Mario A. Núñez Molina, Ed.D.

 
   
  Hogar  

Artículos 

 

Proyectos

 

Comunícate

 

Cursos

 

CECI

Actividades

 

Profesores

  Estudiantes   WebCT  

CISO

  Presentaciones    

Arquetipos, espíritus y complejos: El espiritismo

a la luz de la psicología junguiana 

Núñez, M.  (1996). Archetypes and spirits: A Jungian analysis of Puerto Rican Spiritism. Journal of Analytical Psychology, 41, 227-244.

     En la última década se ha renovado el interés en la psicología de Carl G. Jung.  Sus teorías sobre la psicoterapia y el desarrollo de la personalidad  han captado la atención de investigadores en diferentes campos (Coward, 1985; OdajnyK, 1976; Zavala, 1982).  Sin embargo, un área en la cual no hay suficiente trabajo es en la aplicación de la psicología de Jung a los sistemas de ayuda no occidentales.  Un ejemplo de este tipo de trabajo fue presentado por Sandner (1979), quien analizó los rituales de sanación de los Navaho utilizando el enfoque de Jung.

     En este trabajo  compararé la psicología analítica de Jung con el Espiritismo.  La psicología jungiana y el espiritismo tienen varias similaridades en torno a la concepción de los procesos terapéuticos.  Estas similaridades sugieren que los procesos de sanación tienen propiedades genéricas que se manifiestan  en varios sistemas terapéuticos.  Además, mediante el análisis del desarrollo de Jung como terapeuta, estableceré paralelos entre su desarrollo como terapista y el proceso de convertirse en sanador espiritista.

     Comenzaré discutiendo el interés de Jung por el espiritualismo y como el mismo influye en el desarrollo de su sistema psicológico.  Describiré sus creencias en los espíritus y la forma en que éstas dan forma a su trabajo como terapista. En la segunda parte del trabajo presentaré las similaridades y diferencias entre ambos sistemas tomando como base el proceso de ayuda. 

Experiencias de Jung con los "espíritus"

     Carl Jung es una de las figuras más destacadas en la historia de la psiquiatría y la psicología contemporánea. Su proceso de convertirse en terapista tiene similaridades con la forma en que un puertorriqueño desarrolla facultades para  convertirse en sanador espiritista. Sus ansias de entender los procesos psíquicos y espirituales del ser humano lo llevaron a explorar dimensiones que generalmente no son estudiadas por la psicología tradicional. 

     Siendo un estudiante universitario, Jung se interesó profundamente por las obras de William Crookes, Emmanuel Swedenborg y otros pensadores espiritualistas.  El discutía estas ideas con sus compañeros de clase, pero la mayoría de ellos reaccionaban defensivamente y no estaban abiertos a la posibilidad de los fenómenos espiritistas. En relación a esto Jung nos dice: "yo encuentro estas posibilidades extremadamente interesantes y atractivas. Ellas añaden otra dimensión a mi vida, el mundo adquiere profundidad y perspectiva" (1965, p. 99). 

     En 1897 Jung, mientras estudiaba en la Universidad de Basel, ofreció una conferencia sobre ocultismo y parapsicología.  En esta presentación habló sobre la realidad de los espíritus y el espiritualismo, basándose en los fenómenos de telekinesis,  los mensajes de personas muertas, clarividencia y sueños proféticos (Jung, 1983).

     En 1898 Jung empezó a asistir a sesiones espiritistas todos los sábados por la noche junto a sus familiares. En estas sesiones conoció a una adolescente de quince años llamada Helene Preiswick, quien producía fenómenos espiritistas y sonambulísticos.  De estas experiencias y observaciones surgió la disertación doctoral de Jung titulada Acerca de la psicología y patología de los llamados fenómenos ocultos. ,  la cual analiza sesiones en las cuales la joven Helene participó.  Jung se interesó en explicar la naturaleza y dinámica de las entidades espirituales que se comunicaban a través de esta adolescente,  concluyendo que estas "personalidades eran posiblemente representaciones de aspectos inconscientes que se han disociado de la personalidad consciente del sujeto"(1977, p. 80).  Refiriéndose a estas investigaciones Jung declaró lo siguiente: "... esta fue la experiencia mayor... que hizo posible que lograra un punto de vista psicológico" (1977, p 80).

