portico
Skip Navigation

En el RUM persiste una gran idea

Por Wilfredo J. Burgos Matos (wilfredo.burgos@upr.edu)
Taller de Estudiantes PRENSA RUM

viernes, 14 de septiembre de 2012

Proyectos que conllevan un esfuerzo colectivo, requieren de varios años de trabajo. Esto se intensifica cuando se trata de un movimiento que se propulsa mediante ideas innovadoras. Tal es el caso de la Tecnología Apropiada (TA), que cumple casi 40 años desde que se conoció como el término que busca mejorar la economía de las comunidades pobres y marginadas en el mundo.

Con esto como propósito, el Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) recibió la visita del doctor Kelvin Willoughby, uno de los fieles seguidores de esta iniciativa. El especialista, que llegó a la Isla desde Australia, presentó la conferencia Appropriate Technology: From Idea to Experiment to Sustainable Practice el pasado mes de agosto, en el anfiteatro del Edificio Celis.

Los gestores de la invitación que se le hizo a Willoughby fueron los doctores Christopher Papadopoulos, William Frey y Marcel Castro, todos responsables del programa Graduate Research and Education for Appropriate Technology: Inspiring Direct Engagement and Agency (GREAT IDEA).

“El evento fue una oportunidad estupenda para enriquecer colaboraciones interdisciplinarias que giren en torno a los retos más grandes que tenemos como sociedad y Recinto: justicia social, sustentabilidad ambiental, bienestar humano, participación democrática, innovación en la tecnología y el verdadero progreso”, indicó Castro del Departamento de Ingeniería Eléctrica y de Computadoras.

Precisamente, bajo ese enfoque de varias disciplinas que se unen hasta alcanzar el éxito de este esfuerzo, es que el Colegio se distingue de otras universidades que también trabajan con este tipo de tecnología.

“Nuestra institución, como aseguró el propio Willoughby, resalta, en comparación con otras instituciones, por el fuerte grupo de pensadores interdisciplinarios. Estamos bien comprometidos en promover los ideales de la TA, y como resultado de ello el RUM debe comenzar a posicionarse como un centro internacional donde las personas vengan a discutir este tipo de esfuerzos”, manifestó Papadopoulos, del Departamento de Ingeniería General.

Por su parte, Frey, del Departamento de Administración de Empresas, haciendo referencia a la relevancia que tiene la visita de este especialista, expresó que “esperamos que nuestros estudiantes entiendan que las tecnologías son más que objetos materiales. Este acercamiento, ciertamente, tiene su impacto en cómo entrenamos los ingenieros en el Recinto, pero atrayendo otros campos de estudio con el fin de propulsar el aspecto holístico de este asunto”.

En esta concurrida actividad, el australiano tuvo la oportunidad de entregar una copia de su libro Technology Choice: A Critique of the Appropriate Technology Movement a la Biblioteca General del RUM, donde se encuentra disponible un ejemplar, así como en el catálogo público.

Puerto Rico: un país de grandes ideas

Luego de la  conferencia que dictó en el Colegio, Prensa RUM tuvo la oportunidad de comunicarse con el doctor Willoughby con el fin de conocer, desde la perspectiva de uno de los especialistas más prominentes del campo, la visión que tiene sobre esta tecnología y su aplicación en Puerto Rico.

Wilfredo José Burgos: ¿De qué se trata la Tecnología Apropiada (TA)?

Kelvin Willoughby: Es un acercamiento al diseño, desarrollo y aplicación de tecnología para asegurar que se ajusta al contexto psicosocial y biofísico de un lugar y período de tiempo particular donde la misma busca ser aplicada. También podemos definirla como un modo práctico-tecnológico que busca crear un buen enlace entre los fines intrínsecos de la tecnología y los fines extrínsecos, psicosociales y biofísicos, escogidos por los seres humanos.

WJB: ¿Cuál es la relevancia de este movimiento?

KW: Cada comunidad es única, con sus problemas y oportunidades distintivas. La tecnología que trabaja en lugares como San Francisco, Tokio o Múnich, puede que no sea útil en lugares como Guayaquil, Johannesburgo o Mayagüez. La tecnología que funciona efectivamente en comunidades con bajo desempleo y altos niveles de riqueza puede que no sean adecuados para una comunidad que sufre de alto desempleo y de malestar económico. Las comunidades que necesitan generar nuevos empleos para su gente típicamente necesitarán escoger energía que sea asequible en términos de los niveles de riqueza que existan en su población y que capitalice el conocimiento y las capacidades locales. La TA puede ser una fuente de esperanza para esas comunidades que desean tomar el control del destino de su economía.

