portico
Skip Navigation

Ciencia y Tecnología cumple 21 años

Por Idem Osorio De Jesús (idem.osorio@upr.edu)
PRENSA RUM

viernes, 17 de agosto de 2012

El Programa Graduado en Ciencia y Tecnología de Alimentos (CITA) del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM), cuya misión ha sido preparar estudiantes en estas áreas para el crecimiento y mejoramiento de la industria puertorriqueña de alimentos, inició la celebración de su vigésimo primer aniversario con una serie de actividades en las que destacarán, a lo largo del semestre, los logros de su trayectoria.

El festejo comenzó el pasado 10 de agosto con un evento protocolar al que acudieron egresados, profesores, colaboradores y funcionarios universitarios para resaltar los triunfos del Programa por las pasadas dos décadas. Reunidos en el Mezzanine del Complejo de Canchas de Tenis del Recinto, el grupo revivió algunos de los momentos más memorables de su recorrido.

Desde sus albores en 1991, adscrito al Decanato del Colegio de Ciencias Agrícolas (CCA), CITA se ha consolidado como el único ofrecimiento académico de esta disciplina a nivel graduado en el País. De igual forma, fue el primer programa multidisciplinario del Sistema de la Universidad de Puerto Rico (UPR). En los pasados 21 años, ha otorgado 105 grados de maestría y ha logrado importantes alianzas con la industria y el sector privado. Para este año académico 2012-2013, fue el segundo departamento graduado con mayor demanda entre los solicitantes colegiales y el que más alumnos admitió.

Así lo dio a conocer la doctora Edna Negrón, coordinadora de CITA y gestora del Programa junto a un grupo de colegas visionarios con la idea de formar profesionales en la aplicación de la ciencia de alimentos para la selección, preservación, procesamiento, empaque y distribución de alimentos seguros e inocuos.

“Nosotros estamos cubriendo cuatro facetas: académica, investigación, divulgación y comercialización. Al ser interdisciplinario, el programa no solamente representa al Colegio de Ciencias Agrícolas, sino a cada uno de los departamentos que colaboran. Su éxito se debe a que hay un grupo de personas que contribuyen desde diversas áreas”, precisó la también catedrática del CCA.

Según explicó, el proyecto se nutre de los recursos físicos y humanos del Colegio de Ciencias Agrícolas y sus departamentos de Industria Pecuaria (INPE), Cultivos y Ciencias Agroambientales e Ingeniería Agrícola; del Colegio de Artes y Ciencias: Biología, Ciencias Marinas (CIMA) y Química; y del Colegio de Ingeniería: Ingeniería General e Ingeniería Química (INQU).

Esa visión fue la que persiguió Negrón hace más de 20 años cuando al estrenar su carrera docente en el RUM, aceptó la encomienda de crear el proyecto. Para ello contó con la ayuda incondicional y experiencia de profesores de diversos departamentos cuyas áreas de trabajo e investigación estaban relacionadas con la Ciencia y Tecnología de alimentos.

Entre ese grupo se destacan los catedráticos: Mildred Chaparro, de Biología; José R. Latorre y Danilo Cianzio, de INPE; Guillermo Colón y Gustavo Barbosa, de INQU; Horace Graham y Shree Deshpande, de Química; John Kubary, de CIMA; y Fred Fernández, del Laboratorio de Tecnología de Alimentos de la Extensión Experimental Agrícola.

Una de esas precursoras que estuvo presente en la celebración fue la doctora Chaparro, especializada en Microbiología de alimentos, para quien es fundamental el modelo multidisciplinario de este esfuerzo en cualquier entorno académico.

“Es una iniciativa bien necesaria; es romper estas barreras de la investigación que funciona solamente en un departamento. Estamos hablando de una integración y vemos cómo se enriquece el Programa y cómo logras tener unos estudiantes con una manera de enfocar los problemas de un modo distinto por el tipo de adiestramiento que recibe cada uno en su disciplina. Vemos cómo se nutren las investigaciones”, aseguró Chaparro.