     En 1919 Jung presentó una conferencia en una reunión de La Sociedad Británica para la Investigación Psíquica titulada La base psicológica de la creencia en los espíritus.  Jung se limitó al aspecto psicológico del problema y evitó lidiar con la realidad objetiva de los espíritus.  Definió los espíritus como "complejos autónomos inconscientes que aparecen como proyecciones porque no tienen asociación directa con el ego" (1977, p.116). Estos pueden ser tanto fantasías patológicas como algo nuevo y desconocido (1977, p. 116).  Además, Jung relacionó el mundo espiritual con el inconsciente colectivo y a los espíritus con los arquetipos.

     De acuerdo a Jung la posesión espiritual puede explicarse psicológicamente como la "invasión de un complejo del inconciente colectivo" (p. 119).  Esta invasión puede ser peligrosa,  produciendo síntomas como depresión, ansiedad y alucinaciones.

     Jung añadió una nota al calce con el propósito de corregir y expandir la siguiente oración: "... no existe prueba de la existencia de los espíritus, y hasta tanto no tengamos esa prueba debo considerar este territorio como un apéndice de la psicología" (1977, p. 125).  La nota al calce es la siguiente:

Después de haber recogido las experiencias psicológicas de muchas personas y países por 50 años, no me siento tan seguro como me sentía en 1919, cuando escribí esta oración. Dudo que una orientación exclusivamente psicológica pueda hacerle justicia al fenómeno en cuestión (1977, p. 125).

     A mi entender,  Jung tenía bastante resistencia a tratar el tema de la existencia de los espíritus fuera de una conceptualización psicológica y mentalista.  Por otro lado, quería mantener su reputación como científico y pensaba que el tratar este tema lo llevaría fuera del racionalismo y la ciencia de su época.  Sabía que la orientación psicológica que ofreció en esta conferencia era incompleta y no le hacía justicia al tema de la existencia de los espíritus.

     El concepto de "espíritus" no solo influye en el desarrollo de la teoría de Jung sino que se encuentra presente en muchas de sus experiencias personales.  Los escritos de Jung nos ofrecen muy poca luz sobre su vida y experiencias personales con la excepción de su autobiografía, la que comenzó a escribir cuando tenía más de ochenta años y llamó Memorias, sueños, pensamientos.  En el capítulo "Confrontación con el inconsciente", Jung nos describe la crisis espiritual que experimentó entre los años 1912 y 1917. Este fue un período crucial en términos de su desarrollo personal y la estructura de su teoría debido a que  decidió emprender el viaje hacia el inconsciente colectivo y explorar todas aquellas dimensiones ocultas de su personalidad.

      Estos experimentos con el inconciente llevaron a Jung a conocer figuras psiquícas como Elijah, Salome, Philemon and Ka,  considerándolas personificaciones de arquetipos del inconciente colectivo.  Jung describe su relación con Philemón de la siguiente manera:

Philemon y otros seres de mis fantasías me ofrecieron el entendimiento de que existen cosas en la mente que yo no produzco, pero que se producen a sí mismas y tienen su propia vida.  Philemon representó una fuerza distinta a mi. En mis fantasías tenía conversaciones con él y me dijo cosas de las cuales yo no estaba consciente.  A veces él parecía bastante real, como si tuviera vida propia....  Yo caminaba con él y para mí era lo que los hindúes llaman un guru (1965, p.187).

     De acuerdo a Jung, Philemon era la personificación de un arquetipo del inconsciente.  Este se materializaba y tenía conversaciones con Jung, educando a Jung en materias que este desconocía.  Es obvio que la relación que existía entre Jung y Philemon es similar a la que existe entre el sanador espiritista y su guía espiritual.

     Para el mismo tiempo, Jung escuchó la voz de una mujer dentro de él (1965, p. 185) y estas experiencias con esta figura interna  dieron origen al concepto del ánima.  El le escribía cartas a su ánima tratando de distinguir entre él y la  figura femenina.

