portico
Skip Navigation

Tecnología como inversión real

Por Rebecca Carrero Figueroa (rebecca.carrero@upr.edu)
PRENSA RUM

viernes, 9 de marzo de 2012

Una idea que pueda desarrollarse hasta convertirse en un gran negocio constituye el sueño de muchos, pero alcanzar el éxito en su empresa, solo es el logro de unos pocos. Además de contar con el capital, la publicidad y el mercadeo necesarios para su progreso, parece que la clave reside en aplicar lo que se denomina como inteligencia de negocios.

Con ese propósito y como parte de las actividades de la Agenda Empresarial que lleva a cabo la Facultad de Administración de Empresas (ADEM) del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM), se ofreció una charla sobre el tema, a cargo de funcionarios de la empresa puertorriqueña, Nagnoi.
 
Dos de sus ejecutivos, David Ruiz y el ingeniero Miguel Cabán, ambos colegiales, compartieron con el estudiantado que se dio cita en el Auditorio del edificio de ADEM.
 
Precisamente, este concepto busca utilizar la tecnología de tal manera que permita un mejor análisis de la información, así como manejar los datos de cualquier comercio. 
 
"Gracias a la inteligencia de negocios podemos hacer que nuestras empresas respondan al mercado, sean ágiles, exitosas; que podamos tomar decisiones que satisfagan a nuestros clientes", explicó David Ruiz, quien labora como Business Development Manager de Nagnoi.
 
De acuerdo con el ejecutivo, un ejemplo de la importancia de ser eficientes y utilizar la tecnología fue lo que lograron en una tienda de calzado del País en la que implementaron un sistema computadorizado para identificar los zapatos con su par. Esto le permitió a la compañía maximizar su inventario. 
 
"De lo que se trata es de emplear la inteligencia para tomar mejores decisiones; aquellas que definirán la ganancia o la pérdida en el negocio", afirmó.
 
Para atender las inquietudes de los estudiantes congregados en el lugar, los ejecutivos les instaron a que hagan cosas distintas para lograr sus propias marcas, lo que aseguran hará la diferencia entre su negocio y el de los demás. Asimismo, insistieron en que al recurrir a esta herramienta, deberán tener presente la importancia de educar al cliente.
 
Por su parte, el ingeniero Cabán explicó que una de las dificultades que enfrentan es la percepción de los comerciantes de que esta tecnología represente un gasto. Sin embargo, señaló que solo con aumentar el presupuesto en ese renglón en un cinco porciento, comenzarán a registrar ganancias.
 
De hecho, las compañías más conocidas en distintos renglones de las ventas aplican esta técnica. En uno de los ejemplos que presentó Cabán se demostró que, incluso, se considera la ubicación que pueden ocupar los productos en las góndolas de los establecimientos.
 
"En el caso de un cereal para niños, el cambiarlo de lugar hacia una tablilla en la parte superior de donde usualmente estaba ubicado, afectó considerablemente sus ventas".
 
Aseguró que otro de los obstáculos que enfrentan al aplicar la inteligencia de negocios es que los clientes suelen tener sus datos almacenados en distintos formatos.
 
"Una compañía que a su vez tiene otras tiendas, enfrenta la dificultad de que no tiene los datos de venta, mercadeo, en un solo lugar. Al no tener todo el panorama, no podrán tomar decisiones correctas", indicó el Business Intelligence Consultant de Nagnoi.
 
Además, el dúo destacó como ventajoso que la aplicación de esta herramienta simplifica el trabajo y permite a los ejecutivos a cargo, saber qué hacer y sus necesidades.
 
La organización de esta actividad recayó sobre la profesora Wanda Negrón de la facultad de ADEM.

  • La charla sobre inteligencia de negocios estuvo a cargo del ingeniero Miguel Cabán y David Ruiz, ambos de Nagnoi.<br>Amer Otero / Taller de Estudiantes Prensa RUM

SOURCE: http://www.uprm.edu/portada/article.php?id=2151