portico
Skip Navigation

Un equipo de ensueño

Por Idem Osorio De Jesús (idem.osorio@upr.edu)
PRENSA RUM

jueves, 13 de junio de 2013

Una fiscal especializada en fraude y crimen organizado, una investigadora de la genética molecular humana, una contable en la firma neoyorquina Golden Sachs, dos ingenieros, uno eléctrico y otro mecánico en el programa rotacional de líderes de la empresa Amgen y tres doctoras en medicina, dos de ellas especializadas en Cardiología y Dermatología. Es un equipo de ensueño, integrado por ocho colegiales que dirigen sus próximos pasos hacia esas carreras brillantes y prometedoras.

Acaban de obtener el pase a esa nueva etapa los estudiantes que culminaron su bachillerato en el Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) y que lo lograron con una responsabilidad y un privilegio adicional: ser los merecedores del gran premio Luis Stefani Raffucci, por haber completado su grado con un índice de 4.00 puntos.

El reconocimiento se les hizo hoy, durante la nonagésima novena colación de grados del RUM a los dos alumnos del Colegio de Ingeniería; una de Administración de Empresas; y cinco de Artes y Ciencias. A las seis féminas y dos varones se les rindió un homenaje especial por haber mantenido un promedio perfecto a lo largo de su carrera subgraduada.

Los colegiales galardonados este año son:

Winedmarie Andújar Torres

El enriquecimiento que obtuvo a través de las relaciones humanas con sus compañeros de estudio y profesores fue una de las mayores lecciones de su paso por el Recinto. Así lo explicó Winedmarie, una lareña de 21 años que recién completó su bachillerato en el Departamento de Ciencias Sociales con concentración en Psicología.

Y es que esa infinidad de pensamientos la hizo madurar y "aprender a no ver las cosas en blanco y negro, y más bien, a tener una mente abierta a diversas opiniones y preferencias".

Ahora, se visualiza como una joven independiente y segura de alcanzar sus metas, un cambio que no solo atribuye a su esfuerzo, sino que experimentó en su travesía por la institución que le dotó de herramientas profesionales invaluables.

Su próximo paso es realizar estudios graduados en la Escuela de Derecho del Recinto de Río Piedras de la Universidad de Puerto Rico (UPR), con el propósito de obtener un Juris Doctor.

"En mí está el deseo de llegar a ser fiscal federal y especializarme en áreas como el fraude, el terrorismo, el crimen organizado, la lucha contra las drogas y los delitos económicos, pero solo Dios sabe si esa es mi verdadera misión. No obstante, lo más que me importa es poder aportar mi granito de arena y que la justicia prevalezca", aseguró la futura abogada que se siente feliz y complacida de recibir el premio, una meta que se propuso desde que entró al Colegio.

Winedmarie también recibió la distinción de Estudiante de mayor índice académico del Colegio de Artes y Ciencias, y el premio Salvador Brau que recibe el mejor estudiante del Departamento de Ciencias Sociales.

Keyla Marie Badillo Rivera

Un balance entre lo académico y lo extracurricular fue la base idónea para que su vivencia universitaria fuera lo más memorable posible. Keyla Marie hizo todo lo que estuvo a su alcance para disfrutarlo de esa manera, incluso estudiar en grupo para sacar el máximo provecho a sus compañeros y, de paso, disminuir un poco el estrés.

La recién graduada del Departamento de Biotecnología Industrial trabajó como tutora en el Centro de Redacción de Inglés, y luego entró al programa MARC (Minority Access To Research Careers) en el que comenzó a realizar investigación en Microbiología bajo la tutela del profesor Rafael Montalvo. Esa oportunidad le permitió adquirir experiencia en el campo por los pasados dos veranos en las universidades de Michigan y Harvard, cuyos trabajos presentó en la conferencia de la Convención Anual de Investigación Biomédica (ABRCMS) de 2011 y 2012.