     Estas experiencias culminan en un trabajo que Jung llamó Los siete sermones a los muertos. ¿Qué llevó a Jung a escribir un trabajo dedicado a los muertos?  En una ocasión Jung empezó a sentir y experimentar la presencia de "seres espirituales" en su casa.  Un gran número de eventos extraños fueron presenciados por él y su familia.  Las hijas de Jung veían figuras que caminaban por la casa. Jung describe esta situación de la siguiente manera:

                        Existía una atmósfera extrañamente cargada a mi alrededor y tenía la impresión de que el aire estaba lleno de entes fantasmagóricos.  Entonces empezaron a rondar duendes por la casa:  mi hija mayor veía por la noche una figura blanca atravesar la habitación.  (1965, p. 189) 

     En un momento de desesperación y ansiedad, Jung le preguntó al grupo de "espíritus" cuales eran sus intenciones y ellos le  contestaron:  "Hemos regresado de Jerusalem donde no encontramos lo que buscamos"(1965, p. 190).  Con esta oración es que Jung empieza a escribir Los siete sermones a los muertos con el objetivo de educar a estos espíritus y ayudarles a encontrar lo que buscaban.  En el momento en que Jung empezó a escribir este mensaje los seres espirituales desaparecieron de su casa y la atmósfera volvió a tener la tranquilidad de siempre. 

     ¿Quiénes eran estos espíritus para Jung? Para explicar estas experiencias Jung continúa relacionando el inconsciente con "la tierra de los muertos".  Para Jung las conversaciones con los muertos fueron muy importantes porque se convirtieron en "un preludio de lo que  tenía que comunicarle al mundo sobre el inconsciente" (1965, p. 192).

     Otra experiencia relacionada al mundo de los espíritus que Jung relata ocurrió cuando éste estaba pensando acerca de la súbita muerte de un amigo y de momento sintió su presencia en el cuarto.  Jung le siguió en su imaginación y ambos llegaron a la casa del amigo.  El espíritu de su amigo le mostró el segundo de cinco libros con carpeta roja que se encontraban en la segunda tablilla de un estante.  La mañana siguiente Jung fue a visitar a la viuda de su amigo y le preguntó si podía buscar algo en la biblioteca de éste.  Jung encontró los cinco libros de carpeta roja que el espíritu de su amigo le había mostrado el día anterior en su visión.  El segundo libro de éstos se titulaba El legado de los muertos de Emile Zola.

     Otra experiencia que Jung tuvo con el mundo espiritual ocurrió en 1963 cuando trataba de ayudar a un profesor que padecía de imsomnio crónico (McGuire & Hull, 1977).  La intuición le decía que el paciente debía aprender a relajarse.  Sin embargo, él no estaba seguro de como hacer eso.  Luego Jung escuchó la voz de su madre muerta cantándole una canción de cuna a su hermana cuando ella era una niña.  La misma trataba sobre una pequeña niña que se sentaba en un bote para cruzar el río Rino.  Después de eso Jung cantó a su paciente una canción de cuna.  El profesor se fue directo a la cama y durmió como un niño, sin nunca volver a tener problemas de insomnio.

Los espíritus como verdades psíquicas 

            Lo físico no es el único criterio de la verdad: hay también verdades psíquicas que no pueden ser explicadas ni probadas de una manera física (Jung, 1952, p. 553).

      ¿Qué son los espíritus para Jung? El estaba muy interesado en contestar esta pregunta, sin embargo no fue muy consistente en sus respuestas.  Una de las razones para ésto es que algunas veces él respondía como el ser humano que reaccionaba con sus sentimientos y emociones, mientras en otras ocasiones  respondía como el científico que no podía considerar la realidad de los espíritus.  Jung necesitaba serle fiel a la ciencia.   En mi opinión el desarrollo de los conceptos de arquetipos y del inconciente colectivo fueron, en alguna forma, un intento de explicar y entender sus experiencias con los "espíritus".

      En 1946 Jung le escribió una carta al Dr. Kunken, un psicoterapeuta alemán, en la cuál hizo una revelación que nos ayuda a entender su posición acerca de la realidad de los espíritus al final de su carrera:

Yo discutí acerca de la prueba de la identidad de los espíritus con un amigo de William James, el profesor      Hyslop.  El admitió que estos fenómenos metafísicos podrían ser mejor explicados por la hipótesis de los espíritus que por las cualidades y peculiaridades del inconsciente.  En base a mi propia experiencia tengo   que reconocer que él está en lo correcto. En cada caso individual debo por necesidad ser escéptico, pero  tengo que admitir que la hipótesis de los espíritus    ofrece mejores resultados que alguna otra (1973,p.431).

