portico
Skip Navigation

De Mayagüez a Holanda

Por Idem Osorio De Jesús (idem.osorio@upr.edu)
PRENSA RUM

viernes, 8 de febrero de 2013

Impresionados e inspirados por su belleza geográfica, por su cultura, por su sistema económico, por su desarrollo e impecable organización y, más que nada, por considerarse la capital de la floricultura. Así se define un grupo de colegiales luego de su visita a Holanda, donde pudieron admirar la esplendidez del país y poner en práctica lo aprendido en el salón de clases.

Los privilegiados alumnos tomaron el curso Horticultura en zonas templadas, que se dicta en el Colegio de Ciencias Agrícolas del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM), y que ofreció la doctora María del Carmen Librán Salas durante el segundo semestre del pasado año académico. El esfuerzo finalizó con un viaje a la nación europea donde los 25 jóvenes, acompañados por otros dos profesores y una técnica de laboratorios, comprobaron por sí mismos las maravillas que estudiaron.

La catedrática del Departamento de Cultivos y Ciencias Agroambientales explicó que la idea surgió gracias a la sugerencia de un estudiante de su clase de Orquideología, en la que se utiliza a Holanda como ejemplo de uno de los mayores productores de flores a nivel mundial.

"Recordé que ese curso no estaba inactivo, pero no se dictaba y consulté con el director del Departamento y aceptó que lo ofreciéramos. Inmediatamente comenzamos con los preparativos. Yo había tenido la oportunidad de visitar ese país en 1997 como parte de un proyecto de investigación en la Academia y siempre soñé con llevar a mis estudiantes para que vieran los diferentes sistemas de producción que esta gente lleva a cabo, no tan solo de ornamentales, sino también vegetales y frutales", recordó la profesora.

Fue así como se organizaron para comenzar de inmediato en enero y culminar la travesía en mayo del año pasado, fecha en la que se celebran importantes festivales culturales en la región. Como parte del currículo, se asignó a cada discípulo un tema en particular sobre el país de manera que tuvieran tiempo de investigarlo y compartir sus hallazgos en la clase para beneficio de todos.

"Pudieron profundizar en aspectos como flora y fauna, gobierno, cultura, producción moderna de flores, de vegetales, parques nacionales, jardines botánicos y diferentes sistemas y compañías de cultivos hortícolas. Se prepararon todos esos meses y cuando fuimos allá vimos lo que habíamos estudiado. Sí hubo trabajo durante todo el semestre, inclusive tuvieron su examen final cuando regresaron del viaje", destacó Librán Salas.

Según contó la catedrática, la organización requirió de muchos esfuerzos y logística no solo para seleccionar la compañía que los transportaría desde suelo boricua, sino en la recaudación de los fondos para sufragar los boletos de avión y la estadía.

"Los estudiantes pagaron todo, además hicieron actividades desde ventas de flores, arreglos florales, almuerzos, meriendas. Fue un trabajo precioso en equipo en el que todos se esmeraron. Así que aunaron esfuerzos como una familia y tuvieron dinerito para poder tener los gastos necesarios, pero todos costearon sus viajes".

Nueve días de mayo fueron suficientes para que el colectivo se hechizara con los encantos de la nación, también conocida como los Países Bajos. Los colegiales disfrutaron de un itinerario que incluyó visitas a museos y viveros de producción, así como a la Universidad Wageningen donde presenciaron una finca orgánica y se pusieron al día sobre todas las investigaciones relacionadas que se realizan en ese centro docente.

"Fue una satisfacción de principio a fin, llevarlos y que ellos pudieran ver lo que aprenden aquí en muchas de nuestras clases; mirar los rostros de agrado al observar la robótica y la biotecnología introducida en la horticultura y que esta no es simplemente lo convencional, lo típico. Al final del día cuando visitábamos estos viveros o invernaderos de producción, decían: 'profesora esto es otro mundo'. Eso fue una de las cosas que más me llenó y saber que están dispuestos a implantar muchas de esas tecnologías que son modernísimas y todavía aquí no hemos podido establecer", precisó.

Para los estudiantes del curso, la vivencia no fue distinta a lo que relató su profesora, ya que se quedaron cortos en halagos para describirla. De hecho, el grupo llevó a cabo una presentación en una actividad que celebraron a finales del semestre pasado en el Anfiteatro del Edificio Piñero donde compartieron parte de la hazaña.

Emmanuel Matos, del Programa de Horticultura en Cultivos y Ciencias Agroambientales, fue uno de esos afortunados que agradeció a la educadora haberlos inspirado para formar parte de esta aventura. El alumno de quinto año se especializó, en su investigación, en la producción de hortalizas holandesas y, a pesar de haber encontrado lo adelantados que están en ese aspecto, no dejó de impresionarse cuando vio su funcionamiento allá.

