portico
Skip Navigation

Reafirman su vocación

Por Idem Osorio De Jesús (idem.osorio@upr.edu)
PRENSA RUM

viernes, 2 de agosto de 2013

Cuando se sueña en grande, se tiene voluntad, disciplina y se entiende cuán lejos se puede llegar en la vida como resultado del esfuerzo, las metas se presentan y alzan vuelo por sí solas. Si este arrojo ocurre a temprana edad, entonces las posibilidades se multiplican.

Es lo que experimentaron 42 estudiantes de escuela superior procedentes de todos los puntos cardinales de Puerto Rico, quienes llegaron con paso firme al Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) a probar por una semana sus capacidades y talentos en la disciplina que más les apasiona.

El Departamento de Ingeniería Mecánica (INME) los acogió en su noveno Campamento de Verano, iniciativa dirigida a alumnos de alto índice académico de décimo y undécimo grado con el propósito de motivarlos a que consideren esa rama de la Ingeniería como una carrera, según explicó la doctora Lourdes Rosario, coordinadora del proyecto.

De hecho, según relató la catedrática de INME, originalmente inició con la intención de atraer a féminas talentosas a considerar la profesión y a romper estereotipos de que es una carrera para hombres. No obstante, la acogida ha sido tan grande que comenzaron a ofrecer dos sesiones, una para las chicas y otra, dirigida a varones.

"Hemos sido bien exitosos en ese sentido. Algunas de nuestras graduandas colegiales este año son exalumnas del campamento y están trabajando o tienen ofertas de empleo para comenzar en la industria. En términos de avalúo, tenemos información que confirma que la mayoría de los participantes termina estudiando carreras en la Universidad, no necesariamente en el Recinto, pero sí continúan en Ingeniería", destacó Rosario.

Según añadió, este logro se ha obtenido, en gran medida, por la manera en que está estructurado el programa de manera que los futuros universitarios se familiarizan con distintas disciplinas dentro de la Ingeniería, con especial atención en la Mecánica.

Este año, la sesión dirigida a las 21 féminas se extendió del 1 al 5 de julio, mientras la de igual número de varones se llevó a cabo del 8 al 12 de julio. Los jóvenes participaron de talleres, conferencias y charlas en diversas áreas relacionadas con tareas que puede realizar un ingeniero en esa rama como la robótica, materiales, ciencias termales y manufactura. También aprendieron sobre la bioingeniería y la energía renovable.

"Para nosotros es bien importante que al momento de decidir qué es lo que quieren estudiar lo hagan de una manera informada porque es una decisión trascendental en sus vidas, así que apoyamos este tipo de actividad en particular donde estamos tratando de traer el mejor talento para que realicen aquí esa carrera", afirmó el doctor Agustín Rullán, decano interino del Colegio de Ingeniería.

De hecho, este selecto grupo es sin duda lo mejor del País, ya que aparte de sobresalir en su aprovechamiento académico, deben someter un escrito que explique las razones que los motivó a ser partícipes de esta vivencia. El conjunto de sus notas, su ejecutoria y su ensayo son evaluados por un panel de jueces que selecciona a los más destacados dentro de la gran cantidad de solicitantes.

Sin duda, la acogida ha sido cada año mayor pues ofrece un pase directo a explorar en una semana lo que podría ser su próxima carrera universitaria. Los estudiantes pernoctan en la residencia del Obispado de Mayagüez, y cuentan con tutoras y tutores colegiales, quienes realizan su bachillerato en INME.

Ese componente es fundamental, pues muchos de estos líderes formaron parte del proyecto como alumnos y conocen de cerca sus beneficios y ventajas. “Están haciendo historia”, aseguró Nilsa París, una de sus organizadoras, al referirse a las exalumnas, quienes no solo han logrado entrar y graduarse del Colegio, sino que han llegado mucho más lejos profesionalmente.

Ese es el caso de Jennifer Mercado Muñiz, egresada de INME y del campamento, a quien se le rindió un homenaje durante los actos de inauguración de la edición femenina que recién concluyó. La atleta y deportista, formó parte del equipo de sóftbol femenino colegial como jugadora y entrenadora, por lo que obtuvo varios campeonatos y subcampeonatos de la Liga Atlética Interuniversitaria entre los años 2009 y 2012. A través de su trayectoria académica, participó en varios internados en instituciones de renombre y, ahora, su gran pasión por la Ingeniería Biomédica, la llevará estudiar Medicina con la aspiración de especializarse en Cirugía ortopédica.