     En la misma carta Jung comentó acerca de un libro escrito por Stewart Edward White, The unobstructed universe.  Este libro es una colección de mensajes que el autor recibió del espíritu de su esposa Betty a través de un médium.  Luego de considerar la hipótesis de que Betty era el ánima del autor Jung concluyó lo siguiente: 

                        Betty se comporta como una mujer real y no como un ánima. Esto parece indicar que Betty es ella misma en vez de un ánima. Es posible, que con la ayuda de tales criterios, podremos algún día tener éxito en establecer, al menos indirectamente, si es un asunto del ánima (el cual es un arquetipo que nunca falta en la psicología masculina) o es un espíritu. En relación a Betty estoy reacio a negar su realidad como espíritu; estoy inclinado a asumir que ella es más probablemente un espíritu que un arquetipo, aunque pudiera representar a ambos al mismo tiempo. Me parece que los espíritus tienden a mezclarse con los arquetipos. Los arquetipos pueden comportarse exactamente como los espíritus y comunicaciones como las de Betty pueden venir también de un arquetipo genuino (1972, p. 432).

     El párrafo anterior tiene implicaciones profundas para la práctica del espiritismo y la psicología analítica.  En el Jung considera la idea de que los espíritus no son sólo manifestaciones arquetipales, sino que son reales.  Más aún, la aseveración de que los espíritus tienden a "mezclarse" con los arquetipos tiene implicaciones para ambos sistemas de curación.  Si los espíritus, arquetipos y los espíritus-arquetipos (unión de espíritu con arquetipo) son reales,  ¿cómo podemos diferenciar entre ellos? ¿Acaso los sanadores espirituales utilizan métodos que ayudan al cliente a integrar complejos?  ¿Aparecen los complejos como espíritus en las sesiones espiritistas?  ¿Aparecen los espíritus  como complejos en la terapia jungiana?

     ¿Cómo interpretarían los sanadores espiritistas  las experiencias de Jung con los espíritus?  Probablemente dirían que Jung estaba desarrollando sus facultades como médium, haciendo contacto con el mundo espiritual.  Philemon sería visto como el guía espiritual y recurso principal para desarrollar esas facultades. El ánima sería entendida como el espíritu que estaba enamorado de Jung en una vida anterior.  Los siete sermones a los muertos sería interpretado como un ejemplo de escritura automática dictado por sus guías espirituales con el objetivo de educar a los espíritus ignorantes.  Dejaron a Jung en paz cuando fueron encaminados de forma apropiada.   

Espíritus ignorantes o complejos: Etiología de las  enfermedades mentales en la psicología analítica y el espiritismo

      De acuerdo a la psicología analítica los complejos son personalidades parciales o fragmentadas, las cuales son autónomas del ego.  Los complejos tienen intención y son capaces de alcanzar una meta.  Contienen imágenes, sentimientos y cualidades.  Jung se refería a los complejos como "pequeños demonios."  La influencia de los complejos es descrita por Jung de la siguiente forma:

                        El complejo tiene algún tipo de cuerpo, cierta cantidad de su propia fisiología.  Puede causar malestares estomacales. Puede causar problemas respiratorios, afectar el corazón y se comporta como una personalidad parcial.  En ocasiones cuando uno quiere decir o hacer algo y desafortunadamente el complejo interfiere; uno hace o dice algo diferente a lo que realmente quería hacer (1934, p.72).

     El sanador espiritista utiliza un lenguaje similar para describir la influencia de los espíritus ignorantes.  Los espíritus pueden enfermar a la persona  afectando el estómago y la respiración.  En algunas ocasiones los espíritus pueden ocasionar daños o enfermedades físicas en el cliente porque tienen el poder de controlar el comportamiento de las personas. 