"Lo más que me impactó fue el hecho de que este país tiene una organización increíble en cuanto a todas sus facetas de negocios y cómo la sociedad interactúa con la universidad, con todas las clases laborales, cómo de una forma bien organizada y planificada realizan un trabajo totalmente de excelencia e impactante para nosotros que no tenemos esas experiencias de ver ese desarrollo aquí en Puerto Rico", opinó Emmanuel, quien se siente ahora más inclinado a crear su empresa en el área de protección de cultivos.

De igual forma se expresó su compañera de Departamento, Coral Santiago, también en quinto año, cuyo tema giró en torno a los diferentes tipos de mercados. Sobre ese particular contó que le llamó la atención la diversidad cultural y el manejo de las ventas de productos holandeses desde los naturales y los alimentos, hasta misceláneos y enseres. También admiró su capacidad para reciclar y mantener todo en orden y limpio.

"Fue bien impactante. Durante la clase pudimos aprender muchas cosas y estábamos sorprendidos del sistema allá, pero cuando lo vi, dije 'wow nuestra profesión es bien valiosa y podemos echarla para adelante'. Algo que también nos resultó interesante fue ver cómo cada una de las disciplinas, por ejemplo la tecnología y las ciencias, se unen para maximizar todo. Me impactó la excelencia de todos sus procesos, servicios, alimentos, la calidad, realmente", aseguró la futura empresaria agrícola.

Por su parte, Ashley Rentas Rivera, de sexto año en Agricultura general, tuvo la encomienda de investigar sobre el centro de subasta más grande que tiene la nación y que se caracteriza por vender solamente mercancía de la más alta calidad.

"Los mayoristas están ubicados en una sala con computadoras y ven el producto pasar en unos carritos mecánicos. Ellos aprietan un botón y dicen 'esas son las flores que yo quiero o esos son los productos que necesita mi empresa' y rápidamente compraban, los ubicaban en unos carriles con sus números y el aeropuerto estaba al frente, así que no perdían tiempo; es trabajo continuo, nunca paraban su labor", detalló.

Ashley, quien también aspira a desarrollar su propio vivero en frutales, mencionó como atributos de la región el trabajo diario, la calidad de sus bienes, el trato cordial con los visitantes y su excelencia en todos los ámbitos.

Otro motivado a implantar aquí lo aprendido en Europa es Francisco García, de Agricultura general. Su impresión por la estructura gubernamental y por las rigurosas leyes que todos los ciudadanos respetan, fue el punto que más le agradó a este colegial de quinto año.

Francisco también señaló el orden en el tránsito y la prioridad que tienen los ciclistas y peatones sobre los autos que tanta contaminación causan, contrario a Puerto Rico que "está súperpoblado de carros".

"Es una clase que gracias a Dios tuvimos; una oportunidad que muchos quisieran tener de viajar a otros países, conocer la agricultura e implantarla en la Isla", reiteró el joven que quiere, precisamente, desarrollar su propia finca de sistemas de hidropónicos en Corozal y tal vez contar con la tecnología que observó en Holanda "para llegar al sistema que ellos tienen de producción que es excelente".


  • Un grupo de 25 estudiantes colegiales visitó Holanda como parte de su curso <em>Horticultura en zonas templadas.</em><br>Suministrada
  • Se seleccionó a Holanda por tratarse de uno de los mayores productores de flores a nivel mundial.<br>Suministrada
  • La doctora María del Carmen Librán Salas, catedrática del Colegio de Ciencias Agrícolas, dictó el curso y organizó el viaje junto a sus alumnos.  <br>Mariam Ludim Rosa Vélez/Prensa RUM
  • Los integrantes del curso investigaron distintos temas relacionados con los sistemas de producción, la geografía y cultura de la nación.<br>Suministrada
  • Como parte de su agenda, visitaron viveros de producción y fincas orgánicas, entre otras atracciones.<br>Suministrada
  • El grupo llevó a cabo una presentación en el Anfiteatro del Edificio Piñero donde compartieron parte de la hazaña.<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
Un grupo de 25 estudiantes colegiales visitó Holanda como parte de su curso <em>Horticultura en zonas templadas.</em><br>SuministradaSe seleccionó a Holanda por tratarse de uno de los mayores productores de flores a nivel mundial.<br>SuministradaLa doctora María del Carmen Librán Salas, catedrática del Colegio de Ciencias Agrícolas, dictó el curso y organizó el viaje junto a sus alumnos.  <br>Mariam Ludim Rosa Vélez/Prensa RUMLos integrantes del curso investigaron distintos temas relacionados con los sistemas de producción, la geografía y cultura de la nación.<br>SuministradaComo parte de su agenda, visitaron viveros de producción y fincas orgánicas, entre otras atracciones.<br>SuministradaEl grupo llevó a cabo una presentación en el Anfiteatro del Edificio Piñero donde compartieron parte de la hazaña.<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
Title bar for videos

1


Video reportajes disponibles en:
Del Recinto Universitario de Mayagüez a Holanda
Del Recinto Universitario de Mayagüez a Holanda

SOURCE: http://www.uprm.edu/portada/article.php?id=2443