portico
Skip Navigation

Un banquete de Estudios Hispánicos

Por Wilfredo J. Burgos Matos (wilfredo.burgos@upr.edu)
Taller de Estudiantes PRENSA RUM

viernes, 17 de mayo de 2013
Un reconocimiento a la creatividad de los colegiales, una oportunidad para compartir los últimos hallazgos literarios hechos por estudiantes, y otro espacio para honrar la lengua vernácula.
 
El Departamento de Estudios Hispánicos (ESHI) del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) fue el responsable de esta bonanza intelectual al celebrar un Certamen Literario, la Primera Conferencia Subgraduada de Literatura Latinoamericana: Mujer, Pensamiento y Escritura, y la tradicional Semana de la Lengua. 
 
Para la competencia literaria, se sometieron 19 relatos, 32 estudiantes compartieron sus poemas y 7 contribuyeron en la categoría de ensayo. 
 
“En momentos difíciles en que la Universidad de Puerto Rico manifiesta síntomas de malestar, que se traducen en una aparente falta de iniciativa del estudiantado y el profesorado, se abrió una puerta para que los alumnos del RUM divulgaran sus obras”, manifestó la doctora Leilani García Turull, miembro del Comité de Actividades Culturales del mencionado departamento, quien se encargó de convocar a los jueces que evaluarían cada propuesta. 
 
Agregó que los objetivos primordiales de este esfuerzo son convertir los cursos y centros de redacción colegiales en agentes culturales para toda la comunidad del recinto mayagüezano y entender que "la intención no es fomentar la competitividad, sino realizar actividades que contribuyan a crear un entorno más participativo”.
 
Uno de los ganadores del certamen fue Tomás E. Mercado Rivera, de ESHI y del Taller de estudiantes de Prensa RUM, quien recibió el primer premio en la categoría de relato. 
 
“El logro simboliza, más que felicidad, una motivación para seguir en el mundo de la literatura. Además, me provee la seguridad, que usualmente se pierde debido al miedo y el estigma social que se le atribuye a las artes, para escribir y tener la valentía de mostrarlo a los lectores”, dijo. 
 
Por su parte, Edwin Figueroa Acevedo, también del mencionado departamento, recibió dos condecoraciones: segundo premio en cuento y el puesto principal en poesía. El novel autor aprovechó para hacer una recomendación a sus pares, ya que entiende que la escritura no debe verse “como ocio elitista”. 
 
“Si tienen esa inquietud, no se sientan cohibidos por miedo a la crítica. Siempre recomiendo que busquen tres tipos de lectores: uno que escriba, otro que tenga conocimiento de las artes literarias y uno totalmente enajenado. Cada uno, probablemente, aportará al mejoramiento de sus escritos”. 
 
Sobre el particular también se expresó Omar Palermo Torres, estudiante graduado de ESHI, quien tuvo un rol por partida doble como juez en la categoría de poesía y tercer lugar en relato.
 
“Mi consejo es que escriban mucho y que lean a sus amigos lo que han escrito. Es una buena manera de mejorar y es la que uso hasta hoy. También los invito a que publiquen sus creaciones, pues de esa forma se dan a conocer en este mundo”, sostuvo. 
 
Al momento de preguntarle a los jóvenes sobre su proceso creativo, todos coincidieron que no otorgan un espacio preciso para ello, ya que la inspiración nace espontáneamente. Sin embargo, cada uno dentro de esos ingeniosos imprevistos, tiene sus elementos propios y originales. 
 
Tal es el caso de Gaddiel F. Ruiz Rivera, también del departamento anfitrión, quien recibió mención honorífica en poesía y el tercer puesto en la categoría de ensayo. 
 
“En mis trabajos poéticos busco la cohesión de las ideas muy a pesar de su aparente desconexión en imágenes. En cuanto a mis ensayos, pasa algo similar, pero le dedico más tiempo de edición intencionada que a mis poemas”, relató. 
 
Si desea conocer los demás ganadores, pulse aquí.
 
Haciendo justicia a la creación femenina
 
Este año, y por primera vez en la historia del Departamento de Estudios Hispánicos del RUM, se celebró la Primera Conferencia Subgraduada de Literatura Latinoamericana: Mujer, Pensamiento y Escritura, foro en el que los estudiantes del curso de Seminario de la doctora Jacqueline Girón Alvarado compartieron las investigaciones que realizaron durante un año. 
 
La docente compartió con Prensa RUM lo que la motivó a tomar las riendas de la clase que, en su plena esencia, le brinda la oportunidad a los alumnos hispanistas de demostrar los conocimientos que obtienen a través de su Bachillerato. 
 
“Hace muchos años, un excelente profesor me dio el Seminario. Aprendí mucho de literatura, pero nada del proceso de lectura, análisis y crítica seria de un texto en sus méritos hecho y pensado por mí misma. En mi desarrollo como profesional, creé conciencia de lo importante que era esa preparación independiente y, a la misma vez, asistida por un profesor a la hora de analizar los textos. Quise contribuir con mis experiencias en el desarrollo de buenos lectores, investigadores y comunicadores de significados y pasiones a través del estudio de las letras”, aseveró. 
 
Asimismo, algo que resulta indispensable resaltar de esta iniciativa es el enfoque que adquirió el taller investigativo, ya que los alumnos se enfrentaron a un selecto conjunto de obras escritas por mujeres. Con eso como marco, escogieron la que les hablara con “más contundencia y afinidad”. 
 