     Jung señaló que existen dos tipos de complejos:  complejos asociados con el inconciente personal (soul-complexes) y complejos asociados con el inconciente colectivo (spirit-complexes).  Para Jung  la neurosis era causada por un complejo del inconsciente personal que se disocia del ego y se reprime (1977, p. 118).  Por otro lado, Jung interpretó la psicosis como causada por un complejo del inconciente colectivo que invade al ego y posee al individuo.  Si el complejo "pudiese ser removido nuevamente del conciente, el paciente se sentiría relajado y más normal" (1977, p. 119).  Como señaló Jung:  "Todos sabemos ahora que la gente posee complejos.  Lo que no sabemos muy bien, y que es más importante teóricamente, es que los complejos pueden poseernos a nosotros" (1934, p. 96).

     Es muy importante aclarar que los complejos no necesariamente representan psicopatología, debido a que, de acuerdo a Jung, estos constituyen la estructura de la psiquis (Whitmont, 1969).  Se convierten en patológicos cuando nos poseen y no estamos concientes de los mismos.  En este sentido es necesario distinguir entre los complejos patológicos y los saludables (Jacobi, 1959).

     Se puede concluir de este análisis que la psicosis es conceptualizada en la psicología analítica como posesión por complejos, mientras que las condiciones neuróticas son explicadas como desprendimientos de los complejos que deben estar asociados al ego (Sandner & Beebe, 1982).  De manera similar a la concepción junguiana de las enfermedades mentales , el sanador espiritista cree que las enfermedades mentales pueden ser explicadas como posesiones de espíritus ignorantes o como pérdida de protección por los espíritus guías.  Cuando una persona está bajo la influencia de los espíritus ignorantes puede sentir síntomas como depresión, ansiedad y estrés.  También, los sanadores espiritistas creen que cuando una persona pierde contacto con su espíritu guía se encuentra abierta a  influencias negativas. 

Enseñando y aprendiendo de los espíritus y las figuras del inconciente  

                         Aparentemente las almas de los muertos solamente conocen lo que sabían al momento de su muerte, y nada más.   Es por eso que las mismas muestran interés en intervenir en la vida para poder obtener conocimiento de los hombres. Frecuentemente tengo el sentir de que están parados justo detrás de nosotros, esperando a escuchar la contestación que les vamos a dar...  Aparentemente dependen de los vivos para recibir respuestas a sus preguntas....(1965, p. 308)

     El espiritismo, al igual que la psicología analítica, sugiere que el proceso de ayuda envuelve un proceso dialéctico en donde se educan a  seres transpersonales (arquetipos o espíritus)  y  también se aprende de  los mismos.  Para poder ser sanados debemos convertirnos en estudiantes y maestros de estos seres transpersonales.  En el espiritismo  la persona debe convertirse en maestro de los espíritus ignorantes pero también necesita ser educado por sus espíritus guías.  Los sanadores espiritistas recalcan la importancia de  educar a los espíritus ignorantes con el propósito de ayudarlos a reconocer que necesitan modificar su comportamiento y dejar de hacer daño a los individuos.

     Similarmente, en la autobiografía de Jung, se recalca la importancia de educar a los "espíritus de los muertos" o las figuras del inconciente.  Como señaló Jung:

Muy temprano aprendí que era necesario para mí el  instruir las figuras del inconciente, o el otro grupo   que usualmente no se distingue de ellos, "los espíritus de los muertos." (1965, p. 306).

Más aún, Jung describió cómo educaba a los espíritus en algunos de sus sueños.  Por ejemplo, en 1922 soñó sobre su padre muerto.  Su padre le preguntó sobre psicología del matrimonio y aparentaba estar muy preocupado.  Jung no podía entender el sueño hasta que su madre murió en 1923.  Luego le pareció que su padre estaba preocupado por el cambio en su situación, debido a la muerte de su esposa, y quería consultarlo como psicólogo, "ya que su padre reanudaría esta relación nuevamente "(1965, p. 315).

     Otro sueño de Jung que presenta su interés en educar a los espíritus fue sobre un grupo de  espíritus distinguidos de los siglos anteriores que mantenían una discusión en Latín.  Uno de los espíritus le  preguntó a Jung algo que no pudo contestar, lo que resultó tan humillante que lo hizo despertar.  Jung aceptó que este espíritu era un espíritu ancestral que quería saber algo que él  no pudo decirle.  El le había fallado al espíritu (Jung, 1965, p. 307).

