portico
Skip Navigation

Un heroico encuentro con la vida

Por Mariam Ludim Rosa Vélez (mariamludim@uprm.edu)
PRENSA RUM

viernes, 3 de mayo de 2013

"Me siento bendecido dos veces, la razón obvia es que soy sobreviviente de cáncer; la otra razón por la cual me siento bendecido es porque, precisamente, me dio cáncer".

Con estas palabras, el doctor Andrés Calderón resumió su nueva perspectiva de la vida, esto luego de que a mediados del 2010 fuera diagnosticado con esta condición en el páncreas.

Tras un productivo tratamiento y una decisión certera de un cambio en su estilo de vida en sus hábitos alimentarios, ahora el catedrático de Ingeniería, comparte su testimonio y su renovado plan de vida.

Así lo hizo durante la emotiva Ceremonia de luminarias del emblemático evento del Relevo por la Vida. El profesor fue uno de los padrinos de la actividad organizada por la Sociedad Americana contra el Cáncer-Unidad Oeste.

Durante la noche del sábado, 27 de abril relató a los presentes, congregados en la pista sintética del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM), su experiencia con esta enfermedad y sus expectativas de una larga y productiva vida.

Sucede que, según indicó, su progenitor murió a los 91 años, precisamente a consecuencia de un cáncer prostático, diagnosticado ya en estado avanzado cuando su padre tenía 81. Su madre, actualmente tiene 99 años y "contando". De manera, que siempre pensó que sería longevo.

"Cuando me dio cáncer, me di cuenta que la ruta que yo llevaba de estilo de vida no me iba permitir llegar a los 100 años, que era la meta incompleta de mi viejo... Para mí, ha sido una bendición darme cuenta que como iba, no llegaba y como voy ahora, estoy seguro que lo voy a lograr", puntualizó al arrancar aplausos de la audiencia.

Ahora se siente "en la obligación de compartir", lo que ha aprendido durante la jornada, con todo aquel que le pregunta sobre su proceso de recuperación.

Y algunas de las lecciones, según mencionó, las obtuvo del libro Anticancer: a New Way of Life. El texto, que fue un obsequio de su hijo, ofrece múltiples recomendaciones para prevenir esta condición.

"En la misma portada del libro dice que todo el mundo, sano o enfermo, tiene las células de cáncer, es cuestión de que se inflamen o no, y que tanto el que ha padecido de la condición como el que no, puede contrarrestarlo o evitarlo. Allí, se presentan tablas de los alimentos que ayudan a evitar todo tipo de cáncer. Y el alimento número uno que está en todas las tablas es el ajo", enfatizó.

Ataviado con una polo violeta que complementaba con una simbólica capa, representativa del lema de este año del Relevo por la Vida: Tú eres mi héroe, el profesor agradeció a los organizadores del evento la oportunidad de compartir su testimonio.

Así también lo hizo la doctora Diana Rodríguez, catedrática de Educación Física y sobreviviente de linfoma en el abdomen.

Cuando la profesora fue a una cita rutinaria, su médico encontró su estómago muy duro a lo que ella replicó que pensaba que era normal, ya que toda su vida había sido atleta.

De todas formas, se hizo los estudios requeridos y se confirmó el diagnóstico.

"A mí me dijeron que tenía un linfoma abdominal, yo no sabía que era eso, tampoco lo busqué, porque yo decía: 'lo que tengo, yo no me veo con eso en el futuro'.  Posiblemente, en mi subconsciente sabía que era cáncer, pero tomé la actitud de esto no es conmigo", señaló la deportista que en sus años de estudiante colegial fue parte de los equipos de voleibol y lanzamiento de jabalina.

Según relató, en ese momento sus familiares le llamaban entristecidos y llorando, y ella les recordaba que se trataba de "algo temporero".

Fue así, que tomó sus quimioterapias, con la advertencia médica de que tendría que reposar por los efectos secundarios que usualmente provoca este tratamiento.

"El doctor me preguntó si yo quería dejar de dar clases y yo le dije que no, hice los arreglos para continuar con los cursos. También me indicaron que luego de los siete días de la quimio me tendría que acostar. Se los comuniqué a los compañeros en el Departamento y me prepararon un catre. Pero yo pensaba: 'yo no me veo acostada en un catre'. Así que nunca lo usé", relató.

El médico también le advirtió que luego de esa ronda de tratamientos no podría correr nuevamente.

"Nunca dejé de hacer mi actividad física diaria, así que caminaba. El doctor me dijo, seguramente no vuelves a joggear porque los residuos se quedan en las coyunturas y eso da dolor. Y precisamente, cuando llegaba a casa y me sentaba a corregir los exámenes y me volvía a parar estaba muy entumecida. Asustada por la situación yo dije: 'voy a eliminar esos residuos' y después de un tiempo me fui a la pista a correr. Hasta el día de hoy, doy 14 vueltas a la pista por los menos tres veces en semana", destacó.

