portico

Centro de Desarrollo Pre-Escolar

Base Filosófica


Base Filosófica
 

Nuestra filosofía en el Centro de Desarrollo Pre-escolar se fundamenta en la teoría cognositiva-interaccionista de Jean Piaget y Erick Erickson. Esta teoría nos señala que la interacción del niño con un entorno físicamente seguro, saludable, estimulante y retante es determinante en el proceso de enseñanza. Es el propio niño quien domina ese ambiente mediante su interacción con el mismo, esta experiencia lo prepara para pensar y tomar desiciones ante el mundo cambiante que lo rodea. Como complemento vital de nuestro currículo se integran conceptos alusivos a nuestra cultura, elementos que nos identifican como pueblo y nos enriquecen culturalmente.

Estrategias del Maestro
 

Con el propósito de crear nuestro propio banco de actividades y así formar lo que será nuestro currículo, el maestro utilizará los tres currículos más reconocidos del país como marco de referencia. Estos son: 1) Niños y Niñas que Exploran y Construyen de la Dra. Angeles Molina de Iturrondo, currículo utilizado por los centros que están bajo la subvención del Departamento de la Familia, 2) Un Currículo Integrado para Pre-escolares de Corujo/Cintrón de Esteves/López de Cruz que se desarrolló en el Centro Maternal de la Universidad de Puerto Rico y por último, 3) Currículo Creativo utilizado por el Programa Head Start.


Estos tres currículos comparten nuestra base filosófica en la que se toma la interacción del niño con su ambiente como elemento principal del desarrollo cognositivo. Este modelo percibe al maestro como facilitador o guía del aprendizaje de nuestros niños, estimulándolos a adquirir su conocimiento a través del juego. De esta forma, la adquisición de conocimiento se hará de la forma más llevadera, entretenida y agradable posible.

El maestro provee experiencias que satisfacen las necesidades individuales de cada uno de los niños y estimulan el aprendizaje en las cinco áreas básicas del desarrollo: físico, social, emocional, intelectual y de auto ayuda. La interacción entre el niño y los adultos debe responder a las diferencias individuales de cada niño. Cada niño es tratado como una persona única, como un ser individual con diferentes niveles de habilidades, de desarrollo y de estilos de aprendizaje. El desarrollo de actividades que partan de esa individualidad le permitirá al niño fomentar sentimientos positivos hacia el aprendizaje y aumentar sus niveles de autoestima.