A su juicio, la rama de la Ciencia y Tecnología de Alimentos es una de las que más se beneficia de ese enfoque colaborativo porque se puede visualizar en concreto un producto desde el momento que se siembra y cosecha hasta que llega al supermercado luego de unas modificaciones en las que contribuyen nutricionistas, químicos de alimentos y microbiólogos, entre otros profesionales.

“La diversidad de programas como este aporta grandemente a la educación de un estudiante, es una ventana, un reflejo de la vida real porque así es que funciona la empresa, no somos entes aislados en un laboratorio. Nosotros nos tenemos que encargar de que lo que llegue al consumidor sea un producto sano, y eso es por trabajo en equipo”.

Frutos de la mayoría de edad

Al preguntarle a su coordinadora sobre los logros más relevantes del Programa, esta destacó -como el principal- el donativo histórico de la industria privada que, junto a fondos gubernamentales y universitarios, hicieron posible en el 2008 la construcción del edificio que alberga el Centro de Innovación y Tecnología Agroindustrial (CITAI).

Las modernas instalaciones se edificaron en gran medida con una aportación económica de  $ 900 mil de la Fundación Ramírez de Arellano y Rosell, y llevan el nombre del ingeniero Alfredo Ramírez de Arellano Bártoli, filántropo, empresario y humanista puertorriqueño. Actualmente, no solo es la sede del Programa Graduado CITA, sino de otras iniciativas que tienen impacto en el desarrollo económico del País.

“No tan solo se ha distinguido por tener un componente académico, sino que damos cada año una serie de seminarios y talleres para mantener al día la industria de alimentos, en especial las áreas que requieren regulación”, aseveró Negrón, quien dirige también el CITAI, al referirse al Instituto de Inocuidad de Alimentos que brinda este ofrecimiento a nivel nacional e internacional.

Otra de sus relevantes alianzas ocurrió en junio de 2011, cuando CITAI comenzó un acuerdo con el Programa de Apoyo Técnico a la Industria de Alimentos y Bebidas de la Compañía de Fomento Industrial (PRIDCO), para dar asistencia a sus empresas afiliadas en el desarrollo de las etiquetas nutricionales. De igual forma, ha recibido importantes donativos de diversas empresas privadas para subvencionar algunos de sus proyectos y laboratorios.

De otra parte, el CCA ya aprobó un Bachillerato en Ciencia y Tecnología de Alimentos que ha sido sometido al Senado Académico del Recinto para su consideración. Mientras, el Programa Graduado tiene 49 alumnos activos y otros 60 que forman parte de una secuencia curricular en la que pueden participar estudiantes de todas las concentraciones.

Precisamente, a juicio de la Coordinadora, la mejor representación del proyecto son sus egresados, quienes se encuentran destacados en sobresalientes puestos de compañías de renombre en Puerto Rico, Estados Unidos y a nivel internacional, así como en la docencia universitaria.

Sharon León Ortiz y Militza Santiago Correa son dos de esas embajadoras que se dieron cita en el aniversario. Desde sus respectivos ámbitos empresariales, ambas están convencidas de cómo la preparación que recibieron les permitió enfrentar los retos de su profesión.

“Una de las cosas buenas que tiene el Programa es que nos ayuda a relacionarnos con todas las áreas que constituyen un negocio desde la parte operativa, gerencial, incluso de costeo y financiamiento de un producto. Nos ayuda a ser un profesional mucho más completo, a enfrentarnos al ambiente laboral”, opinó León Ortiz, quien se desempeña como Gerente de Calidad Divisional de McDonald’s en el Caribe.

Esta colegial, quien fue la primera egresada de CITA en 1994, se considera una fiel creyente de este ofrecimiento e incluso ha contratado a varios de sus graduados para las empresas en las que ha trabajado.

“Siempre me llena de orgullo que hubiéramos podido lograr parte de ese sueño que nuestros profesores encaminaron en su momento para ayudar a la nueva generación a ser mejores profesionales”, expresó.

Un sentimiento muy parecido también identifica a Santiago Correa, quien se graduó en el 2006 y hoy día es la Directora de Control de Calidad de la cadena El Mesón Sándwiches.

“Es una gran satisfacción aplicar y poner en práctica en mi País lo que en mi País aprendí. Estoy sumamente contenta, como si fuera mi cumpleaños también”, manifestó la microbióloga, quien considera a CITA “como una alternativa viable que Puerto Rico necesita para echar hacia adelante la industria de alimentos”.

