portico
Skip Navigation

Aflora la sensibilidad colegial

Por Idem Osorio De Jesús (idem.osorio@upr.edu)
PRENSA RUM

viernes, 21 de diciembre de 2012

La afabilidad, la compasión, la humanidad y el compromiso de servir y ayudar al prójimo son tangibles, no se dicen con palabras; se demuestran con actos. Dos entidades afiliadas al Recinto Universitario de Mayagüez (RUM), lo vivieron a plenitud durante esta época navideña en la que desbordaron esos valores en la inocencia de la niñez y en la sabiduría de los ancianos.

Se trató de la Asociación de Estudiantes de Enfermería (AEE), portadores de una parranda a los pacientes del Hospital San Antonio, y a la Tropa 39 de los Niños Escuchas del Colegio, quienes junto al Crew 39, de jóvenes entre 13 y 21 años, y algunos miembros de la Fraternidad de servicio Alpha Phi Omega encendieron con su música al Hogar San José.

Alegran a los niños

La sensibilidad es un requisito indispensable para los profesionales de la salud; es el componente que, unido a sus conocimientos, les permite contribuir, de manera humana y compasiva, a devolver la salud de sus pacientes. Ese pensamiento es el que ha motivado a los integrantes de la AEE a llevar una parranda con música, regalos y alegría a los pacientes del hospital mayagüezano especializado en el cuidado Materno Infantil Quirúrgico y Pediátrico.

Precisamente, es por el significado especial que tienen estas festividades para los más pequeños, que los jóvenes colegiales se han dado a la tarea de realizar esta ofrenda por tercer año consecutivo. El grupo recorrió las diferentes salas del Hospital donde no solo llevaron música y arrancaron sonrisas de los pacientes, sino que dieron ánimo a su personal administrativo.

"Siempre hay un entusiasmo de los estudiantes por hacer esta visita, especialmente a los pacientes de pediatría, a traer un poquito de felicidad a estos niños y compartir con los que están en el hospital y con los que necesitan cariño, además ellos se motivan, gozan, disfrutan cantan y traen su talento", precisó la profesora Gloribell Ortiz, instructora del Departamento de Enfermería.

La consejera de la AEE agregó que como parte del proceso, los alumnos adquieren los valores indispensables para su carrera, ya que "van a estar expuestos a trabajar con personas y si esa sensibilidad no está para el prójimo, para ayudar a cuidar y restablecer la salud de quien está enfermo, es difícil llevar a cabo nuestra profesión, así que eso tiene que estar presente en ellos".

De igual forma se expresó la presidenta de la organización, Esther M. Ríos, quien está convencida de que esa es la razón principal de esta actividad en la que, ataviados de rojo y con sombreros alusivos a la Navidad, repartieron globos de colores y obsequios a los protagonistas de la gesta.

"Es dar un poquito de lo que tenemos porque necesitan, están enfermos, y en una época como esta es bien difícil estar en esa camilla aunque estén mejorando. Nosotros vamos a trabajar con esta población y tenemos que crear humildad; sabemos que vamos a tener un empleo porque hay personas enfermas, pero eso no nos quita que ahora como estudiantes podamos darles ese ratito extra a esos pacientes", aseguró.

Para su compañero de Departamento, Kevin Ortiz, esa misión debe ser intrínseca a todos los ciudadanos, sin importar en el área que se desempeñen. "Para nosotros como futuros profesionales de la salud, más bien es nuestro trabajo porque a eso nos vamos a dedicar, pero pienso que llevar este mensaje de solidaridad y empatía es una labor de carácter humano", opinó el alumno de cuarto año.

Mientras, Roldán González, también estudiante de esa disciplina en el Colegio,  se centró en la relevancia que tiene hacer este tipo de actos en esta época.

"Es gratificante, en nuestra vida nosotros recibimos miles de bendiciones. Qué mejor manera en estos tiempos cuando las cosas están tan difíciles, hacer un aparte en nuestras vidas y venir a entregar amor y alegría a estas personas que están convaleciendo. Muchos de ellos llevan tiempos prolongados y pudiera ser que este sea el único encuentro cercano que tengan con lo que representa nuestra Navidad que es tiempo de amor, de gozo, del nacimiento de nuestro creador".

