portico
Skip Navigation

Floreros que denuncian

Por Rebecca Carrero Figueroa (rebecca.carrero@upr.edu)
PRENSA RUM

viernes, 13 de diciembre de 2013

Floreros memepléxicos: Serie de pinturas cola-yes es la propuesta más reciente del pintor mayagüezano Carlos Fajardo que se exhibe en el Museo Eugenio María de Hostos de la Sultana del Oeste. La muestra, compuesta de 16 pinturas en las que el florero es la pieza central, se acompaña de distintos elementos para plantear la denuncia social y política que caracteriza la obra del artista.

Fajardo, quien se desempeña como profesor de Arte en el Departamento de Humanidades del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM), presentó una colección en la que la innovación en colores así como en los términos con los que identifica cada una de las obras, se confabulan para brindarle a quien la observa una experiencia retante y refrescante.

Una jocosa advertencia a los asistentes antes de entrar a la galería, pretendía llamarles la atención acerca de los posibles efectos que podían experimentar al observar los cuadros.

“Esta fue una idea que se me ocurrió como en las últimas tres semanas antes de la apertura, de que las personas que viniesen, usaran una mascarilla de algodón, para taparse de lo tóxico que supuestamente sale de las obras por su temática. Las instrucciones son un chiste. Esto no está expidiendo nada tóxico o venenoso, pero la gente se puso las mascarillas. Algunos llegaron a decirme que tan pronto entraron a la sala, sintieron picor en los ojos, dolor en la garganta… fue fascinante”, describió.

Como parte del juego que integra ese caos planificado que proyecta, el artista emplea términos como metastatísico, cerebroespinal, payasesino, parasítico, filomaníaco y dummymememenco, entre otros, para nombrar las coloridas piezas hechas en acrílico con materiales reciclados que siguen el estilo que él ha denominado como expresionismo falso y del que es su creador.

“Quería hacer algo agradable, alegre, a eso también se debe el color y mi intento de continuar la tendencia llamada en inglés eye candy -dulce para los ojos-, para que visualmente el color sea atractivo y guste. Pero, desde el principio tuve la idea de que los tonos de la foto del florero, tuvieran que ver con los colores del fondo. No exactamente los seguí, pero traté de enmarcarme un límite para eso. Hay mucho tono sucio, como neutral, y también, espacios positivos. Así que el fondo y la figura se correlacionan en ese sentido”, describió el catedrático.

Aparte de los contrastes que se despliegan en las obras, Fajardo logra armonizar los espacios comunes de la cultura posmoderna que estos reflejan. Esto lo consigue al recrear de una manera fresca el tema del florero, que se había dejado de pintar a principios del siglo pasado.

De acuerdo con el artista, la belleza de estas obras radica en la técnica que le permite disfrazar lo que se esconde detrás del objeto representado.

“Aquí está el caso: cómo tratar un tema negativo de una manera atractiva. La gente muchas veces se queda en el florero, la superficie y no ve más. Hay cosas pegadas en muchos de ellos, que yo he encontrado en tiendas de baratelas para darle un sentido un poco más kitsch, pero que aquí estoy tratando de no utilizarlo estéticamente como tal, sino como parte de la composición”, detalló.

De entre el conjunto, identificó como su favorito el titulado Florero tarjetamaníaco, un cuadro con temas alusivos al nacionalismo puertorriqueño, a la izquierda política, y a figuras que han tomado parte importante en el desarrollo de la política en el siglo pasado y en el presente como Hugo Chávez, el Ché Guevara, Martin Luther King, Malcolm X, y el doctor Ramón E. Betances, entre otros.

“Lo titulé así por el mal uso del anglicismo target que tanto se puso de moda durante la administración del gobernador Pedro Rosselló y que los periodistas también comenzaron a utilizar para referirse a los objetivos de las investigaciones. Más tarde, compré un kit que traía unos círculos, lo que me dio la idea del concepto de dispararle a todas esas personas que aparecen en el cuadro. Y ‘maníaco’ por manía; de ahí surgió tarjetamaníaco, una obsesión por no aceptar otra visión política o social”, explicó.