WJB: ¿Qué espera de los que participaron de su conferencia? ¿Cree que recibieron el mensaje?

KW: Antes de ir a Mayagüez, estaba muy impresionado con la calidad de la facultad involucrada en el programa GREAT IDEA por su pensamiento inteligente, su idealismo práctico, y su compromiso en hacer la diferencia en el mundo. Llenee mis expectativas  a través de las conversaciones que disfruté durante mi semana en Mayagüez, y, particularmente, por la calidad de las preguntas y los comentarios que recibí de los participantes del seminario en el que presenté. Todos, estudiantes y miembros de la facultad, estaban muy comprometidos con la discusión y trajeron al debate un pensamiento crítico refrescante.

WJB: ¿Cómo cree que el programa GREAT IDEA está trabajando en el Recinto?

KW: El programa está en sus etapas iniciales, pero durante la semana que estuve en Puerto Rico tuve la oportunidad de observar que el equipo del programa realmente sabe que está siendo extraordinariamente ágil al combinar teoría con práctica. Tanto personal como profesionalmente, están comprometidos con el programa y, claramente, disfrutan trabajando con los demás. Hay una base sólida de trabajo en equipo que apunta a que el programa seguirá mejorando. Una de las fortalezas es que se basa en la pericia de toda la Universidad, no solamente del Colegio de Ingeniería. Durante mi visita pude constatar las conexiones que habían creado entre las facultades técnicas, científicas y de administración de empresas. Tuve muchas conversaciones con los estudiantes, quienes ajustan su carrera para encarnar la idea de la TA; son muy inteligentes y serios con su trabajo; son los que moverán a Puerto Rico.

WJB: ¿Cómo fue su experiencia durante su visita a Puerto Rico? ¿Regresaría a la Isla? ¿Por qué?

KW: Mi visita, particularmente a la Universidad de Puerto Rico en Mayagüez, fue inspiradora. Antes de llegar, estaba consciente de los retos económicos, sociales y políticos que enfrenta el País, pero mi experiencia en el Recinto y en San Juan me dio un entendimiento matizado de las situaciones más destacadas y de las fuerzas que operan en la Isla. De cierto modo, con su economía, Puerto Rico tiene mucho en común con la mayoría de las comunidades en el mundo. Lecciones económicas y tecnológicas que pueden ser aprendidas, como el trabajo que realiza el equipo de GREAT IDEA, puede ser instructivo para las economías de la Isla alrededor del mundo. Las personas que conocí fueron creativas, inteligentes, comunicativas, idealistas, competentes, comprometidas y amigables. Asimismo, sentí que estaban orgullosos de su origen. Definitivamente, regresaré a tierra boricua. Los retos intelectuales y profesionales asociados al desarrollo de la TA para el País son intrigantes y las personas que he conocido de allá son agradables para trabajar.


  • La actividad contó con una nutrida participación de estudiantes de diferentes facultades. <br>Amer Otero / Taller de Estudiantes Prensa RUM
  • Desde la izquierda, los doctores Papadopoulos y Castro, dos de los organizadores del evento.<br>Amer Otero / Taller de Estudiantes Prensa RUM
  • Kelvin Willoughby entregó un ejemplar de su libro a la profesora Arelys Fernández, de la Biblioteca General.<br>Amer Otero / Taller de Estudiantes Prensa RUM
  • Desde la izquierda, los doctores Christopher Papadopoulos, Kelvin Willoughby, William Frey y Marcel Castro. <br>Suministrada
La actividad contó con una nutrida participación de estudiantes de diferentes facultades. <br>Amer Otero / Taller de Estudiantes Prensa RUMDesde la izquierda, los doctores Papadopoulos y Castro, dos de los organizadores del evento.<br>Amer Otero / Taller de Estudiantes Prensa RUMKelvin Willoughby entregó un ejemplar de su libro a la profesora Arelys Fernández, de la Biblioteca General.<br>Amer Otero / Taller de Estudiantes Prensa RUMDesde la izquierda, los doctores Christopher Papadopoulos, Kelvin Willoughby, William Frey y Marcel Castro. <br>Suministrada

SOURCE: http://www.uprm.edu/portada/article.php?id=2323