Casos como el anterior, sirvieron de inspiración a las chicas de este año, quienes desean sobresalir de la misma manera. María del Mar Sotelo Padrón, en undécimo grado de la Escuela Vocacional Manuel Méndez Liciaga, dio testimonio de cómo la oportunidad le permitió reafirmar su vocación.

"La experiencia ha sido realmente increíble. Ya yo estaba casi segura que quería estudiar Ingeniería Mecánica porque estoy en una vocacional en Electrónica, pero vine a que me convencieran y hasta ahora lo lograron", aseveró la joven de 17 años.

La residente en San Sebastián habló sobre algunas de sus actividades favoritas como la de ensamblaje del robot, su programación y los diferentes talleres, que la ayudaron a romper esquemas.

"Quizás había un poco de miedo en el sentido de que no es una carrera para las mujeres. Definitivamente, nos ha mostrado que no se trata de arreglar carros, sino que es mucho más allá", opinó, al tiempo que adelantó su deseo de ser admitida en el RUM.

Otra de las féminas que utilizó esta coyuntura para cerciorarse de su futuro fue Paola Machado Canabal, de la escuela Caribbean Christian, cuyo interés por esta rama de la Ingeniería ya estaba latente.  

"Quería saber si en verdad era esto lo que me llamaba la atención y qué rama", admitió Paola, quien ahora se inclina por la Bioingeniería y cuenta con las herramientas, la confianza y seguridad para estudiar en el Colegio.

Para los varones, la vivencia fue igualmente retadora y gratificante. Así lo constató Christian Ocasio Reyes, del Colegio Notre Dame en Caguas.

"Uno aprende, socializa, ve muchos campos de lo que sería la Ingeniería Mecánica. Gracias a este campamento pude ver lo que quiero hacer en el futuro: estudiar aquí mi bachillerato y maestría", anunció el alumno de 17 años.

Igualmente, Moshé Van Rivera Rosa, de la Escuela Thomas Armstrong Toro, pudo corroborar que la carrera que tenía en mente es la que realmente le conviene.

"Me ha ayudado mucho, vine con deseo de estudiar Mecánica, pero también buscando más información sobre lo que es un ingeniero biomédico. Encontré lo que yo quería sobre este campo y estoy más firme en qué dirección voy", dijo, al tiempo que destacó la parte social que le permitió hacer amistades de alrededor de la Isla.

De hecho, ese enfoque extracurricular es esencial para el desarrollo de los participantes, quienes complementan lo académico con excursiones, actividades atléticas y recreativas, cuya coordinadora es París.

La agenda finalizó, como es costumbre, con una competencia en la que utilizan los recién construidos robots con Lego Mindstorms, una de las actividades más llamativas y preferidas por los futuros universitarios.

Esta oportunidad fue posible gracias al auspicio de las empresas colaboradoras Boeing, General Motors, Procter & Gamble, BP Industries y United Technologies, así como el Colegio de Ingenieros y Agrimensores de Puerto Rico, Capítulo de Mayagüez y el College Access Grant Program.


  • Las 21 chicas que integraron este año el Campamento de Verano de INME, acompañadas, en la primera fila, por Nilsa París, primera a la izquierda y la doctora Lourdes Rosario, a la extrema derecha.<br>Suministrada
  • Dos de las participantes muestran el robot que construyeron y programaron.<br>Suministrada
  • El equipo de varones también estuvo compuesto por 21 alumnos de todos los puntos cardinales de la Isla.<br>Suministrada
  • Una de las tareas preferidas de los estudiantes es la construcción de los robots utilizando <em>Lego Mindstorms</em>.<br>Suministrada
  • El programa del campamento incluye actividades atléticas y recreativas.<br>Suministrada
Las 21 chicas que integraron este año el Campamento de Verano de INME, acompañadas, en la primera fila, por Nilsa París, primera a la izquierda y la doctora Lourdes Rosario, a la extrema derecha.<br>SuministradaDos de las participantes muestran el robot que construyeron y programaron.<br>SuministradaEl equipo de varones también estuvo compuesto por 21 alumnos de todos los puntos cardinales de la Isla.<br>SuministradaUna de las tareas preferidas de los estudiantes es la construcción de los robots utilizando <em>Lego Mindstorms</em>.<br>SuministradaEl programa del campamento incluye actividades atléticas y recreativas.<br>Suministrada
Title bar for videos

1


Video reportajes disponibles en:
RUM celebra octavo campamento de INME
RUM celebra octavo campamento de INME

SOURCE: http://www.uprm.edu/portada/article.php?id=2604