Por ejemplo, Mercado Rivera, además de contribuir con su creatividad en el Certamen Literario, participó del curso y optó por Dulce compañía, de Laura Restrepo. Con esta pieza cumbre de las letras colombianas, lidió con la creación de un mito que se relaciona con la aparición de un ángel en un pueblo pobre. 
 
Para el joven, la mayor importancia de este trabajo fue “investigar, porque se adquiere un compromiso intelectual con la sociedad. La redacción de una monografía, que se forja mediante el esfuerzo, es una oportunidad para tener una buena carta de presentación que demuestre tus habilidades y tu estilo. De la misma forma, cuando ves tu trabajo terminado, te sientes agradecido por todos los que te ayudaron en su creación, pero, sobre todo, orgulloso y satisfecho porque tu empeño dio resultado”. 
 
Lo mismo piensa el también creativo Figueroa Acevedo, quien tuvo la oportunidad de adentrarse en el mundo hispanoamericano. Su aportación, que tituló Hidromanía y Síndrome de Angelman en “El árbol” de María Luisa Bombal, giró en torno a “unos fenotipos conductuales que presenta la protagonista del cuento, que bien pueden calificarla como una paciente de la enfermedad que encierra el título. Además, se estudia el agua como elemento recurrente dentro de la narración, a la vez que se hace un acercamiento a teorías médicas, psicoanalíticas y semióticas”. 
 
Girón Alvarado, la principal guía y lectora de estos alumnos, considera que “los trabajos expuestos fueron excelentes. Los estudiantes se mostraron seguros de sí mismos, la comunidad universitaria se enriqueció con nuevas lecturas y planteamientos de diversos temas. Se lograron muchas metas porque fue un excelente grupo de jóvenes comprometidos con su educación y vocación”. 
 
Los demás participantes del grupo fueron: Zuleyka Morales Ramos, Coral Pérez Bermúdez, Elealé Rivera Carlos, Merlesh E. Segarra Ríos e Itza Valentín Millán. 
 
Hablemos sobre el bilingüismo
 
Este año, la Semana de la Lengua abrió paso a los estudios lingüísticos, específicamente al tema del bilingüismo, asunto que a diario genera debate en diversos medios del País. 
 
La primera conferencia, que se tituló La política de la desinformación como justificación para la imposición de un idioma, estuvo a cargo de la doctora Yolanda Rivera Castillo, catedrática del Departamento de Inglés del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico. 
 
Por otro lado, el profesor Baruch Vergara, del Departamento de Humanidades del RUM, tuvo a su cargo la exposición de afiches conmemorativos de las semanas dedicadas en años anteriores al vernáculo en el Colegio. 
 
Luego, al siguiente día, el conversatorio Bilingüismo y adquisición de lengua cerró con broche de oro los esfuerzos que, durante el año académico, ESHI organizó para aportar al desarrollo de la erudición colegial.

  • La doctora Leilani García Turull fue una de las organizadoras del Certamen Literario. <br>Wilfredo J. Burgos Matos/Taller de Estudiantes Prensa RUM
  • Desde la izquierda, los ganadores en la categoría de cuento: Alba A. Ríos Cortes, Omar Palermo Torres, Edwin E. Figueroa Acevedo, Tomás E. Mercado Rivera e Ingrid Millán Ruiz. <br>Wilfredo J. Burgos Matos/Taller de Estudiantes Prensa RUM
  • En el orden acostumbrado, los ganadores en poesía: Pedro Valentín De Jesús, Gaddiel Ruiz Rivera, Ingrid Millán Ruiz, Edwin Figueroa Acevedo y Yarelmi Iglesias. <br>Wilfredo J. Burgos Matos/Taller de Estudiantes Prensa RUM
  • Los ganadores de la categoría de ensayo fueron: Gaddiel Ruiz Rivera, Nivializ Toro, Keyla Ruiz Candelaria, Ana Portnoy Brimmer y Bárbara Báez Marín. <br>Wilfredo J. Burgos Matos/Taller de Estudiantes Prensa RUM
La doctora Leilani García Turull fue una de las organizadoras del Certamen Literario. <br>Wilfredo J. Burgos Matos/Taller de Estudiantes Prensa RUMDesde la izquierda, los ganadores en la categoría de cuento: Alba A. Ríos Cortes, Omar Palermo Torres, Edwin E. Figueroa Acevedo, Tomás E. Mercado Rivera e Ingrid Millán Ruiz. <br>Wilfredo J. Burgos Matos/Taller de Estudiantes Prensa RUMEn el orden acostumbrado, los ganadores en poesía: Pedro Valentín De Jesús, Gaddiel Ruiz Rivera, Ingrid Millán Ruiz, Edwin Figueroa Acevedo y Yarelmi Iglesias. <br>Wilfredo J. Burgos Matos/Taller de Estudiantes Prensa RUMLos ganadores de la categoría de ensayo fueron: Gaddiel Ruiz Rivera, Nivializ Toro, Keyla Ruiz Candelaria, Ana Portnoy Brimmer y Bárbara Báez Marín. <br>Wilfredo J. Burgos Matos/Taller de Estudiantes Prensa RUM

SOURCE: http://www.uprm.edu/portada/article.php?id=2548