Netamente colegiales y puertorriqueños

Por otro lado, una de las mayores satisfacciones para el grupo de trabajo de CITA es que aparte de las tradicionales mermeladas que producen y venden -en especial durante la Feria agrícola Cinco días con nuestra tierra- los estudiantes cuentan por primera vez con un producto disponible para los consumidores boricuas. Se trata de unas tortitas de calabaza o “barriguitas de vieja” listas para hornear y freír que ya están a la venta en varios supermercados.

“Esperamos que sea el comienzo de que otros proyectos de investigación logren alcanzar el comercio para ampliar los ofrecimientos de productos de Puerto Rico”, auguró la doctora Negrón, al tiempo que explicó que fue precisamente en la Competencia de Productos Nuevos, que celebra CITA anualmente, donde nació esta idea y tantas otras que se convierten en trabajos de tesis de maestría.

Es hacia esa vertiente, precisamente, que se encamina este colectivo con miras a contribuir a la industria y al desarrollo del País desde la Universidad.

“En Puerto Rico tenemos un problema de seguridad alimentaria grande porque dependemos de todo lo que viene de afuera, así que nuestro reto es ayudar al sector agrícola local a minimizar un poco esa dependencia tratando de darle diversidad a lo que se produce localmente. Nuestro apoyo a la industria va a ser asegurarnos que lo que se produce y elabora aquí cuenta con una calidad, inocuidad y valor nutritivo adecuado para nuestra población ”, puntualizó Negrón.

La celebración del aniversario contó con varias charlas, entre estas: Retos de la industria de alimentos para los próximos 21 años, a cargo del doctor Ferdisac Márquez, presidente de la Cámara de Mercadeo, Industria y Distribución de Alimentos (MIDA); y Gastronomía Molecular: Ven y descubre la interfase entre la Ciencia de Alimentos y el Arte Culinario, dictada por el doctor Ángel O. Custodio del Recinto de Utuado de la UPR. A lo largo del semestre, CITA continuará con su agenda de actividades conmemorativas.


  • El Programa Graduado en Ciencia y Tecnología de Alimentos celebró su vigésimo primer aniversario con un evento protocolar al que acudieron egresados, profesores, colaboradores y funcionarios universitarios.<br>Carlos Díaz / Prensa RUM
  • Varias estudiantes durante un taller de verano que ofreció CITA sobre fermentación, microbiología, química y análisis sensorial <br>de los alimentos.<br>Suministrada
  • La Competencia de Productos Nuevos es uno de los eventos más significativos del Programa.<br>Suministrada
  • Los estudiantes de CITA lograron desarrollar como producto una mezcla de tortitas de calabaza que está a la venta en varios supermercados.<br>Suministrada
  • El grupo de trabajo también produce y vende sus tradicionales mermeladas.<br>Suministrada
  • La doctora Edna Negrón es la coordinadora y una de las fundadoras de CITA.<br>Carlos Díaz / Prensa RUM
El Programa Graduado en Ciencia y Tecnología de Alimentos celebró su vigésimo primer aniversario con un evento protocolar al que acudieron egresados, profesores, colaboradores y funcionarios universitarios.<br>Carlos Díaz / Prensa RUMVarias estudiantes durante un taller de verano que ofreció CITA sobre fermentación, microbiología, química y análisis sensorial <br>de los alimentos.<br>SuministradaLa Competencia de Productos Nuevos es uno de los eventos más significativos del Programa.<br>SuministradaLos estudiantes de CITA lograron desarrollar como producto una mezcla de tortitas de calabaza que está a la venta en varios supermercados.<br>SuministradaEl grupo de trabajo también produce y vende sus tradicionales mermeladas.<br>SuministradaLa doctora Edna Negrón es la coordinadora y una de las fundadoras de CITA.<br>Carlos Díaz / Prensa RUM
Title bar for videos

1


Video reportajes disponibles en:
Ciencia y Tecnología cumple 21 años
Ciencia y Tecnología cumple 21 años

SOURCE: http://www.uprm.edu/portada/article.php?id=2290