     Uno de los pacientes de Jung tuvo un sueño que representó una confirmación sobre las funciones importantes de educar a los espíritus.  Dos meses antes de su muerte, ella soñó que había entrado al "mas allá" y se encontraba en un salón de clases, con varios amigos que estaban muertos sentados en las sillas del frente.  Pero no había un maestro ni un conferenciante.  De pronto se dió cuenta de que ella era la conferenciante y que se esperaba que diera un recuento de su vida, debido a que los espíritus estaban altamente interesados en las experiencias que traían consigo los recién llegados (1965, p. 305).

     Ambos sistemas de curación utilizan como recursos  arquetipos o espíritus que pueden  convertirse en maestros para la persona.  De la misma forma en que existen arquetipos y espíritus que deben ser educados, también hay arquetipos y espíritus que pueden convertirse en guías del individuo.  En las curaciones espiritistas los clientes son motivados a conocer y hacer contacto con los guías espirituales.  Jung ha descrito cuan significativo fue  el tener contacto con Philemon, un arquetipo que representaba para él un tipo de "gurú."   

Métodos para educar y aprender de las figuras del inconciente y los espíritus

     Educar las figuras del inconciente o a los espíritus  y aprender de ellos envuelve en ambos sistemas el desarrollo de diálogos.  Dentro de la perspectiva junguiana, Watkins (1990) ha escrito sobre la importancia de "diálogos imaginarios" entre el yo y "otras figuras imaginarias" (imaginal others).     Watkins también ha recalcado la realidad de las figuras imaginarias en la vida del individuo y la importancia de "revitalizar" el ego para poder desarrollar la habilidad de permitir que otras voces hablen.  Si consideramos que las otras voces imaginarias también pueden ser entendidas como espíritus, la idea de Watkins apoya la noción espiritista que  es por medio del diálogo con los espíritus y el reconocimiento de su autonomía que  ocurre la sanación.

     Apoyando la importancia del acto de imaginar para el  proceso de desarrollo, Hillman (1975) ha discutido la necesidad de la psique de "personificar", refiriéndose a la actividad psicológica de convertir en personas psíquicas lo que experimentamos .  Similarmente, Jung (1965) declaró que personificar es una de las técnicas terapeúticas más importantes de la psicología analítica:

            Lo esencial es  diferenciarse de esos contenidos inconcientes mediante la personificación de los mismos, y al mismo tiempo traerlos a una relación con lo conciente.  Esa es la técnica para que se les elimine  su poder.  No es muy difícil personificarlos,  ya que ellos siempre poseen cierto grado de autonomía ... (1965, p. 187).

     Si se sustituye la frase "contenidos inconcientes" por espíritus, los sanadores espiritistas estarían de acuerdo con esta aseveración.  Una de las formas en que los espíritus pueden ser personificados es mediante la posesión de los médiums.  Los espíritus pueden hablar y expresar sus deseos utilizando a el médium como instrumento.  Luego de haber expresado sus deseos, los espíritus ignorantes comienzan a sentirse bien débiles.  Señalan que el poder que tenían inicialmente para causar problemas ha desaparecido.  Una de las razones para que esto ocurra es debido a las oraciones de los sanadores y otras personas. La personificación de los espíritus ignorantes es un método por el cual se elimina el poder negativo que hayan adquirido los mismos.  Además, se ayuda al cliente a diferenciar entre sus propios sentimientos, comportamientos, actitudes y la influencia de los espíritus ignorantes sobre los mismos.

     Hillman señala que la personificación protege a la psique de que sea dominada por un solo poder o fuerza; provee un instrumento terapéutico que facilita el que la persona admita que esas figuras le pertenecen y a la misma vez tienen su independencia; al personificarlas las figuras adquieren objetividad y se pueden diferenciar del inconciente y entre ellas mismas. 

     Una técnica utilizada en la psicología analítica para trabajar con los complejos a través de diálogos es lo que Jung llamó  "imaginación activa."  Janet Dallet (1982) define la imaginación activa como un "diálogo con los dioses" (p. 175), incluyendo en el concepto de dioses a los que tradicionalmente se les conoce como "demonios" dentro de la religión.  No le gusta utilizar el concepto de arquetipos porque cree que las personas tienden a relacionarse intelectualmente con ellos, sin ningún sentido de lo que significan como experiencia. 