"Le doy gracias a Dios porque en ese periodo hice una conexión con el Creador del cielo y la tierra, sabía cuáles eran las promesas y las tomé. Y le decía, 'yo sé que esto es temporero' y le daba gracias por la sanación".
Las historias de los doctores Rodríguez y Calderón fueron representativas de todos aquellos participantes del evento que, de una forma u otra, enfrentan esta enfermedad.

La séptima edición del Relevo por la Vida colegial inició, como de costumbre, con el tradicional desfile el pasado sábado, 27 de abril en la tarde. Encabezados por la Banda Colegial marcharon los 30 equipos, ataviados y con pancartas alusivas a los superhéroes. La lluvia no ahogó la voluntad de las cientos de personas que se dieron cita para mostrar su solidaridad.

Por 24 horas caminaron en la pista colegial en nombre de los que luchan y en memoria de los que pelearon la batalla.

"Esta actividad representa la oportunidad de ayudar a otros. Estamos poniendo nuestro granito de arena... Es algo muy lindo, importante y significativo. Cada padrino que nos presta sus historias nos hace crecer... Cada aportación que recaudamos es una ayuda para los pacientes y lo que necesitan para lidiar en el día a día de esta condición", dijo, por su parte, Carmen "Annie" Negrón, coordinadora de la actividad.

En esta ocasión, fue un equipo comunitario el que más se destacó en la recaudación de fondos. El colectivo denominado Les Amoureux de la Vie (los enamorados de la vida), liderado por María de los Ángeles Vélez, aportó $ 14, 238.

Mientras, el grupo más destacado del RUM fue el de Administración de Empresas (ADEM), dirigido por la profesora Gail Díaz de Goenaga, catedrática de Finanzas.

Los miembros de ADEM por la vida reunieron $ 7,122.00, por lo que lograron el premio al Mejor equipo de recaudación educativo.  Asimismo, obtuvo primer lugar en decoración de carpa y el tercero en comparsa.

El equipo de Vidacultores de Ciencias Agrícolas fue el segundo en recaudación en la categoría de institución educativa.

Por su parte, Juan Carlos Mejías, director de la Unidad Oeste de la Sociedad Americana del Cáncer agradeció a la Universidad la oportunidad de, por séptimo año consecutivo, efectuar el evento en suelo colegial.

"Una vez más el Recinto abre las puertas a la comunidad del Oeste para recibir el Relevo por la Vida que, precisamente, es una celebración de vida. Nos sentimos bien contentos porque los colegiales nos han recibido con el cariño de siempre. Este evento reconoce a los héroes, no tan solo a los pacientes, sino a los cuidadores que son fundamentales en la vida y la recuperación de estos", indicó.


  • La Banda Colegial encabezó el desfile del <em>Relevo por la Vida</em>, en su séptima edición en el RUM.<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
  • Como todos los años, también dijo presente la Tropa 39 del RUM que dirige Carlos Díaz, fotógrafo del Colegio.<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
  • Carmen (Annie) Negrón, en primer plano, coordinó los esfuerzos junto a su Comité Timón.<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
  • Los padrinos de este año fueron los doctores Diana Rodríguez y Andrés Calderón, profesores de Educación Física e Ingeniería, respectivamente.<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
  • Los equipos fueron ataviados con vestimentas alusivas al lema de este año: <em>Tú eres mi héroe</em>.<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
  • En esta ocasión, fue un equipo comunitario el que más se destacó en la recaudación de fondos. El colectivo denominado <em>Les Amoureux de la Vie</em> (los enamorados de la vida), liderado por María de los Ángeles Vélez, aportó $ 14, 238.<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
  • El equipo <em>ADEM por la vida</em> fue el más que recaudó en la categoría de entidades educativas.<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
La Banda Colegial encabezó el desfile del <em>Relevo por la Vida</em>, en su séptima edición en el RUM.<br>Carlos Díaz/Prensa RUMComo todos los años, también dijo presente la Tropa 39 del RUM que dirige Carlos Díaz, fotógrafo del Colegio.<br>Carlos Díaz/Prensa RUMCarmen (Annie) Negrón, en primer plano, coordinó los esfuerzos junto a su Comité Timón.<br>Carlos Díaz/Prensa RUMLos padrinos de este año fueron los doctores Diana Rodríguez y Andrés Calderón, profesores de Educación Física e Ingeniería, respectivamente.<br>Carlos Díaz/Prensa RUMLos equipos fueron ataviados con vestimentas alusivas al lema de este año: <em>Tú eres mi héroe</em>.<br>Carlos Díaz/Prensa RUMEn esta ocasión, fue un equipo comunitario el que más se destacó en la recaudación de fondos. El colectivo denominado <em>Les Amoureux de la Vie</em> (los enamorados de la vida), liderado por María de los Ángeles Vélez, aportó $ 14, 238.<br>Carlos Díaz/Prensa RUMEl equipo <em>ADEM por la vida</em> fue el más que recaudó en la categoría de entidades educativas.<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
Title bar for videos

1


Video reportajes disponibles en:
Celebran Relevo por la Vida 2013 en el RUM
Celebran Relevo por la Vida 2013 en el RUM

SOURCE: http://www.uprm.edu/portada/article.php?id=2530