La riopedrense también integró la sororidad Sigma Delta Nu, que le dio la plataforma para llenar su calendario de eventos sociales, comunitarios y benéficos, ayudándola al mismo tiempo a desarrollar su liderazgo. Además, entre clase y clase hubo espacio para confraternizar y para dedicarse a uno de sus pasatiempos favoritos: tomar clases de salsa.

"Nunca dejé pasar la oportunidad de hacer algo que quería, supe acomodar los estudios con otras actividades. Además, aprendí la importancia de establecer una red de amistades y conocidos, y que por más ocupado que uno esté, siempre hay tiempo de tenderle la mano a un amigo. Cualquiera puede ser el más inteligente o exitoso, pero sin el lado humano nunca serás una persona completa", reiteró.

La colegial de 22 años comenzará en septiembre su doctorado en Genética en la Universidad de Stanford en California, con planes futuros de continuar en el campo de la investigación en genética molecular humana.

"El sentimiento de haber logrado lo que nunca creí posible es algo grande y difícil de describir. Yo diría que además de orgullo es mayormente un eterno agradecimiento a todos aquellos que creyeron en mí y a todos los que me ayudaron a alcanzar esto. Le doy muchísimas gracias a Dios por habérmelos puesto en el camino y haberme dado el conocimiento para tomar las decisiones correctas que me llevaron a este logro".

Keyla fue una de las homenajedas como Estudiante de mayor índice académico del Colegio de Artes y Ciencias y obtuvo el premio Barbara McClintock como mejor estudiante del Departamento de Biotecnología Industrial.

Sarah M. Benito Figueroa

Como un crecimiento intelectual y personal es la manera para resumir su carrera universitaria, según relató Sarah, quien acaba de culminar sus estudios subgraduados en Biología. El cúmulo de vivencias durante los cuatro años que el Recinto la acogió, incluyó desde aprendizaje de los cursos que tomó, de sus profesores y de sus pares, hasta varias actividades académicas y humanitarias en las que se involucró. 

"Cuando realicé una investigación de verano en el Laboratorio de Genómica Marina del doctor Nikolaos Schizas, pude aplicar el conocimiento adquirido en mis cursos y conocer la dinámica de un ambiente profesional. Además, participé en actividades benéficas, como visitas a albergues de animales, que me crearon conciencia sobre la importancia de estar activo en la comunidad", relató.

La mayagüezana de 20 años iniciará en agosto sus estudios en Medicina en el Recinto de Ciencias Médicas de la UPR, con miras a especializarse en Cardiología.

"Recibir el Premio Stefani Raffucci es un honor; representa el esfuerzo y la dedicación que he tenido durante mi bachillerato. Hubo un momento en que pensé que no iba a poder mantener mi promedio pero, con la ayuda de mi familia y mis amigos cercanos, pude lograrlo".

De igual forma, Sarah fue una de las homenajeadas como Estudiante de mayor índice académico del Colegio de Artes y Ciencias.

Camelia Alexandra López Cestero

Si algo aprendió en su trayecto en la Universidad, es que para alcanzar un objetivo, sea cual sea, son indispensables la disciplina y el esfuerzo. Desde las clases retantes que tomó, hasta llevar una vida más independiente lejos de su familia y conocer compañeros de todos los puntos de la Isla fueron motores que la impulsaron a "pensar más allá" y convertirse en una joven más segura y extrovertida.

"La experiencia en el Colegio me ayudó a crecer como ser humano y profesional en el sentido de que aprendí que realmente si uno quiere lograr algo hay que luchar y fajarse porque nada viene fácil", expresó la bayamonesa, quien obtuvo su grado en Contabilidad del Colegio de Administración de Empresas.

El valor de la amistad que cosechó en Mayagüez, así como la madurez que le dio esta etapa en su formación, son tesoros invaluables para esta joven de 22 años que se apresta a trabajar próximamente en Nueva York con la compañía Goldman Sachs en la división de Financial Reporting.

Sobre la distinción de recibir el premio, aseguró sentirse "extremadamente orgullosa, pues es el fruto de todos mis esfuerzos durante mis años en el Colegio".

