portico
Skip Navigation

Educación y prevención del cáncer de seno

Por Azyadeth Vélez Candelario (yadeth@uprm.edu)
PRENSA RUM

viernes, 11 de octubre de 2013

Preciso y conciso.

Así fue el mensaje que este martes, a través de la Feria de Prevención RUMbra Rosado, se llevó a la comunidad, especialmente a las féminas, del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM) en torno a la importancia de prevenir el cáncer del seno.

En la actividad, que es un preámbulo de la Marcha Rosada que se efectuará el próximo jueves, 24 de octubre, se brindaron conferencias y exhibiciones que buscaron educar a los colegiales sobre el valor -y la diferencia entre la vida y la muerte- que puede tener la detección temprana de este tipo de cáncer, dada la alta incidencia de ese mal en las mujeres puertorriqueñas.

“Queremos concienciar sobre la epidemia, sobre la pandemia que tenemos en Puerto Rico con esta situación”, explicó la profesora Sally González, ayudante especial de la decana de Ciencias Agrícolas y parte del comité organizador de la iniciativa.

Precisamente, la profesora Gloribell Ortiz Ríos, catedrática auxiliar del departamento de Enfermería, expuso durante su charla Autoexamen de mamas, que el número de mujeres diagnosticadas con cáncer del seno aumenta cada año y que es la primera causa de muerte en las féminas entre los 35 y 54 años.

“En Estados Unidos, las estadísticas indican que se diagnosticarán sobre 200 mil nuevos casos de mujeres y más de 2 mil en hombres, según el National Cancer Institute. En Puerto Rico, las estadísticas nos dicen que una de cada 13 mujeres padecerá de este cáncer, por ello la importancia del autoexamen”, aseguró a los presentes. La profesora Ortiz también mencionó que los factores de riesgo son: la edad, el sexo, el historial de cáncer de seno en la familia, la menopausia y el no haber tenido hijos.

Precisamente, entre los asistentes figuraron pacientes que batallan contra la enfermedad y para quienes el autoexamen supuso el sorpresivo descubrimiento de la afección. Tal fue el caso de Marisol Figueroa, una joven madre de cuatro niños, quien al mes de haberse practicado las dos sonografías principales para detectar la enfermedad, descubrió un pequeño absceso en su seno izquierdo, que no había sido revelado a través de los exámenes médicos.

“En un autoexamen, cuando me estaba bañando, me encontré la primera masa en el seno izquierdo. Luego, a la semana me encontré la segunda. Me realicé un MRI y se descubrió que ya el cáncer había progresado hasta la axila. Es imposible que una masa de 3.6 centímetros haya existido en mi seno y no se haya visto en una sonomamografía y en un mamografía”, relató.

“Por eso es que es bien importante el autoexamen y que, cuando encuentres algo en tu cuerpo que no es normal, busques ayuda médica rápido para que puedas trabajar con el problema”, agregó.

Por el momento, Marisol lleva su tratamiento de quimioterapias con valentía -el que cuenta ha sido muy difícil “sobre todo, perder mi largo cabello”- con el apoyo de sus amigos y de su familia, principalmente de su esposo, el doctor Melvin Pagán, del Departamento de Industria Pecuaria.

Mientras, María Inés Elías, una sobreviviente de tres tipos de cáncer, también quiso testimoniar su experiencia con el propósito de exhortar a las mujeres que han sido diagnosticadas a no perder su autoestima debido a las complicaciones físicas que ocasionan los tratamientos. María, una estilista con casi 30 años de experiencia en ese campo, es voluntaria del programa Luzca bien, siéntase mejor, de la Sociedad Americana contra el Cáncer (SAC), una iniciativa comunitaria que ayuda a las pacientes de cáncer a mejorar su apariencia y autoimagen mediante técnicas de belleza para sobrellevar los efectos secundarios de la quimioterapia y la radioterapia.

