portico
Skip Navigation

Infalible vocación por la enseñanza

Por Idem Osorio De Jesús (idem.osorio@upr.edu)
PRENSA RUM

viernes, 29 de junio de 2012

Uno recuerda con aprecio a sus maestros brillantes,
pero con gratitud a aquellos que tocaron nuestros sentimientos.

Carl Gustav Jung

Cuenta con una carrera académica exitosa, respaldada por publicaciones, distinciones y una amplia trayectoria investigativa, no obstante, su mayor satisfacción es saber que se dedica a lo que le apasiona profundamente: transformar la vida de sus estudiantes a través de la enseñanza.

Al doctor Carlos Ríos Velázquez, catedrático asociado del Departamento de Biología y coordinador del Programa de Biotecnología Industrial del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM), se le ilumina la mirada cuando habla orgulloso de sus queridos alumnos, a quienes se refiere como sus angelitos, su razón de ser, los protagonistas de su ineludible vocación.

Esas cualidades fueron precisamente las que le merecieron el premio Dr. Arturo L. Carrión que otorga la Sociedad de Microbiólogos de Puerto Rico, y que recibió a finales de mayo pasado durante la Convención anual de la entidad. Este es solo el más reciente logro del profesor, quien labora desde hace once años en el Colegio, periodo en el cual ha sido mentor de 12 estudiantes de Maestría y de más de 350 discípulos subgraduados en su laboratorio de investigación.

"Para mí fue una sorpresa. Me enteré que me habían nominado para el premio, lo cual a uno siempre le da mucha alegría porque es un reconocimiento que hace un grupo de profesionales en su área. Luego me certificaron que había ganado y una de las cosas que aprecio es que me dio la oportunidad de hablarle a mis colegas microbiólogos, de poder transmitirles un mensaje", destacó el catedrático, al referirse a la charla que ofreció como parte de la distinción.

Este galardón se otorga anualmente al científico que mejor representa en términos de su sentido humanístico y profesional, al doctor Carrión, considerado como el pionero de la Microbiología.

"Usted fue escogido por su humildad, gentileza, integridad, calor humano, entrega y pasión por su profesión; por ser educador de las futuras generaciones de microbiólogos y seres humanos responsables y comprometidos con la sociedad de Puerto Rico. Todo esto, sin dejar atrás sus contribuciones al conocimiento científico en el campo de la Microbiología y la educación en las ciencias, a todos los niveles; desde los primeros grados hasta la educación superior y profesional", resaltó el doctor Luis Ríos Hernández, en la misiva oficial de la Sociedad de Microbiólogos que notificó a Ríos Velázquez su selección como homenajeado del año.

De hecho, en su charla Del macro al micro: nuestra Isla, develada desde el cristal de un microbiólogo, el catedrático rindió un tributo a sus queridos estudiantes, ya que enlazó las investigaciones que estos realizan en su Laboratorio de Biotecnología Microbiana y Bioprospectos como plataforma para develar, descubrir, valorar y conservar los recursos naturales de Puerto Rico.

Asimismo, Ríos Velázquez aprovechó para dar a conocer algunas de las iniciativas que lidera en el recinto mayagüezano de la Universidad de Puerto Rico y que son cónsonas con su trabajo pedagógico.

"Llevé al final tres mensajes. Primero, hay que traer la escuela a la Universidad, nuestros laboratorios tienen que dejar de ser elefantes blancos, hay que trasladar a esos maestros y niños aquí. Lo segundo es, que hay que llevar la Universidad a la escuela, hay muchas maneras: a través de ferias científicas, de talleres que podemos ofrecer. Y la tercera, es una actividad que desarrollé este semestre como parte del curso de Fisiología microbiana. Los estudiantes adoptaron una escuela, prepararon un modelo de lo que aprendieron y lo donaron", relató el profesor sobre la experiencia que considera una "responsabilidad social".

Y es que para este educador incansable, su misión va más allá de transmitir conocimientos, ya que se esmera en proveer a sus alumnos una enseñanza equilibrada llena de experiencias extracurriculares y sociales en la que forja una relación de respeto y aprecio.

