante el lanzamiento”, explicó.

Una experiencia de aprendizaje

Para este joven, toda la experiencia de Coop le ha servido de crecimiento tanto a nivel académico como personal. “Me ha motivado, saber que en el primer año de universidad ya fui a la NASA. ¿Qué más queda en los próximos cuatro años de bachillerato? Esto motiva a uno a seguir y sacar buenas notas porque no solamente lo técnico y lo laboral es importante, sino también, lo académico. Quiero demostrarles que estoy completamente capacitado para ser parte de la NASA”.

Según contó Ayala a Prensa RUM, durante el internado también tuvo la oportunidad de trabajar en dos importantes proyectos.

El primero se llamaba SmallSat. Este era un satélite pequeño diseñado por los ingenieros Luis Santos, egresado del departamento de INME, y John Hudeck. Su tarea fue ser director de prueba del satélite, que se encontraba en su etapa final, por lo que necesitaba comprobar que iba a salir efectivamente del deployer, que es lo que sostiene el satélite.

“Ahí estuve un mes y medio, y el ingeniero puertorriqueño me dijo que era bien eficiente y hacía mi trabajo a tiempo, que venía con ideas nuevas y motivadoras para el proyecto, y me recomendó con otro ingeniero, el doctor Víctor Eyo”.

El segundo proyecto en el que colaboró fue el ISS-CREAM, que consistía en diseñar el equipo de soporte para un pedazo de la estación espacial. “Yo dije: ‘¿Estación espacial? Yo, solamente he cogido dos cursos de diseño’, y que me dieran esa tarea y poderla completar hasta el final, para mí fue algo de orgullo”.

“Él (Víctor Eyo) me dijo: ‘yo tengo esta carga que va a ir hacia la estación espacial en el 2014 y necesito un sistema que lo transporte de base a base donde vamos a estar probándolo, necesito que lo diseñes’. Hice un diseño básico de cómo se supone que se viera y le dije: ‘Esto es lo que hice, un sistema de cuatro partes esenciales: un sistema de ruedas, un sistema que funcionará como el marco, un sistema de insolación y unos platos que conectarán con el payload que irá hacia la estación espacial. A él le gustó mucho y me dijo: ‘Me gusta porque fuiste desde algo bien sencillo a algo completo, que puede funcionar. Recuerda que tú lo vas a diseñar, pero yo voy a poner ingenieros a completar esto y a construirlo’ ”, sostuvo.

Ayala, quien ya se prepara para realizar un internado de verano con la compañía Air Products, en Allentown, Pennsylvania, exhortó a sus compañeros a adentrarse al campo laboral durante su vida universitaria.

“No tengan miedo porque es una experiencia que te abre los ojos. No es lo mismo estar en un salón de clase aprendiendo términos mecánicos o lo teórico, que ir a un lugar y hacer tu labor. Te abre muchas puertas, ves un mundo más grande, y la experiencia que ganas es invaluable”, concluyó.


  • Christopher Ayala Feliciano, frente al <em>test stand</em> sosteniendo el <em>SmallSat deployer</em>.<br>Suministrada
  • De izquierda a derecha: Jerry Sterling, mentor de Christopher; Víctor Eyo, ingeniero del proyecto ISS-CREAM; Christopher Ayala, y Luis Santos, ingeniero del proyecto <em>SmallSat</em>, durante la presentación final de su internado.<br>Suministrada
  • El <em>Balloon Research Development Lab</em> donde realizó las labores de director de prueba. También muestra una de las especialidades de Wallops, los <em>long duration balloons</em>.<br>Suministrada
  • El <em>SmallSat</em> listo para el <em>Deployment Test</em>.<br>Suministrada
  • Dibujo del <em>Transportation Dolly</em> que diseñó Christopher Ayala.<br>Suministrada
  • Diseño completado del <em>Transportation Dolly</em>.<br>Suministrada
  • Christopher Ayala en la entrada de <em>Wallops Flight Facility</em> en Virginia.<br>Suministrada
  • El <em>Horizontal Integration Facility</em>, donde se está desarrollando el cohete <em>Antares</em>.<br>Suministrada
  • Frente a los NK-33 <em>rocket engines</em> (motores rusos americanizados).<br>Suministrada
  • Christopher Ayala, de regreso a su casa, luego de estar tres meses haciendo un Coop en la NASA.<br>Suministrada
Christopher Ayala Feliciano, frente al <em>test stand</em> sosteniendo el <em>SmallSat deployer</em>.<br>SuministradaDe izquierda a derecha: Jerry Sterling, mentor de Christopher; Víctor Eyo, ingeniero del proyecto ISS-CREAM; Christopher Ayala, y Luis Santos, ingeniero del proyecto <em>SmallSat</em>, durante la presentación final de su internado.<br>SuministradaEl <em>Balloon Research Development Lab</em> donde realizó las labores de director de prueba. También muestra una de las especialidades de Wallops, los <em>long duration balloons</em>.<br>SuministradaEl <em>SmallSat</em> listo para el <em>Deployment Test</em>.<br>SuministradaDibujo del <em>Transportation Dolly</em> que diseñó Christopher Ayala.<br>SuministradaDiseño completado del <em>Transportation Dolly</em>.<br>SuministradaChristopher Ayala en la entrada de <em>Wallops Flight Facility</em> en Virginia.<br>SuministradaEl <em>Horizontal Integration Facility</em>, donde se está desarrollando el cohete <em>Antares</em>.<br>SuministradaFrente a los NK-33 <em>rocket engines</em> (motores rusos americanizados).<br>SuministradaChristopher Ayala, de regreso a su casa, luego de estar tres meses haciendo un Coop en la NASA.<br>Suministrada

SOURCE: http://www.uprm.edu/portada/article.php?id=2103