Camelia resultó además la Estudiante de mayor índice académico del Colegio de Administración de Empresas y recibió el premio como mejor alumna de su Departamento de Contabilidad.

Zareily Cristal Pacheco Rivera

Creer en sí misma. Ese ha sido uno los principios que ha guiado a Zareily, desde que cumplió uno de sus primeros sueños al ser admitida al recinto mayagüezano de la UPR. Cuatro años después no solo consiguió graduarse, sino que lo hizo con las más alta distinción del Premio Stefani Raffucci. Todo, porque creyó en ella.

Su bachillerato en Ciencias de la Enfermería la engrandeció académicamente y, sobre todo, la ayudó a confirmar su verdadera vocación: ser una profesional de la salud. Así lo relató Zareily, una ponceña radicada en Cabo Rojo, quien originalmente entró al Colegio por el Departamento de Biología, pero que muy pronto descubrió que su lugar era otro.

"Pude crecer como ser humano, al reconocer que somos seres holísticos y que hay que ver a las personas desde todos los aspectos. Me siento ahora más preparada y capaz de ejercer la profesión que elija", contó, al tiempo que aseguró haber desarrollado liderazgo, empatía, compañerismo y carácter.

A sus 22 años, se embarca literalmente hacia una nueva ruta fuera del País para iniciar estudios en Medicina en la República Dominicana. Sus planes incluyen terminar el doctorado y luego realizar una especialidad. No obstante, Zareily no pierde la esperanza en un futuro de poder dedicarse a otra de sus pasiones, la docencia.

"Me siento muy orgullosa y muy agradecida con todas aquellas personas que siempre me dieron su apoyo. Reconocer el esfuerzo que realiza el estudiantado es una gran motivación para seguir hacia adelante", reveló sobre su distinción.

Zareily fue una de las Estudiantes de mayor índice académico del Colegio de Artes y Ciencias y obtuvo el premio Paulina R. Dávila que se otorga al mejor alumno del Departamento de Enfermería.


Maritsally Santiago Chaparro

Equipada con las mejores herramientas académicas. De esa manera se describe esta aguadeña que acaba de culminar su bachillerato en Biología. Y es que tras conseguir su sueño de estudiar en el Recinto, ahora comprende que vale la pena el reto que impone ser una colegial.

"Cuando entras al mundo real ya te encuentras tan preparado que eres capaz de ser exitoso en cualquier situación. Entré siendo una niña y ahora salgo de aquí convertida en toda una profesional. Aquí me brindaron lo necesario para el futuro", aseveró.

Maritsally integró a su ajetreado itinerario experiencia en internados, simposios y talleres, lo que la ayudó a expandir sus perspectivas y a madurar. Este capítulo de su vida, como ella misma describe, se enriqueció de igual forma con las amistades que hizo de todos los puntos de la Isla con quienes aprendió la diversidad cultural que tiene el País y engrandeció su amor patrio.

Con una mezcla de orgullo y nostalgia, comienza a sus 22 años, estudios en la Escuela de Medicina San Juan Bautista en Caguas, y luego aspira a especializarse en Dermatología. Cuando pasa revista de cómo llegó hasta este paso, se emociona por las largas horas, días, semanas y años de dedicación.

"Al recibir el premio siento que se me está reconociendo por mis sacrificios y mi empeño. Es el fruto de todo lo que estuve cosechando. Al culminar cada semestre y recibir las calificaciones de mis clases veía más y más cerca este momento; hoy, puedo decir lo logré. El crédito no es solo mío, sino también, se lo debo al apoyo incondicional de mis padres, familia, novio y amistades que siempre creyeron en mí".

Maritsally consiguió imponerse como una de las Estudiantes de mayor índice académico del Colegio de Artes y Ciencias.