"Trato de tener una familia, sin protagonismos, ni competencia. La Universidad cambia y transforma a los estudiantes, pero yo prefiero tener un profesional sensible porque ese que tenga sensibilidad es el que va a hacer los cambios más importantes. He visto a mucha gente cambiar positivamente, cómo entra y cómo sale de aquí, y ese es el mejor de los regalos: que ellos sigan su sueño y que uno pueda ayudarles en su camino. Como siempre digo, estamos aquí para ser felices", reveló el científico.

El doctor Ríos Velázquez, quien orgullosamente se proclama oriundo del sector La Playa en Ponce, completó su bachillerato en Microbiología Industrial y su maestría en Biología y Microbiología Molecular, ambos en el RUM. Obtuvo su doctorado en Bacteriología en la Universidad de Madison en Wisconsin y luego realizó un grado postdoctoral en el Instituto Nacional de la Salud, en Maryland.

Durante su trayectoria colegial, se ha desempeñado como codirector del Centro Hemisférico de Cooperación en Investigación y Educación en Ingeniería y Ciencia Aplicada (CoHemis) y, desde el 2011, como coordinador del Programa de Biotecnología Industrial. El catedrático, quien posee la licencia del Departamento de Educación de Puerto Rico, ha supervisado como parte del Programa de Preparación de Maestros y ha participado en un sinnúmero de proyectos dirigidos a la enseñanza de la Biotecnología para alumnos y maestros de escuelas de nivel superior. De igual forma, ha sido responsable del diseño de métodos innovadores educativos para desarrollar destrezas de investigación en los jóvenes.

El galardonado tiene más de 21 publicaciones en revistas científicas y ha presentado sus estudios en foros nacionales e internacionales. Recientemente, se unió al grupo de colaboradores de la publicación Ciencia Boricua, escogido de ensayos y anécdotas escritos por científicos puertorriqueños. En el 2010, el educador recibió el premio Herminio Lugo Lugo que otorga la Sociedad de Honor Beta Beta Beta y en el 2009, obtuvo el MERCK Health Innovation Award en la categoría de Educación.

"Es interesante porque cuando yo quería estudiar siempre decía que mis dos pasiones era dar clases y hacer investigación. Quiero decir que yo podré estar enfermo o lo peor que me sienta, o que esto podrá ser bien difícil, pero cada mañana me levanto con alegría para venir y estar aquí. Soy completamente feliz. Todas estas cosas, como lo del premio, son gratificaciones adicionales. No importa lo que ocurra, podrá caer un meteorito mañana mismo, pero voy a morir con una gran felicidad porque yo estoy haciendo lo que me apasiona por completo", puntualizó.


  • El doctor Carlos Ríos Velázquez es catedrático asociado del Departamento de Biología y coordinador del Programa de Biotecnología Industrial del Recinto Universitario de Mayagüez.<br>Carlos Díaz / Prensa RUM
  • El doctor Carlos Ríos Velázquez, al centro, recibió el premio Dr. Arturo L. Carrión. Lo acompañan, la profesora Lourdes Díaz, de la Universidad Interamericana y el doctor Robur Otero, presidente de la Sociedad de Microbiólogos de Puerto Rico.<br>Carlos Díaz / Prensa RUM
  • Afiche de la convención anual de la entidad, en el que se anuncia la conferencia del doctor Ríos Velázquez.<br>Carlos Díaz / Prensa RUM
  • El catedrático muestra el premio en su laboratorio, acompañado por uno de sus estudiantes investigadores.<br>Carlos Díaz / Prensa RUM
El doctor Carlos Ríos Velázquez es catedrático asociado del Departamento de Biología y coordinador del Programa de Biotecnología Industrial del Recinto Universitario de Mayagüez.<br>Carlos Díaz / Prensa RUMEl doctor Carlos Ríos Velázquez, al centro, recibió el premio Dr. Arturo L. Carrión. Lo acompañan, la profesora Lourdes Díaz, de la Universidad Interamericana y el doctor Robur Otero, presidente de la Sociedad de Microbiólogos de Puerto Rico.<br>Carlos Díaz / Prensa RUMAfiche de la convención anual de la entidad, en el que se anuncia la conferencia del doctor Ríos Velázquez.<br>Carlos Díaz / Prensa RUMEl catedrático muestra el premio en su laboratorio, acompañado por uno de sus estudiantes investigadores.<br>Carlos Díaz / Prensa RUM

SOURCE: http://www.uprm.edu/portada/article.php?id=2256