portico
Skip Navigation

Un eterno colegial en las canchas

Por Idem Osorio De Jesús (idem.osorio@upr.edu)
PRENSA RUM

viernes, 6 de junio de 2014

Pedro "Golo" Laracuente Matías se destacó como una luminaria del deporte puertorriqueño, pero la gloria que dejó en su paso por el entonces Colegio de Agricultura y Artes Mecánicas (CAAM) fue la que más atesoró. Igual pasión tuvo, entre todas, por la disciplina de la raqueta. Por eso es que al designar con su nombre el Complejo de Canchas de Tenis del Recinto Universitario de Mayagüez (RUM), no solo se rinde tributo a su memoria, sino que se perpetúa su inmortalidad.

Desde el pasado viernes, 30 de mayo, las instalaciones llevan ese título oficial como parte de una ceremonia que reunió en el Mezzanine a sus familiares, entrañables amigos, colegas, así como a colegiales y funcionarios universitarios para ser testigos del histórico momento.

Tras su deceso a los 80 años de edad, en abril de 2011, la denominación fue un homenaje a quien dedicó la mayoría de su vida a la institución, donde cursó parte de sus estudios universitarios y luego dejó un vasto legado como integrante de su Facultad y como entrenador jefe de Atletismo, en momentos en los que obtuvo varios campeonatos en las Justas de la Liga Atlética Interuniversitaria (LAI). A lo largo de su productiva carrera, Laracuente sobresalió en atletismo, tenis, béisbol, voleibol, tenis de mesa, sóftbol y baloncesto, así como entrenador de jugadores estelares en el tenis.

Según explicó en su mensaje el rector interino del RUM, profesor Lucas N. Avilés, se logró cumplir con esta gesta luego de concluir el proceso reglamentario de designación de estructuras y recibir el aval del Senado Académico y de la Junta de Gobierno.

"Estamos muy satisfechos de que las instalaciones lleven el nombre de un inmortal del deporte colegial mayagüezano e igualmente la comunidad universitaria está muy contenta con esta actividad y reconocimiento", reiteró, al tiempo que recordó que la propuesta inicial fue del ahora presidente de la Universidad de Puerto Rico (UPR), doctor Uroyoán Walker Ramos, mientras se desempeñó como Senador Académico del Recinto.

Precisamente, en las palabras que dirigió a la audiencia, el principal funcionario universitario rememoró esa instancia en la que cursó una misiva al presidente de ese cuerpo académico para solicitar que las canchas del Complejo Colegial Centroamericano llevaran el nombre del homenajeado.

"En esa carta escribí que su legado permanecería por siempre entre nosotros y que sus enseñanzas viven en la mente y corazón de todos sus discípulos. Hoy lo compruebo en todos los excelentes atletas que formó a lo largo de su fructífera vida.  Hoy tengo el privilegio de estar aquí, en el Colegio que tanto amo y que tanto amó Golo Laracuente para rendirle este merecido tributo al maestro, al entrenador, al amigo, al mayagüezano, al puertorriqueño", manifestó el Presidente.

De hecho, el doctor Walker Ramos relató a la audiencia cómo luego de admirarlo por su brillante carrera, coincidió con él en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, Mayagüez 2010. En ese evento internacional, cuando fungió como director de Operaciones y Logística, se encargó personalmente de asistirlo a obtener sus credenciales.

"Estuve con él durante la ceremonia de inauguración, justo antes que saliera a recorrer, antorcha en mano, el Estadio Centroamericano para dar inicio a los Juegos y encender la llama centroamericana. En esos Juegos, en estas canchas, Mónica Puig ganó oro para Puerto Rico en tenis individual femenino y bronce en doble mixto como parte del dúo Llompart/Puig. Golo pudo verlo y, en gran medida, es parte de su legado al haber cultivado ese deporte en nuestra juventud a lo largo de toda su vida", subrayó.

Iguales palabras de elogio tuvo su querido y cercano amigo, compañero de andanzas de tiempos colegiales y deportivos, el ingeniero José "Fufi" Santori, quien con su característico buen humor logró arrancar las carcajadas de los presentes.

"Me han encomendado hablar de Golo Laracuente y justificar que estas instalaciones se identifiquen con su nombre. Me será fácil hacerlo y cumplir ese propósito porque lo conocí muy bien y porque se lo merece. Me podrían traicionar mis sentimientos porque se trata de un hermano que conocí a mis 21 años cuando nos encontramos en este Colegio, único, donde ambos pasamos los mejores años de nuestras largas vidas", relató el también escritor, analista y comentarista deportivo.

En adelante, su alocución se convirtió en un recorrido por algunas de las más preciadas memorias y anécdotas que los unieron en complicidad y a las cuales integró a algunos de los camaradas y atletas invitados.

"Aprendió a jugar en las canchas del Colegio y era tal su habilidad que se codeaba con las mejores raquetas de las Antillas. Sin pretensiones de ser el mejor: lo era. Y así transmitía humildad, pero también una simpatía que lo hacía querido por todos y admirado por sus discípulos", afirmó, al tiempo que exaltó las virtudes y talentos de este "héroe mayagüezano".