Al igual que la SAC, el Departamento de Servicios Médicos también dijo presente en la Feria al ofrecer una clínica de palpación de seno, de forma privada con la doctora Gisele Bonilla como recurso. También esa dependencia colegial brindó referidos para mamografías, así como material educativo sobre el tema.

El evento contó, además, con una charla y exhibiciones sobre nutrición y salud femenina, al igual que con un taller sobre decoración del brasiere, con el fin de que las participantes lo utilicen durante la Marcha Rosada. Este estuvo a cargo de Carlos Cartagena, de Empresas Universitarias, quien a través de su talento y del uso de pedrería, encajes, flores y telas bordadas, mostró cómo transformar el sostén en uno hermosamente adornado para su nuevo uso como prenda exterior femenina durante estas actividades.

La idea de la celebración de esta iniciativa, que tuvo lugar en el Centro de Estudiantes, surgió de una sobreviviente colegial, la doctora Gladys González, decana-directora interina del Colegio de Ciencias Agrícolas, con la misión de orientar, tanto a las mujeres como a los hombres, en términos de la prevención.    

“Lo fundamental es que nos hagamos un autoexamen todos los meses, que vayamos al médico para que nos hagamos los estudios de mamografía y todos los que nos indiquen, porque la prevención y la detección temprana son las que nos ayudan a ser sobrevivientes, a continuar con vida”, puntualizó. 

Como es costumbre, RUMbra Rosado fue posible gracias al esfuerzo y la dedicación de un grupo de empleados colegiales, quienes ofrecieron sus servicios como voluntarios para el éxito de la Feria.


  • La Feria fue posible gracias a los voluntarios colegiales, quienes laboraron en la organización de la misma.<br>Joshua Arbelo/Taller de Estudiantes Prensa RUM
  • El evento contó con exhibiciones sobre nutrición y salud femenina.<br>Joshua Arbelo/Taller de Estudiantes Prensa RUM
  • María Inés Elías, sobreviviente de tres tipos de cáncer y voluntaria del programa <em>Luzca bien, siéntase mejor</em>, maquilla a Marisol Figueroa, paciente de la enfermedad, durante la actividad.<br>Mariam Ludim Rosa/Prensa RUM
  • La Facultad del Departamento de Enfermería ofreció charlas educativas sobre el tema y también participó del taller de decoración del <em>brasiere</em> rosado.<br>Mariam Ludim Rosa/Prensa RUM
  • Carlos Cartagena, de Empresas Universitarias, ofreció el taller sobre decoración del <em>brasiere</em> con el propósito de que este se utilice en la <em>Marcha Rosada</em>.<br>Mariam Ludim Rosa/Prensa RUM
La Feria fue posible gracias a los voluntarios colegiales, quienes laboraron en la organización de la misma.<br>Joshua Arbelo/Taller de Estudiantes Prensa RUMEl evento contó con exhibiciones sobre nutrición y salud femenina.<br>Joshua Arbelo/Taller de Estudiantes Prensa RUMMaría Inés Elías, sobreviviente de tres tipos de cáncer y voluntaria del programa <em>Luzca bien, siéntase mejor</em>, maquilla a Marisol Figueroa, paciente de la enfermedad, durante la actividad.<br>Mariam Ludim Rosa/Prensa RUMLa Facultad del Departamento de Enfermería ofreció charlas educativas sobre el tema y también participó del taller de decoración del <em>brasiere</em> rosado.<br>Mariam Ludim Rosa/Prensa RUMCarlos Cartagena, de Empresas Universitarias, ofreció el taller sobre decoración del <em>brasiere</em> con el propósito de que este se utilice en la <em>Marcha Rosada</em>.<br>Mariam Ludim Rosa/Prensa RUM
Title bar for videos

1


Video reportajes disponibles en:
Feria rosada de prevención del cáncer de seno en el RUM

SOURCE: http://www.uprm.edu/portada/article.php?id=2678