     El primer paso en la imaginación activa es el dejar a un lado los pensamientos del ego de tal forma que el inconsciente tenga la oportunidad de emerger.  Ciertos rituales, tales como el encender una vela, son muy importantes en permitir la manifestación del inconciente (Dallet, 1982).  Es muy importante dar forma externa al contenido inconciente a medida que va surgiendo por medio de la poesía, los cuentos, diálogo directo, pintura en barro,  escritura automática, música y otros.  

     Luego de haberle dado forma a las voces del inconciente, el ego  confronta el contenido que surja.   El ego hace preguntas y presenta sus dudas, emociones, juicios y entendimientos sobre las figuras del inconciente.  En este paso es necesario tomar una actitud moral hacia lo que proviene del inconciente y entender el significado de ese contenido.  El paso final es llegar a conclusiones y ponerlas a funcionar en la vida cotidiana, aceptando responsabilidad por uno mismo.

     Dallet (1982) señaló que la práctica de la imaginación activa puede ser muy peligrosa.  El peligro mayor es la posibilidad de sobrecargarse con los  contenidos inconcientes.  Otro peligro radica en el potencial de inflación que ocurre cuando el cliente es poseído por los complejos.  También, existen los peligros de las fantasías que pueden ser realizadas de forma literal, cuando su significado es simbólico.

     ¿Por qué el cliente tiene que practicar la imaginación activa si resulta peligroso hacerlo?  Dallet comentó acerca de este asunto:

                        La imaginación activa no crea contenidos peligrosos, pero el enfocarse en los mismos puede añadirles poderes. Los componentes existen en cualquier caso, y los mismos tienen efecto, independientemente de si son o no observados. A veces resulta más peligroso que permanezcan en el inconciente que  conocerlos por medio de la imaginación activa (1982, p. 188).

     Las sesiones espiritistas son un buen ejemplo del uso de imaginación activa en grupos debido  a que la meta principal de la sesión espiritista es tener un diálogo con los espíritus.  La primera fase de la sesión, llamada "preparación de atmósfera", consiste de actividades como el encender una vela, limpieza del cuarto y asegurarse que cada médium tenga papel y lápiz (Delgado, 1983).  Las oraciones ayudan al participante a concentrarse en los buenos espíritus.  Esta fase inicial es similar al primer paso de la imaginación activa.  Luego de las oraciones cada médium es poseído por un guía espiritual. En la próxima fase,  algunos médiums son poseídos por espíritus ignorantes, mientras otros comienzan a tener visiones y revelaciones.  Esta fase es análoga al paso de la imaginación activa en donde el material inconciente comienza a manifestarse.  El mundo espiritual inspira a los médiums a escribir mensajes o a dibujar figuras.  Estas actividades de escribir y dibujar son esenciales en el proceso de imaginación activa.

     La fase de "trabajar la causa" consiste de la interpretación del problema y la elaboración del tratamiento.  Delgado comenta acerca del elemento de interpretación:

                        La interpretación envuelve a un médium que es posesionado con un espíritu que aflije a un cliente, y el cliente, junto con los médiums auxiliadores y otros miembros del grupo, preguntan al espíritu a través de este médium.  Las preguntas pueden cubrir un intervalo amplio de tópicos, pero generalmente se enfocan en descubrir las razones  por las cuales el espíritu le está causando problemas al cliente (1983, p. 20).

     Cuando esto se explica en términos de la terapia jungiana, esta fase de las sesiones espiritistas  envuelve la confrontación del ego con el material inconciente que ha surgido.  Luego de esa confrontación, el sanador comienza a implementar el tratamiento para el cliente.   

Pasos terapéuticos en la psicoterapia de Jung y las curaciones espiritistas. 

     Ellenberger (1972) comentó sobre el rol del analista junguiano en la terapia:

                        La tarea del terapeuta es tanto facilitar el que los arquetipos emerjan como prevenir  la sobremanifestación de los mismos.  Cada nuevo arquetipo debe ser interpretado y asimilado por la mente conciente (p. 718). 

