portico
Skip Navigation

La magia de la Ingeniería Farmacéutica

Por Idem Osorio De Jesús (idem.osorio@upr.edu)
PRENSA RUM

viernes, 9 de agosto de 2013

Trabajar en un laboratorio, observar a través de un microscopio, manejar diversos instrumentos, hacer cálculos y crear. Cuando se trata de científicos de 16 años que, en el proceso, obtienen como resultado una tableta como las que se consiguen en la farmacia para aliviar el dolor, la sensación es casi mágica.

Veinticuatro estudiantes puertorriqueños de escuela superior pasaron por la anterior experiencia cuando formaron parte del tercer campamento de verano coordinado por el Centro de Investigación en Sistemas Particulados Orgánicos Estructurados (ERC-SOPS), adscrito al Departamento de Ingeniería Química (INQU) del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM).

Con la meta principal de dar a los alumnos de estos grados una muestra de lo que trata la Ingeniería Farmacéutica, esta iniciativa ha revalidado su acogida por los pasados tres años en los que ha beneficiado a alrededor de 70 representantes de casi 20 municipios.

"Tiene varias misiones. Primero, dejarle saber a los muchachos qué es la disciplina, qué se hace en la industria, pero además que vayan viendo la vida en la universidad, que aún cuando uno tiene mucho talento hay que trabajar duro, dedicarse. Lo otro es que el estudiante entienda la diferencia entre ingeniería y ciencia, para que se le haga más fácil tomar una decisión", explicó el doctor Carlos A. Velázquez, director del ERC-SOPS y coordinador del campamento.

Para el catedrático de INQU, esta es una etapa esencial para abordar a los integrantes de esta generación.

"La mayoría está pasando al grado 12, así que en los próximos meses van a estar seleccionando su disciplina. Queremos colaborar con esa parte, ayudarlos a escoger la carrera que más les gusta y a la que más provecho le sacarían", agregó.

El doctor Velázquez destacó que en esta ocasión recibieron un total de 174 solicitudes de candidatos sumamente cualificados de toda la Isla. No obstante, tuvieron que hacer el escogido de los mejores y los que demostraron en sus entrevistas que realmente estaban listos para aprender e "ir más allá del salón de clases".

Veinte féminas y cuatro varones integraron el equipo de este año que se extendió por una semana a finales de julio pasado. Los jóvenes tuvieron oportunidad de trabajar en las instalaciones del Centro de Desarrollo y Aprendizaje en Ingeniería Farmacéutica adscrito a INQU, donde experimentaron diversas etapas relacionadas con la disciplina y se familiarizaron con las prácticas de la industria.

María Alexandra Vega López, Betmarie Matos Vázquez y Davis A. Vélez Valentín fueron tres de esos alumnos privilegiados,  a quienes esta vivencia educativa y social les cambió su perspectiva.

"Tenía pensado estudiar en el Colegio, pero un poquito más relacionado con Biología; estar aquí me ha puesto en duda porque es tan impresionante cómo me han enseñado que no sé si entrar en Ingeniería Química y especializarme en Ingeniería Farmacéutica. Esto ayuda a decidirte y cuando llegas a la Universidad vas a tener más experiencia, útil para tu portafolio y trabajo", aseguró María Alexandra, de la Escuela Luis Negrón López, de Sabana Grande.

Igualmente, a Betmarie le benefició en el sentido de fijar con mayor certeza su horizonte académico en el que siempre ha contemplado al RUM como primera opción.

"El campamento me ha influenciado mucho porque yo no estaba muy segura de lo que era la industria farmacéutica, lo que se hacía, los procesos, pero ahora estoy más clara de todo ese trabajo que hay que hacer que no solo es ciencia, sino también cálculo y matemáticas", expresó la alumna de la Rubén Rodríguez Figueroa en Naranjito, a quien le fascinó "crear cosas nuevas".

A su compañero Davis también le llamó la atención esa parte porque pudo aprender el proceso en su totalidad, desde hacer cálculos y trabajar con fórmulas, hasta ser artífice de una tableta.

"No tenía una idea tan concisa de lo que se trataba, pero aquí he abierto los ojos sobre los procesos y todo lo que conlleva la elaboración de una tableta. Definitivamente, es algo que yo me puedo ver haciendo toda la vida", enfatizó Davis, en undécimo grado de la escuela Benito Cerezo en Aguadilla.

Estos jóvenes contaron con la asistencia de tutores académicos colegiales, quienes sirvieron también como inspiración a los futuros universitarios. Una de ellas fue Natalie Aponte, en cuarto año de Ingeniería Química y participante en el campamento por primera vez, cuya experiencia enriqueció sus cualidades de liderazgo.

"Ellos aprenden técnicas de caracterización y otros procesos como granulación, secado, un poco de lo que se hace aquí en el laboratorio. Observan estas cosas que nunca han visto y eso los anima y los motiva a estudiar Ingeniería o ramas relacionadas con la Ciencia. Están bien emocionados y entusiasmados", expresó Natalie.

El campamento es residencial y ofrece a los participantes actividades sociales, recreativas y de confraternización. El proyecto opera con fondos de la Fundación Nacional de la Ciencia (NSF) y donativos procedentes de la industria farmacéutica representada por la planta de Arecibo de Merck Company.


  • Veinticuatro estudiantes puertorriqueños de escuela superior formaron parte del  campamento de verano coordinado por el Centro ERC-SOPS, adscrito al Departamento de Ingeniería Química del RUM. <br>Mariam Ludim Rosa Vélez/Prensa RUM
  • La meta principal es dar a los alumnos una muestra de lo que trata la Ingeniería Farmacéutica.<br>Mariam Ludim Rosa Vélez/Prensa RUM
  • Los jóvenes tuvieron oportunidad de trabajar en las instalaciones del Centro de Desarrollo y Aprendizaje en Ingeniería Farmacéutica adscrito a INQU.<br>Mariam Ludim Rosa Vélez/Prensa RUM
  • El doctor Carlos A. Velázquez, de Ingeniería Química, es el director del ERC-SOPS y coordinador del campamento.<br>Mariam Ludim Rosa Vélez/Prensa RUM
  • Los participantes experimentaron diversas etapas relacionadas con la disciplina y se familiarizaron con las prácticas de la industria farmacéutica.<br>Mariam Ludim Rosa Vélez/Prensa RUM
Veinticuatro estudiantes puertorriqueños de escuela superior formaron parte del  campamento de verano coordinado por el Centro ERC-SOPS, adscrito al Departamento de Ingeniería Química del RUM. <br>Mariam Ludim Rosa Vélez/Prensa RUMLa meta principal es dar a los alumnos una muestra de lo que trata la Ingeniería Farmacéutica.<br>Mariam Ludim Rosa Vélez/Prensa RUMLos jóvenes tuvieron oportunidad de trabajar en las instalaciones del Centro de Desarrollo y Aprendizaje en Ingeniería Farmacéutica adscrito a INQU.<br>Mariam Ludim Rosa Vélez/Prensa RUMEl doctor Carlos A. Velázquez, de Ingeniería Química, es el director del ERC-SOPS y coordinador del campamento.<br>Mariam Ludim Rosa Vélez/Prensa RUMLos participantes experimentaron diversas etapas relacionadas con la disciplina y se familiarizaron con las prácticas de la industria farmacéutica.<br>Mariam Ludim Rosa Vélez/Prensa RUM
Title bar for videos

1


Video reportajes disponibles en:
Un verano de Ingeniería Farmaceútica
Un verano de Ingeniería Farmaceútica

SOURCE: http://www.uprm.edu/portada/article.php?id=2608