portico
Skip Navigation

Entre máscaras y palabras

Por Rebecca Carrero Figueroa (rebecca.carrero@upr.edu)
PRENSA RUM

viernes, 28 de junio de 2013

La tercera edición del campamento para estudiantes que realiza el MayaWest Writing Project (MWWP) vuelve a demostrar que los jóvenes pueden conectarse con el escritor que vive dentro de ellos para generar textos que recojan cada una de sus experiencias. Así lo manifestaron las doctoras Nancy V. Vicente y Maribel Acosta Lugo, directoras de la iniciativa con sede en el Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) de la Universidad de Puerto Rico (UPR).

El proyecto, una gestión que existe desde el 2008 gracias a una propuesta que sometió la doctora Ellen Pratt del Departamento de Inglés del RUM, atiende tanto a los alumnos como a los educadores de todos los niveles y disciplinas de enseñanza. El mismo está afiliado al National Writing Project, una organización federal enfocada en mejorar las destrezas de escritura como un medio para facilitar el aprendizaje a todos los niveles.

"Hasta el momento, somos el único proyecto bilingüe establecido en la Isla, de los 200 sites que hay en los Estados Unidos", indicó la doctora Vicente, catedrática auxiliar del Departamento de Inglés del RUM.

Por su parte, la doctora Acosta, del Departamento de Estudios Hispánicos del Recinto, enfatizó que el objetivo de estas actividades consiste en desarrollar las destrezas de escritura y lectura, en Español, en Inglés y en todas las materias.

En el caso de los maestros, estos participan en talleres que atienden las necesidades educativas que les han manifestado a los coordinadores del MWWP. Aunque durante el año asisten a esfuerzos por separado, un taller de máscaras fue el escenario para que tanto educadores como discípulos coincidieran y lograran vincular el arte al proceso de plasmar sus ideas y sentimientos por escrito.

"El doctor Lowell Fiet, de la UPR en Río Piedras, vino a visitarnos y ofreció el adiestramiento para el primer campamento de jóvenes escritores y, de verdad que, fue un éxito tan rotundo que ahora que estamos corriendo el Instituto de verano del proyecto junto con el campamento de los jóvenes, decidimos unir las dos experiencias para que luego escriban sus textos", comentó Vicente.

Con ella coincidió Zenaida Sanjurjo Rodríguez, facilitadora del Instituto del MWWP, quien ha estado a cargo del ejercicio artístico desde hace dos años junto con el doctor Fiet.

"Incorporamos el taller con la escritura porque siempre está la cuestión de que la máscara esconde algo y lo que hacemos es que analizamos qué fue lo que les motivó a crearla, qué colores utilizan y lo que están haciendo con ella, para luego escribir algún texto de algo que es manual. Tiende a ser bien divertido, lo gozan tanto los maestros como los estudiantes", detalló.

De esta manera, echaron mano de los materiales que incluían pedazos de cartón de distintas formas y tamaños, así como diversos colores que desataron la imaginación de estos escritores que dieron rienda suelta a su creatividad.

Según se informó, fueron 19 alumnos de los grados séptimo a duodécimo que provenían de distintas escuelas del área oeste. Además, como requisito debían demostrar su interés por la escritura con el fin de adquirir algunas herramientas que les permitan vivir una experiencia diferente y cumplir con el objetivo de la iniciativa.

Para Raúl Estrada Sanjurjo, quien cursa el noveno grado en la Academia San Sebastián Mártir de San Sebastián, el campamento de verano representó una aventura personal.

"Este taller me ha dado la oportunidad de abrirme, de expresarme más fácil, de hacer nuevas amistades, de tener seguridad en mí mismo... Ha sido algo que nunca voy a olvidar, marcó mi corazón y ahora puedo usar estas herramientas para mi futuro", afirmó.

El joven está confiado en que podrá aplicar las técnicas que adquirió en sus estudios universitarios.

"Aprendí a expresarme a través de las palabras, saber que mi palabra vale, que hay gente que quiere escuchar lo que quiero decir y que hay gente que quiere saber de mí", aseguró.

De la misma manera, Beatrice E. Carrero Guerra, del undécimo grado en la Escuela Superior Inés María Mendoza, de Cabo Rojo, manifestó que lo más que le impactó del campamento fue visualizar la escritura como un medio para desahogarse.

"Uno no escribe por escribir, uno escribe porque lo siente, tiene el sentimiento y uno desea expresarlo, y a veces, hablando con las personas no puedes, pues lo escribes", comentó.

Beatrice compartió con Prensa RUM que siempre le había gustado redactar y tras haber residido un tiempo fuera de Puerto Rico, al regresar a la Isla, deseaba seguir cultivando sus conocimientos en Inglés. Agregó que por inclinarse más hacia las Matemáticas, visualiza la escritura como un proceso más personal.


La escritura y los maestros

El quinto Instituto de verano para maestros es otro de los componentes que se añade al MayaWest Writing Project. Este se enfoca en que los educadores cuenten con estrategias para enseñar la escritura en el salón de clases, por lo que les ofrecen herramientas que les permitan preparar sus lecciones.

"Nosotros pensamos que un maestro en cualquier materia es un educador de la lengua en la que enseña, así que buscamos que ellos, no solamente mejoren sus destrezas, especialmente de redacción, sino que se las puedan transmitir a los estudiantes", sostuvo la doctora Acosta.

Durante el Instituto, se promueve que los educadores realicen demostraciones de cómo aplican la escritura en su quehacer diario.

"Los maestros nos dicen: 'tenemos una serie de problemas en el área de redacción, específicamente de ensayo', por ejemplo, y entonces les preparamos un taller de acuerdo a esa necesidad y enfocado en las distintas materias, ya sea, en Matemáticas, Ciencias, Historia, Español o Inglés... en lo que ellos necesiten", reveló Acosta.

Para fortalecer lo aprendido, una vez finaliza el Instituto, tienen la posibilidad de reunirse durante los sábados para darle continuidad al proyecto.

Esta edición del MayaWest Writing Project incluyó a 21 educadores. 


  • El <em>MayaWest Writing Project</em> atiende tanto a los alumnos como a los educadores de todos los niveles y disciplinas de enseñanza con el propósito de mejorar las destrezas de escritura. <br>Carlos Díaz / Prensa RUM
  • Un taller de máscaras fue el escenario para que tanto educadores como discípulos coincidieran y lograran vincular el arte al proceso de plasmar sus ideas y sentimientos por escrito.<br>Carlos Díaz / Prensa RUM
  • Esta edición del <em>MayaWest Writing Project</em> incluyó a 19 alumnos y a 21 educadores. <br>Carlos Díaz / Prensa RUM
El <em>MayaWest Writing Project</em> atiende tanto a los alumnos como a los educadores de todos los niveles y disciplinas de enseñanza con el propósito de mejorar las destrezas de escritura. <br>Carlos Díaz / Prensa RUMUn taller de máscaras fue el escenario para que tanto educadores como discípulos coincidieran y lograran vincular el arte al proceso de plasmar sus ideas y sentimientos por escrito.<br>Carlos Díaz / Prensa RUMEsta edición del <em>MayaWest Writing Project</em> incluyó a 19 alumnos y a 21 educadores. <br>Carlos Díaz / Prensa RUM
Title bar for videos

1


Video reportajes disponibles en:
Celebran MayaWest Writing Project en el RUM
Celebran MayaWest Writing Project en el RUM

SOURCE: http://www.uprm.edu/portada/article.php?id=2580