En cuanto al término memepléxico, Fajardo sostuvo que lo adaptó tras leer El gen egoísta del científico Richard Dawkins, lo que le permitió echar mano del vocablo “meme”, muy parecido a las palabras: memoria y mímesis.

“Según Dawkins, los rasgos culturales o memes también se replican. Él dice que no todo lo que recibimos de nuestros antepasados es positivo; muchas veces, podemos heredar ideas o tendencias como el machismo, la mentalidad colonial, el sentido de pobreza individual, de que somos pequeños. Quiere decir que tanto el meme positivo como el negativo, se van a heredar. Cuando leí eso, me pareció increíble. Como mi trabajo tiene que ver con la situación política y cultural, encontré esto y lo uní. Por eso, es la herencia del florero, una bien barroca en nuestra cultura, pero traído en un sentido crítico social y cada una tiene una faceta o un ángulo diferente de esta misma herencia”, precisó.

Su obra, evidentemente es una alegoría de los vínculos encontrados en la cultura dominante. De acuerdo con el catedrático, “muchas veces la gente prefiere usar eufemismos o un nombre por otro para cubrir otras cosas y eso se hace mucho en la política, en la religión, se toma una terminología para tapar la realidad de las cosas”, aseguró.

Esta exhibición cobra además un significado especial para el artista porque le brinda la oportunidad de en su ciudad natal y ante otras personas, que aunque no sean conocedoras del arte, pueden apreciarlo.

Con él coincidió María Matos, directora del Museo al indicar que hasta el momento, la exhibición ha contado con mucho respaldo de los visitantes que acuden al lugar.

“Nuestra misión es reconocer y conceder este espacio artístico a nuestros artistas. La gente está bien animada. Todos los días vienen estudiantes, compañeros artistas como Rafy Trelles y Carmelo Fontánez lo que representa para nosotros que ese mundo artístico ya está reconociendo nuestro Museo y nuestra sala como un punto de importancia”, señaló.

Floreros memepléxicos permanecerá hasta finales de enero de 2014. El horario es de martes a domingo 9:00 a.m. a 4:00 p.m. El Museo y Centro de Usos Múltiples Eugenio María de Hostos está ubicado en la carretera 106, intersección con la carretera 354 interior, Camino Los Ortiz, en el barrio Río Cañas de Mayagüez.


  • <em>Floreros memepléxicos </em> es la más reciente propuesta del pintor mayagüezano Carlos Fajardo.<br>Rebecca Carrero/Prensa RUM
  • De entre el conjunto, identificó como su favorito el titulado <em>Florero tarjetamaníaco</em> en el que trabaja el tema político.<br>Rebecca Carrero/Prensa RUM
  • Una jocosa advertencia a los asistentes antes de entrar a la galería, pretendía llamarles la atención acerca de los posibles efectos que podían experimentar al observar los cuadros.<br>Suministrada
  • Su obra es una alegoría de los vínculos encontrados en la cultura dominante.<br>Rebecca Carrero/Prensa RUM
  • La exhibición permanecerá hasta finales de enero de 2014 en el Museo Eugenio María de Hostos de Mayagüez.<br>Suministrada
<em>Floreros memepléxicos </em> es la más reciente propuesta del pintor mayagüezano Carlos Fajardo.<br>Rebecca Carrero/Prensa RUMDe entre el conjunto, identificó como su favorito el titulado <em>Florero tarjetamaníaco</em> en el que trabaja el tema político.<br>Rebecca Carrero/Prensa RUMUna jocosa advertencia a los asistentes antes de entrar a la galería, pretendía llamarles la atención acerca de los posibles efectos que podían experimentar al observar los cuadros.<br>SuministradaSu obra es una alegoría de los vínculos encontrados en la cultura dominante.<br>Rebecca Carrero/Prensa RUMLa exhibición permanecerá hasta finales de enero de 2014 en el Museo Eugenio María de Hostos de Mayagüez.<br>Suministrada
Title bar for videos

1


Video reportajes disponibles en:
Floreros Memepléxicos de Carlos Fajardo en el Museo de Hostos

SOURCE: http://www.uprm.edu/portada/article.php?id=2734