portico
Skip Navigation

Cuando se aprovechan los recursos

Por Idem Osorio De Jesús (idem.osorio@upr.edu)
PRENSA RUM

viernes, 1 de febrero de 2013

¿Quién podría imaginar que el diseño de una pequeña estufa portátil ayudaría a mejorar la salud de personas pobres y marginadas, a disminuir el daño ambiental y a utilizar los recursos disponibles de la comunidad promoviendo así la sustentabilidad? La ecuación es posible hace muchos años a través del esfuerzo del Aprovecho Research Center, una entidad sin fines de lucro que ha logrado contribuir en más de 60 países con esa misión y que visitó el Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) para hablar de su labor.

Su director de proyectos internacionales, Mike Hatfield, se dirigió a la comunidad colegial gracias a la coyuntura que propició el proyecto Graduate Research and Education for Appropriate Technology: Inspiring Direct Engagement and Agency (Great Idea) a cargo de los doctores Christopher Papadopoulos, William Frey y Marcel Castro. De hecho, esta conferencia es parte de un ciclo que comprende además el ofrecimiento de dos cursos en el Recinto sobre el tema de la Tecnología Apropiada.

"Cuando supimos más a fondo sobre esta organización, nos dimos cuenta de que sus ideales y objetivos eran cónsonos con los nuestros, en particular en lo que respecta a la idea de diseñar tecnología en conjunto con la comunidad. Por una feliz coincidencia, ya la entidad planificaba una visita a Puerto Rico como parte de su proyecto, por lo que decidimos ser sus anfitriones para que ofrecieran el seminario, la demostración, involucrar a nuestros estudiantes y facultad, y, eventualmente, esperanzados en lograr una colaboración", relató el doctor Papadopoulos.

El Anfiteatro del Edificio Stéfani sirvió de plataforma para que Hatfield ofreciera su charla a una amplia audiencia de estudiantes, en su mayoría del Colegio de Ingeniería. Previo a su exposición, el representante de la entidad explicó a Prensa RUM que se destacan por la investigación, el desarrollo y la diseminación de soluciones tecnológicas apropiadas. Específicamente, sus tareas incluyen: mejorar el diseño de las estufas, optimizar el protocolo de pruebas, y evaluar los equipos que utilizan alrededor del mundo, y que incluyen además sensores de calidad de aire.

"Nuestra misión es proveer mejores estufas a la gente que más lo necesita. Cerca de la mitad de la población mundial utiliza biomasa para cocinar, así que nuestro propósito es mejorar la salud y contribuir con el ambiente reduciendo la deforestación y el calentamiento global", explicó el experto, quien trabaja para Aprovecho hace 16 años.

Precisamente, el funcionario reveló que el nombre del Centro proviene de la palabra en español que significa sacar el máximo rendimiento a algo, porque tratan de utilizar los recursos humanos y naturales que tenga la comunidad disponibles para diseñar y construir las estufas. Relató que su origen surge del inicio de este esfuerzo a raíz de un terremoto ocurrido en Guatemala en 1976. El grupo tuvo que aprovechar lo poco que quedó para ofrecer ayuda humanitaria al país centroamericano. Desde entonces, agregó Hatfield, han logrado entregar estufas a alrededor de tres millones de personas en desventaja económica en la mayoría de los continentes.  

"Mi compromiso principal es visitar los países, que siempre cuentan con organizaciones no gubernamentales (NGOs) que están tratando, entre otras cosas, de construir mejores estufas por estos problemas de salud o ambientales. Así que mi función es trabajar con ellos en cuanto a principios de diseño, definiendo sus recursos locales y colaborando en conjunto con estas entidades y con las personas en las comunidades que van a utilizarlas para cocinar. Al final, creamos una estufa que es apropiada para ese lugar y población en específico", detalló el conferenciante.

Hatfield añadió que una parte importante del Centro está destinada a probar constantemente estos diseños para verificar y validar que de verdad funcionen. Para el equipo de trabajo, el problema de salud va muy atado al ambiental, ya que según sus estadísticas tres mil millones de personas queman madera, residuos de cosechas y estiércol para cocinar adentro de sus hogares, lo que no solo afecta el ambiente, sino que provoca una contaminación en el aire interior de las casas (Indoor Air Pollution) que causa alrededor de 1.6 millones de muertes al año. A estos datos se suman los de la Organización Mundial de la Salud, que señala este problema como la cuarta causa de mayor riesgo de enfermedades en países en desarrollo en especial entre niños y mujeres.

Según abundó Papadopoulos, hasta cierto punto es irónico, pues la mayoría de las personas piensa que quemar madera no es un proceso ecoamistoso. Esto se debe a que la manera en que se realiza no es la adecuada en términos de sustentabilidad. No obstante, los diseños de Aprovecho han comprobado ser limpios para el ambiente, más eficientes y viables.

