portico
Skip Navigation

Al rescate del periodismo

Por Wilfredo J. Burgos Matos (wilfredo.burgos@upr.edu)
Taller de Estudiantes PRENSA RUM

viernes, 9 de noviembre de 2012

El siglo XXI llegó con una nueva idea,
las audiencias tienen la palabra, son el sentido,
producen sus mensajes, construyen la comunidad.
La mediática masiva pierde su privilegio y su dominio.
Y lo que se viene es romper la pantalla, escribirla de nuevo
en oralidad digital: para comprender y explicar
las nuevas plataformas hay que vivirlas,
intervenirlas, atravesarlas.


Omar Rincón

La revolución tecnológica transformó el ejercicio del periodismo cuando, casi de imprevisto, la comunicación en masa se convirtió en un asunto de inmediatez. En ese camino de ajuste a los nuevos tiempos, un elemento de extrema delicadeza cambió por completo: el lado humano del comunicador.

Para reflexionar sobre ello, el Centro de Redacción en Español (CRE) y sus Talleres de Redacción Periodística, convocaron al Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) al doctor Mario Roche, catedrático asociado de la Escuela de Comunicación Pública del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPR), quien ofreció la charla DJ’s de la información: el papel del periodista en los tiempos hipermodernos, el pasado mes de octubre.

El especialista conversó sobre los traspiés que enfrentan los medios partiendo de la premisa planteada de que, más allá de ser un intérprete de la realidad, el informador debe ser capaz de posicionarse entre los suyos para comprender el impacto de unos sucesos determinados, hecho que expone el teórico polaco Ryszard Kapuscinski en Los cinco sentidos del periodista. Además, ofreció ciertas recomendaciones que, al vislumbrarse estratégicamente, podrían redirigir los rumbos de esta disciplina en el mundo, pero específicamente en Puerto Rico.

“Hay que superar, por ejemplo, un cierto provincialismo; ese entendimiento de que somos el ombligo del planeta. Si uno amplía la mirada y ayuda al público a que lo haga, se va a dar cuenta que el modo en que se manejan los contenidos periodísticos en la Isla puede mejorar en muchos aspectos, en términos del enfoque y la información”, indicó.

Asimismo, añadió que el problema ronda en que la trivialización de la noticia no afecta únicamente al País, sino que impacta en otros lugares.

“En el caso nuestro, lo que yo siempre planteo es que es importantísimo entender que se puede tener un componente, que tiene que ver con el sentido lúdico del entretenimiento de lo que produce un medio de comunicación, así como un elemento de responsabilidad social con la que se tiene que cumplir. Si uno no tiene esos equilibrios, entonces se corre el peligro de volverse poco relevante para la ciudadanía”, dijo el también actor y entrevistador de la serie Los Imprescindibles del rotativo El Nuevo Día.

Este arguyó sobre la necesidad de reivindicar el rol de esta profesión y darse cuenta de qué es lo que los lectores quieren, para así recuperar el prestigio y la credibilidad que tuvo en antaño.

El doctor Roche también comentó acerca de los esfuerzos que se realizan con el fin de conseguir perfiles aptos de cronistas de la información, ya que no basta con el dominio de ciertas aptitudes para formar profesionales adecuados para este campo.

“Yo entiendo que es bien importante seguir fomentando el manejo de unas destrezas, pero sobre todo la capacidad intelectual de los alumnos, el desarrollo de un bagaje cultural que les permita a ellos hacer ese ejercicio de interpretación y de jerarquización, que faculte a la ciudadanía para entender lo que es importante de lo que no lo es. En esta saturación informativa, nosotros tenemos que ayudar al público a interpretar esa realidad y a determinar qué es lo que merece ser atendido y consumido”, acotó.

Precisamente, es en ese abarrotamiento de contenidos en el que los profesionales de esta área deben enfilar su selectividad y poner en juego la capacidad que menciona el catedrático. Es así como, a su juicio, se convierten en DJ’s que, en la búsqueda de una apreciación acertada de la verdad, se nutren de la perspectiva cívica, para así coexistir con la comunidad de la que también forman parte y en la que se suman nuevos entes informativos.

“El periodismo ciudadano es importante en tanto y en cuanto ayude a brindar atención a unos asuntos que quizás un periodista no tendría la oportunidad de acceder. Yo creo que aquí todavía tenemos mucho que hacer como en otros países para aprovechar al máximo esa participación comunitaria. Se busca que ayuden a construir argumentos para contar historias con gente de carne y hueso. Cada día se hace más desde las oficinas y se sale menos a la calle. Hay que salir, sudar e interactuar con las personas y ver cómo piensan, cómo sienten”, manifestó.

La evolución de esta disciplina, además, debe radicar en la promoción de unos parámetros éticos fundamentales, según aseguró, pues el periodista, antes de ejercer su profesión, es humano, y, en la medida que pueda desplegar una visión valorativa de la esencia de la solidaridad con quienes lo rodean, podrá comprender y descifrar de una manera más efectiva cada hecho que impacte a la humanidad.

Como bien advirtió Roche, "hay periodistas que son frustrados policías, directores de agencia y juzgadores", quienes, "desde su inmensa frustración, sentencian", convirtiendo su afán "en el peor periodismo".

El desafío reside en erradicar este fiasco para, definitivamente, reconstruir la responsabilidad social que debe definir a los informadores. Así las cosas, será posible "recuperar el sentido heroico de este trabajo, ese sentido reivindicativo y de apoyo a la ciudadanía y la sociedad en que se vive y se labora", concluyó.

 


  • El doctor Mario Roche conversó sobre los retos de los medios de comunicación y ofreció recomendaciones para redirigir los rumbos del periodismo en Puerto Rico.<br>Suministrada

SOURCE: http://www.uprm.edu/portada/article.php?id=2377