Un momento de conspiración mágica se vivió cuando la agrupación Chorium del Departamento de Banda y Orquesta, junto a su director, el profesor Edgar Vélez, regalaron a la audiencia tres piezas musicales en sus hermosas voces. La agrupación cerró su presentación con la danza Idilio, de Morell Campos, como una reafirmación de ese sentimiento idílico e incondicional que Golo Laracuente profesó por el Colegio.

Luego, la audiencia se movió al exterior del edificio para la develación del nombre y el rostro del homenajeado plasmado en acero inoxidable al relieve en una de las paredes principales, obra de colaboración entre el arquitecto Jorge Méndez, el soldador Ismael Vélez y el equipo de trabajo de soldadura del RUM.

Su hija Maritza Laracuente, otra colegial que por los pasados 32 años se ha dedicado a la institución, aprovechó la coyuntura para retribuir con sus palabras a las autoridades universitarias y a la comunidad en general por el apoyo demostrado.

"Tengo que estar bien agradecida por toda la ayuda, la iniciativa de este proyecto y que mi papá tenga algo de él dentro de este Recinto al que amó tanto. Como siempre he dicho, mi mamá fue bibliotecaria; mi papá, profesor y me dejaron a mí de herencia el Recinto. Ha sido un orgullo y un privilegio estar aquí trabajando. No hay palabras para describir este momento; sé que desde el cielo, él lo está disfrutando", expresó la actual coordinadora de actividades de la Oficina del Rector.

Coincidió su viuda Nydia Laracuente, quien aseguró que su esposo estaría de fiesta satisfecho por la labor cumplida que cerró, con broche de oro, este reconocimiento. "La familia está muy honrada por este acontecimiento que culmina una trayectoria deportiva que él vivió con mucha pasión, con deseos de educar. Lo hizo con todo el amor que podía dar, a manos llenas", expresó.

De igual forma, ofrecieron sus mensajes Yamileth Valentín Centeno, como presidenta de la Asociación y Fundación Alumni CAAM y Antonio "Tony" Pérez, en representación del alcalde José Guillermo Rodríguez y el Municipio de Mayagüez. En ambas entidades, Laracuente fue exaltado como inmortal del deporte.

La clausura recayó en manos del Decano interino de Estudiantes, doctor Francisco Maldonado Fortunet, quien agradeció a todos su presencia en el acto histórico y destacó la labor de los trabajadores colegiales que colaboraron para que fuera un éxito. De igual forma, la profesora Rebecca Carrero Figueroa, de la Oficina de Prensa, estuvo a cargo de dar continuidad e hilvanar los distintos componentes del evento como maestra de ceremonias.

Nota relacionada:

Antes, ahora y siempre vivirá el recuerdo de Golo


  • El rector interino del RUM, profesor Lucas N. Avilés; el presidente de la UPR, doctor Uroyoán R. Walker; y Maritza Laracuente, hija del homenajeado y empleada colegial, momentos antes de develar el nombre oficial del Complejo de Canchas de Tenis.<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
  • El Rector interino del RUM y el Presidente de la UPR acompañan a la familia de Pedro "Golo" Laracuente en la histórica designación.<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
  • La propuesta inicial del proyecto fue del presidente de la UPR, doctor Uroyoán Walker Ramos, mientras se desempeñó como Senador Académico del Recinto.<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
  • La ceremonia reunió en el <em>Mezzanine</em> de las instalaciones a sus familiares, entrañables amigos, colegas, así como a colegiales y funcionarios universitarios.<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
  • José "Fufi" Santori tuvo a su cargo la semblanza de su querido y cercano amigo, compañero de andanzas de tiempos colegiales y deportivos.<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
  • La agrupación <em>Chorium</em> del Departamento de Banda y Orquesta, junto a su director, el profesor Edgar Vélez, regalaron a la audiencia varias piezas musicales, así como el himno colegial.<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
El rector interino del RUM, profesor Lucas N. Avilés; el presidente de la UPR, doctor Uroyoán R. Walker; y Maritza Laracuente, hija del homenajeado y empleada colegial, momentos antes de develar el nombre oficial del Complejo de Canchas de Tenis.<br>Carlos Díaz/Prensa RUMEl Rector interino del RUM y el Presidente de la UPR acompañan a la familia de Pedro "Golo" Laracuente en la histórica designación.<br>Carlos Díaz/Prensa RUMLa propuesta inicial del proyecto fue del presidente de la UPR, doctor Uroyoán Walker Ramos, mientras se desempeñó como Senador Académico del Recinto.<br>Carlos Díaz/Prensa RUMLa ceremonia reunió en el <em>Mezzanine</em> de las instalaciones a sus familiares, entrañables amigos, colegas, así como a colegiales y funcionarios universitarios.<br>Carlos Díaz/Prensa RUMJosé "Fufi" Santori tuvo a su cargo la semblanza de su querido y cercano amigo, compañero de andanzas de tiempos colegiales y deportivos.<br>Carlos Díaz/Prensa RUMLa agrupación <em>Chorium</em> del Departamento de Banda y Orquesta, junto a su director, el profesor Edgar Vélez, regalaron a la audiencia varias piezas musicales, así como el himno colegial.<br>Carlos Díaz/Prensa RUM
Title bar for videos

1


Video reportajes disponibles en:
Nombran canchas del RUM como "Golo" Laracuente

SOURCE: http://www.uprm.edu/portada/article.php?id=2917