     Similarmente, la tarea del sanador espiritista es facilitar la manifestación de los espíritus.  Ellos se convierten en los instrumentos mediante los cuales los espíritus dialogan con sus clientes con el propósito de interpretar los problemas.  Mientras el analista junguiano funciona como puente entre el cliente y el inconciente , el sanador espiritista es un intermediario entre el cliente y el mundo espiritual.  Este proceso  es descrito por Hillman de la siguiente manera:

                        Los sanadores no existen.  Un analista aparenta ser un sanador debido a la visión  distorcionada del enfermo, porque el enfermo no puede encontrar la fuente de sanación dentro de sí.  No pueden escuchar voces ni entender el lenguaje de los poderes de sanación en el inconciente.  Es por eso que el analista debe mediar entre ellos y los dioses--y tal vez entre los dioses mismos (Hillman, 1964, p. 124).

     Ellenberger (1972) ha descrito tres etapas principales en la terapia de la psicología de Jung:

     1. En la primera etapa el cliente trabaja con la sombra.  El individuo debe conocer y asimilar la misma.

     2. En la segunda etapa del proceso terapeútico los problemas del ánima y ánimus se manifiestan espontáneamente.

     3. En la tercera etapa de la terapia aparece el arquetipo      del hombre viejo y sabio.

     Resulta muy interesante ver como estas etapas corresponden en cierta forma al proceso de sanación en el espiritismo.  El tratamiento para la sombra tiene ciertas similitudes a la transformación de los espíritus ignorantes.  Los espíritus ignorantes y la sombra poseen un "lado oscuro"  y por esta razón necesitan ser aceptados y perdonados.  De esta forma el cliente trascenderá sus influencias negativas.

     ¿Acaso los sanadores espiritistas trabajan con problemas del anima y el animus?  Mi hipótesis es que trabajan con estos aspectos dentro de su tratamiento.  El sanador espiritista explica muchos de los problemas espirituales  como causados por un espíritu del sexo opuesto que alguna vez estuvo enamorado del cliente, tanto en una vida pasada como en el presente.  Estos espíritus causan problemas a los clientes en el matrimonio o en el desarrollo de relaciones íntimas con individuos del sexo opuesto.

     El arquetipo del hombre viejo y sabio corresponde en cierta forma a lo que los espiritistas llaman "guías espirituales" o "protecciones."  En el espiritismo es esencial el conocer y comunicarse con los guías espirituales.  Estos son elementos muy importantes  ya que  protegen al cliente de la influencia de espíritus ignorantes y de condiciones negativas.  Estos guías espirituales se manifiestan como figuras arquetipales, como por ejemplo un jefe indio, una mujer negra, un sacerdote, una monja, una santa como Santa Teresa de Jesús, entre otros.

 Conclusión

     Las semejanzas entre la psicología de Jung y el espiritismo son evidentes.  En ambos sistemas de sanación se reconoce una dimensión transpersonal y sagrada como  elemento integral  del proceso de sanación.  En el espiritismo la persona tiene que confrontar el mundo espiritual y en la psicología analítica la persona confronta el inconciente colectivo.  Esta similaridad fue reconocida por Jung en su autobiografía cuando comparó el inconciente colectivo con la tierra de los muertos (Jung, 1965).  Para Jung, el conocimiento de las figuras inconcientes facilitará el proceso de individuación, mientras que en el espiritismo es necesario conocer el mundo espiritual y establecer una relación con los espíritus.

     En la psicología de Jung la sanación es un proceso de "exorcisar" ciertos tipos de complejos o integrar otros a la conciencia.  Por otro lado, los sanadores  espiritistas "exorcisan" espíritus ignorantes con el propósito de sanar  un cliente o ayudarlo a identificar sus espíritus guías.  En ambos sistemas  la sanación representa un proceso en el que se establece un diálogo con una dimensión transpersonal (arquetipos o espíritus).  Este diálogo es alcanzado en la psicología analítica por medio de la técnica de imaginación activa y en el espiritismo mediante la celebración de una sesión espiritista y el trabajo de causas.

     La sanación  en el espiritismo y en la psicología de Jung es un proceso donde se trasciende la perspectiva limitada del ego ("mundo material") de manera que se haga contacto con una realidad más amplia (mundo espiritual o inconciente colectivo).  Ambos sistemas enfatizan la necesidad de trabajar con recursos que van más allá del  ego y la conexión con fuerzas que pertenecen a una realidad alterna y sagrada. 




Copyright © 2002 Mario A. Núñez