portico
Skip Navigation

Destaca valor de los anfibios

Por Mariam Ludim Rosa Vélez (mariamludim@uprm.edu)
PRENSA RUM

viernes, 24 de agosto de 2012

Los anfibios tienen un rol muy importante para la conservación de los ecosistemas. Sin embargo, se encuentran en peligro de extinción por la pérdida y degradación del hábitat, cambio climático, enfermedades emergentes, especies introducidas y tráfico de especies. Para poner en perspectiva la situación de estos animales de sangre fría, el Departamento de Biología del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM), presentó el seminario titulado Conservación de anfibios: pasado, presente y futuro.

La conferencia, dictada por el doctor Carlos César Martínez Rivera, especialista en conservación de anfibios del Zoológico de Filadelfia y egresado del RUM, se celebró el pasado 14 de agosto ante una audiencia compuesta por estudiantes, profesores y científicos de otras agencias.

El experto sostuvo que la situación por la que atraviesan los anfibios es crítica, ya que según explicó se agrupan en el sexto episodio de extinción masiva también conocida como el Holoceno, causada por el ser humano.

“Tradicionalmente la cultura occidental y la ciencia ‘moderna’ ha clasificado a los anfibios como animales rastreros, húmedos, asquerosos y de poco o ningún valor. Esta situación provoca que los anfibios estén sujetos al desconocimiento y su estudio provoque fascinación y misterio. Es el grupo de vertebrados terrestres del cual tenemos menor conocimiento, sin embargo, poseen la mayor variedad de colores y textura de piel, modos de reproducción, modos de vida y de ocupación de nichos ecológicos dentro de todos los hábitats que ocupan”, indicó.

Durante su alocución también hizo referencias a los anfibios de Puerto Rico, grupo que también sufre el peligro de extinción.

“Catorce de las 19 especies de anfibios descritas para la Isla están en alguna categoría de amenaza, desde vulnerables, como el coquí duende o el coquí de la Mona, hasta en peligro crítico como el coquí llanero, o presuntamente extintas, como el coquí dorado, el de Eneida y el palmeado. De estas 14 especies amenazadas, 13 son coquíes y la otra especie es el sapo concho de Puerto Rico”, dijo el exalumno del Departamento de Biología del RUM.

Destacó que estos vertebrados son importantes para el ecosistema, la economía y la salud del ser humano, ya que son reguladores naturales de plagas y al tener una vida bifásica -agua y tierra- ayudan a mover nutrientes de un ecosistema terrestre al acuático y viceversa, entre otros beneficios.

La aportación de los anfibios es, sin lugar a dudas, significativa y vital.  Queda de nuestra parte proteger y garantizar que su hábitat se conserve y permanezcan para futuras generaciones”, puntualizó.

Para el doctor Martínez Rivera representó un privilegio regresar a su Alma Máter y devolver parte de lo que la institución le brindó.

"Volver al Colegio para dar una conferencia es como completar un ciclo... Siento que es un gran logro, tanto para mí, como para los profesores y amigos que poco a poco ayudaron a que me forjara en lo que soy. Si bien entré al Colegio con toda la intensión de divertirme y aprender, nunca pensé que visitaría la Isla de Mona con Duane Kolterman y Gary Breckon, o que iría a Mata de Plátano a ver culebrones con Fernando Bird. Esas pequeñas cosas y las charlas con Juan Rivero, con Ricardo Valentín y tantos otros, alimentaron mi deseo de estudiar Biología", dijo al contestar preguntas de Prensa RUM.

Interesado por la conservación de los anfibios, el científico, egresado de la clase del 1996, fundó la Red Solidaria de Conservación y Ecología del Caribe, junto a la periodista y bióloga Carolina Rodríguez Plaza, iniciativa que tiene el propósito de educar sobre el tema.

"Aún cuando resido en Estados Unidos y trabajo en el Zoológico de Filadelfia, mi trabajo me lleva con frecuencia a los bosques de los Andes y del Caribe y mi corazón siempre me regresa a Puerto Rico. Creamos esta red, que al momento cuenta con una página de Facebook y pronto con su página de internet, para difundir este trabajo y facilitar información. Tenemos planificado dar más charlas en otras partes de la Isla en noviembre y quizá antes, así como en la República Dominicana y en Haití", explicó.

"En mi caso, me dedico a proteger especies de anfibios en peligro de extinción, pero al hacerlo, se conserva el patrimonio natural de donde vivimos y para mí, ese es mi mejor logro y mi meta profesional", agregó.

En el RUM la actividad fue coordinada por el doctor Duane A. Kolterman, catedrático de Biología, quien se mostró muy satisfecho de contar con el talento de uno de sus pupilos.

"Cuando un estudiante sale y tiene mucho éxito, es tremendo para nosotros, nos da la confianza de que estamos haciendo algo bueno como  profesores. Carlos tuvo el éxito de conseguir un excelente trabajo que tiene un impacto en toda América Latina en sus proyectos de conservación", expresó Kolterman.


  • El doctor Carlos C. Martínez Rivera contesta preguntas de la prensa tras la presentación de su conferencia en el RUM.<br>Suministrada
  • De las 14 especies de anfibios amenazadas en la Isla, 13 son coquíes.<br>Foto Alejandro Ríos Franceschi
  • El doctor Carlos C. Martínez Rivera labora en el Zoológico de Filadelfia.<br>Suministrada
El doctor Carlos C. Martínez Rivera contesta preguntas de la prensa tras la presentación de su conferencia en el RUM.<br>SuministradaDe las 14 especies de anfibios amenazadas en la Isla, 13 son coquíes.<br>Foto Alejandro Ríos FranceschiEl doctor Carlos C. Martínez Rivera labora en el Zoológico de Filadelfia.<br>Suministrada

SOURCE: http://www.uprm.edu/portada/article.php?id=2301