Un acto de solidaridad

Por su lado, un colectivo de jovencitos pertenecientes a la Tropa 39 y el Crew 39, así como la Alpha Phi Omega del Recinto, encaminó su tradicional parranda navideña al Hogar San José en Mayagüez, que alberga a decenas de personas de la tercera edad.

Carlos Díaz, scoutmaster de la Tropa 39 y consejero de la Fraternidad, relató que el esfuerzo inició desde el 1995, cuando se le ocurrió la idea de crear conciencia en la nueva generación sobre esa etapa que alcanzarán todos los seres humanos.

"Me di cuenta que mi deber es que los niños adquieran sensibilidad, y que aprendan a conversar sobre temas comunes como los ciclos de la vida. Una forma de prepararlos es celebrando la Navidad y poder llevarle a un grupo de ancianos un momento de alegría", reiteró el también fotógrafo de la Oficina de Prensa del RUM.

Según explicó Díaz, año tras año llevan su música a este Hogar porque muchas de las personas que viven allí han tenido vínculos muy cercanos al Colegio, así que es una manera de reciprocar lo que hicieron alguna vez por la institución. Los jóvenes, quienes tocaron sus instrumentos y ensayaron las canciones navideñas que obsequiaron, tuvieron la oportunidad de compartir y hasta bailar con los mayores.

El líder aseguró que ese apostolado cumple con una doble misión, pues por un lado los ancianos disfrutan y "sacan sonrisas en sus rostros llenos de arrugas", mientras que los integrantes de sus grupos se logran identificar con estas personas en su rol de abuelos y abuelas. "Es un momento extraordinario en la vida de los niños", puntualizó.


  • Los integrantes de la Asociación de Estudiantes de Enfermería llevaron una parranda a los pacientes y empleados del Hospital San Antonio.<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
  • Los colegiales, ataviados de rojo y con sombreros alusivos a la Navidad, repartieron globos de colores y obsequios a los pequeños pacientes.<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
  • Este es el tercer año que los estudiantes y profesores de Enfermería llevan una parranda al hospital.<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
  • Niños y jóvenes de la Tropa 39 y el <em>Crew</em> 39 de los Niños Escuchas, así como de la Fraternidad <em>Alpha Phi Omega</em> del Recinto, ofrecieron su tradicional parranda a los ancianos del  Hogar San José.<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
  • La visita al asilo cumple con una doble misión, pues lleva alegría a los ancianos, mientras los niños y jóvenes se identifican con estas personas en su rol de abuelos y abuelas.<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
  • El grupo realiza esta visita desde el 1995.<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
Los integrantes de la Asociación de Estudiantes de Enfermería llevaron una parranda a los pacientes y empleados del Hospital San Antonio.<br>Carlos Díaz/Prensa RUMLos colegiales, ataviados de rojo y con sombreros alusivos a la Navidad, repartieron globos de colores y obsequios a los pequeños pacientes.<br>Carlos Díaz/Prensa RUMEste es el tercer año que los estudiantes y profesores de Enfermería llevan una parranda al hospital.<br>Carlos Díaz/Prensa RUMNiños y jóvenes de la Tropa 39 y el <em>Crew</em> 39 de los Niños Escuchas, así como de la Fraternidad <em>Alpha Phi Omega</em> del Recinto, ofrecieron su tradicional parranda a los ancianos del  Hogar San José.<br>Carlos Díaz/Prensa RUMLa visita al asilo cumple con una doble misión, pues lleva alegría a los ancianos, mientras los niños y jóvenes se identifican con estas personas en su rol de abuelos y abuelas.<br>Carlos Díaz/Prensa RUMEl grupo realiza esta visita desde el 1995.<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
Title bar for videos

1


Video reportajes disponibles en:
Colegiales llevan alegría en la Navidad

SOURCE: http://www.uprm.edu/portada/article.php?id=2412