Ricardo Javier Torres Rodríguez

Retribuir a su País con su talento y conocimiento es una meta que está muy próximo a cumplir este recién egresado de Ingeniería Mecánica, quien está convencido de que una de sus vocaciones es guiar a las generaciones que le siguen. Lo sabe aún a sus 23 años, porque antes de llegar al añorado Colegio, aspiraba a convertirse en "la persona que inventa o hace realidad sus ideas. Ahora me visualizo como el adulto que puedo contribuir a que los jóvenes trabajen en conjunto para que hagan realidad no solamente sus ideas sino sus sueños".

Las destrezas profesionales que adquirió en su estancia en el RUM, unidas al universo de personas que conoció, conforman sus instantes más memorables.

"Esta experiencia educativa refinó aún más los valores inculcados por mis padres. Cada sacrificio que ellos hacían por mí era un paso más cerca de lograr mi meta. Esto me hizo crecer como ser humano y aprovechar las oportunidades que se presentan. A nivel social, tuve la dicha de conocer excelentes compañeros y profesores durante esta aventura. Me siento muy agradecido porque cada uno de ellos forma parte de mi vida y yo de la de ellos", reiteró el joven de Villalba.

En aproximadamente un mes, Ricardo se une al equipo laboral de la compañía Amgen Manufacture Limited (AML) en Juncos, donde fue seleccionado para ser parte de un programa rotacional que tiene como meta formar futuros líderes en la empresa. Más adelante, aspecta realizar una maestría en Administración de Empresas que le proporcione mayor versatilidad en el campo.

"Primero, doy gracias a Dios por permitirme lograr uno de mis sueños que era graduarme del Colegio de Mayagüez. Segundo, me siento muy agradecido por el esfuerzo de cada uno de los que contribuyeron a ello. Por último, creo que el premio es algo grandioso que voy aceptar con humildad, pero lo más importante es la riqueza en conocimiento y experiencias que me llevo conmigo".

Ricardo recibió el premio de Estudiante de mayor índice académico de la Facultad de Ingeniería y el premio Esteban Terrats como el mejor alumno del Departamento de Ingeniería Mecánica.

Josué A. Rodríguez Cordero

Honrado con el máximo galardón Stefani Raffucci, Josué es recipiente igualmente del reconocimiento como Estudiante de mayor índice académico de la Facultad de Ingeniería y con el Premio Simon Ohm, que otorga el Departamento de Ingeniería Eléctrica a su mejor alumno. Comenzará en agosto estudios en Medicina en el Recinto de Ciencias Médicas de la UPR.


  • Winedmarie Andújar Torres<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
  • Sarah M. Benito Figueroa<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
  • Zareily Cristal Pacheco Rivera<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
  • Maritsally Santiago Chaparro<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
  • Ricardo Javier Torres Rodríguez<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
  • Camelia Alexandra López Cestero<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
  • Keyla Marie Badillo Rivera<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
  • Josué A. Rodríguez Cordero<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
  • Los premiados con el Stefani Raffucci de los Colegios de Ingeniería y Administración de Empresas. Desde la izquierda, Ricardo Torres, Josué Rodríguez y Camelia López.<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
Winedmarie Andújar Torres<br>Carlos Díaz/Prensa RUMSarah M. Benito Figueroa<br>Carlos Díaz/Prensa RUMZareily Cristal Pacheco Rivera<br>Carlos Díaz/Prensa RUMMaritsally Santiago Chaparro<br>Carlos Díaz/Prensa RUMRicardo Javier Torres Rodríguez<br>Carlos Díaz/Prensa RUMCamelia Alexandra López Cestero<br>Carlos Díaz/Prensa RUMKeyla Marie Badillo Rivera<br>Carlos Díaz/Prensa RUMJosué A. Rodríguez Cordero<br>Carlos Díaz/Prensa RUMLos premiados con el Stefani Raffucci de los Colegios de Ingeniería y Administración de Empresas. Desde la izquierda, Ricardo Torres, Josué Rodríguez y Camelia López.<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
Title bar for videos

1


Video reportajes disponibles en:
Reciben premio Luis Stefani Raffucci
Reciben premio Luis Stefani Raffucci

SOURCE: http://www.uprm.edu/portada/article.php?id=2572