Por su parte, Hatfield aseguró que la tecnología que producen es accesible en términos económicos porque es construida con materiales de calidad, pero de bajo costo. Sin embargo, siempre cobran por sus productos porque es importante que la comunidad valore la inversión por la que han pagado. Eso les da además un sentido de apoderamiento y pertenencia, opinó. Sin embargo, la entidad también opera con subsidios, apoyo a organizaciones independientes, colaboraciones con universidades, laboratorios, así como grupos civiles y gubernamentales.

En estos momentos, la agencia coordina un esfuerzo conjunto con la Global Alliance for Clean Cookstoves que se propone distribuir 100 millones de este tipo de estufas a gente necesitada para el año 2020. Asimismo, su visita a Puerto Rico tuvo un doble propósito, ya que quieren ampliar sus investigaciones aquí como parte de una dádiva que les otorgó el Departamento de Energía de Estados Unidos.

Una de sus metas institucionales, es el establecimiento de los Regional Testing and Knowledge Centers alrededor del mundo y la coyuntura geográfica y cultural que le ofrece la Isla es importante por su proximidad a países caribeños más necesitados de este tipo de tecnología como la República Dominicana y Haití, así como otras naciones latinoamericanas.

Aunque Hatfield obtuvo su grado universitario en Filosofía, desde que comenzó su trabajo como interno en Aprovecho entendió que había encontrado su verdadera pasión.

"Hace 16 años estaba buscando qué hacer en el mundo que me entusiasmara, que me mostrara un camino a seguir. Así que cuando ofrezco las charlas, una de las primeras cosas que digo es que si están en esa búsqueda de algo que los emocione para toda la vida, aparte de hacer un buen trabajo, que lo hagan. Tal vez los ingenieros son los mejores candidatos porque poseen las destrezas, pero no tienen que tener un adiestramiento formal, solo el deseo de aprender y servir", reiteró.

Por su parte, Papadopoulos coincidió al destacar que este ciclo de conferencias que han organizado, así como los cursos, pretenden no solo educar a los colegiales sobre este tipo de tecnología, sino ayudar a los estudiantes a encontrar una misión de vida.

"Esta charla en particular es un ejemplo de algo que simboliza tantas otras cosas que pueden hacer. Queremos que se den cuenta de que esto es accesible para ellos, aunque necesitan tener voluntad, ser creativos y tomar riesgos. Para ser honesto, si inviertes tu tiempo en un trabajo como este, estás tomando una decisión completamente fuera de lo tradicional. En esta etapa de sus carreras, no queremos ponerles barreras, sino expandir sus horizontes con oportunidades en las que tal vez quieran realizar investigación o colaborar. Luego, queda en sus conciencias si esa es la dirección hacia la cual quieren dirigir sus vidas", concluyó el catedrático colegial.

Para más información sobre esta organización o el proyecto en el Recinto, favor de visitar las siguientes páginas: http://www.aprovecho.org/lab/home y http://greatidea.uprm.edu/index.html

Foro Colegial TV-Aprovecho Research Center


  • Mike Hatfield, a la izquierda, muestra una de las estufas portátiles que diseña en <em>Aprovecho Research Center</em>. Le asiste en su charla, el doctor Christopher Papadopoulos.<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
  • El conferenciante presentó a la audiencia una muestra de las estufas que ayudan a mejorar la salud y a disminuir el daño ambiental.<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
  • Hatfield hizo una demostración en los predios del Edificio Stéfani.<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
  • El conferenciante involucró a los estudiantes para que aprendieran cómo funcionan las estufas.<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
  • Esta tecnología ha comprobado ser limpia para el ambiente, más eficiente y viable.<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
Mike Hatfield, a la izquierda, muestra una de las estufas portátiles que diseña en <em>Aprovecho Research Center</em>. Le asiste en su charla, el doctor Christopher Papadopoulos.<br>Carlos Díaz/Prensa RUMEl conferenciante presentó a la audiencia una muestra de las estufas que ayudan a mejorar la salud y a disminuir el daño ambiental.<br>Carlos Díaz/Prensa RUMHatfield hizo una demostración en los predios del Edificio Stéfani.<br>Carlos Díaz/Prensa RUMEl conferenciante involucró a los estudiantes para que aprendieran cómo funcionan las estufas.<br>Carlos Díaz/Prensa RUMEsta tecnología ha comprobado ser limpia para el ambiente, más eficiente y viable.<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
Title bar for videos

1


Video reportajes disponibles en:
RUM recibe visita de Aprovecho Research Center
RUM recibe visita de Aprovecho Research Center

SOURCE: http://www.uprm.edu/portada/article.php?id=2434